Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
El Sabio Al Que No Creyeron
Eduardo García Gaspar
27 agosto 2008
Sección: Sección: Una Segunda Opinión, Y FABULAS E HISTORIAS
Catalogado en:


La historia tiene varios usos. Hace mucho tiempo, en un país gobernado por un tirano vivía un hombre sabio que gozaba de gran reputación. Quienes lo conocían no cesaban de hablar de las virtudes del sabio. Era prudente, virtuoso y capaz de dominar las pasiones a las que muchos otros ceden con facilidad.

Era además, un gran estudioso que daba a muchos otros ejemplo de que en la vida jamás se deja de aprender. Amaba el conocimiento y contagiaba al resto ese amor por la sabiduría. Cuestionaba las cosas preguntándose siempre el por qué de ellas. Con el tiempo, el hombre sabio de esta historia se hizo de muchos amigos que lo admiraban y lo veían como un ejemplo a seguir.

Su fama creció por todo el reino y no era infrecuente que algunas caravanas de viajeros pasaran por las puertas de la muralla que protegía a la capital del reino, interrogando a los guardias dónde podían encontrar al hombre sabio. Pasó el tiempo y su fama creció aún más. Estaba logrando que muchos de los habitantes del reino lograran hábitos útiles de lectura, fueran virtuosos y supieran de mecanismos de raciocinio que ayudan a encontrar falsedades.

Todo lo anterior ocasionó lo que es natural en un gobierno que todo lo quiere controlar y que todo lo quiere ordenar. El rey comenzó a inquietarse tanto como crecía la fama del sabio. Consultaba con frecuencia a sus más allegados para preguntar qué debía hacerse con el hombre sabio que estaba logrando que los ciudadanos pensaran. Un cierto día sucedió lo inevitable: el rey firmó la orden en la que se mandaba encarcelar al hombre sabio por ser considerado un riesgo de la seguridad y soberanía del reino.

Por fortuna, uno de los amigos del sabio, que supo de la orden real, avisó con tiempo al sabio, rogándole que se protegiera de los guardias y que si acaso lograran encontrarlo, dijera que él no era tal sabio. Ante tal sugerencia, el sabio se indignó y dijo que si jamás en su vida había mentido, tampoco lo haría ahora aunque su vida peligrara. Tal era la virtud que practicaba el sabio.

La búsqueda del sabio continuó por días enteros sin éxito. Sus amigos pudieron esconderlo en sus casas, hasta una noche en la que el sabio pidió que le dejaran salir a la calle. Le suplicaron que no lo hiciera, pero los logró convencer. Fue así que el sabio caminó hasta una de las puertas de la muralla, en la que había varios soldados con órdenes de arrestar al sabio.

Poco antes de llegar a la puerta y poder ser visto por los guardias, el hombre sabio se llevó las manos a la cabeza, alborotó su pelo y con un poco de tierra del piso ensució su cara. Caminó hacia la puerta yendo de un lado a otro de la calle, como lo hubiera hecho un borracho, hasta que llegó justo frente a los guardias.

De inmediato uno de ellos lo interrogó, mientras veía la penosa apariencia del que llegaba. Le preguntó quién era, a lo que el sabio respondió, “soy yo, el sabio ese que están buscando para meterlo en la cárcel”. Una gran carcajada salió de la boca de todos los guardias que alcanzaron a escucharlo. “En verdad, lo soy”, insistió produciendo aún más risas y alboroto. Abrieron la puerta y lo dejaron salir. El sabio logró alcanzar otro país en el que las personas gozaban de grandes libertades y no se temía a los sabios, desde donde sus escritos siguieron llegando al reino del que había huido.

La historia puede ser usada para muchas cosas, como mostrar el miedo de los tiranos a la posibilidad de que los ciudadanos se ilustren. También, para enseñar cómo el sabio pudo escapar sin necesidad de mentir y mantener su palabra de nunca hacerlo (aunque debe reconocerse que al hacerse pasar por un borracho sí hubo una mentira, seguramente justificada por las circunstancias).

O para mostrar que el sabio hubiera podido pasar el resto de su existencia en medio de grandes lujos de haberse aliado desde el principio con el tirano. Pero quizá la más inquietante de las ideas que puede tener esta historia es la de que es posible decir abiertamente las mayores y más inquietantes verdades, que ellas serán recibidas con incredulidad total.

Post Scriptum

La historia es citada por Strauss, Leo (1988). WHAT IS POLITICAL PHILOSOPHY? : AND OTHER STUDIES. Chicago. University of Chicago Press. 0226777138, pp. 134 y 135, en cuanto fue usada por Farabi (siglo 10) en sus textos sobre Platón.


ContraPeso.info fue lanzado en enero de 2005 y es un proveedor de ideas e información para el interesado en buscar ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.



2 Comentarios en “El Sabio Al Que No Creyeron”
  1. Vctor Jesús Gómez Torres Dijo:

    Me encantó su artículo… no me considero sabio… tengo secretos interesantes que deseo compartir… en 1975 publiqué un libro local de ciencia ficción titulado: PRESENTE-PASADO-FUTURO-CIENCIA ULTRA FICCION… donde hablo de un décimo… planeta… en 1985 ratificaron los científicos la existencia de un planetoide despues de plutón. Mi satisfacción es estar seguro de ser el pionero de ese descubrimiento…

  2. VICTOR DE JESUS GOMEZ TORRES Dijo:

    P E Q U E Ñ A R E A L I D A D

    Sr. Director: Usted no se ha dado cuenta,

    Que entre nosotros se encuentra un sabio…

    -¡Ah!, ¡Es interesante!

    -Por favor; dígale a ése sabio,

    Que me traiga su titulo para tomarlo en cuenta.

    Al rato regresa el mensajero…

    -Sr. Director: ¡Mala noticia!

    ¿De quien le platiqué?

    No tiene título…

    -¿Cómo? ¡No comprendo!

    ¿Por qué no tiene titulo?

    - Porque, él dice:

    QUE UN SABIO, NO NECESITA TITULO





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras