Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
EPR: sus Tres Gracias
Eduardo García Gaspar
18 enero 2008
Sección: CRIMEN, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


El pasado día 15 fue reportada una noticia surreal, kafkiana, digna del teatro del absurdo, o como usted quiera calificarla. Quizá incluso podría aparecer en esa sección de “La risa, remedio infalible”. Tiene sus elementos que merecen desglosarse.

Primero, el sujeto en cuestión es una organización terrorista, autonombrada Ejército Popular Revolucionario, que opera en México y que ha sido responsable de atentados con explosivos. Pues bien, los terroristas emitieron un comunicado, el primero de este año, y que anuncia su plan anual que es bastante simple: seguirán haciendo lo mismo de antes.

Tiene su gracia el que desde la clandestinidad se emitan comunicados anunciando planes futuros. Es parte obligada de los nuevos tiempos, la de la comunicación. Si hasta los senadores mexicanos lo hacen, igual que los diputados y el presidente mismo. No cabe duda de que están al día, aunque aún no llegan al refinamiento comunicacional del EZLN.

Segundo, ese plan anual que es hacer lo mismo de antes tiene una modalidad. Según lo reportó El Universal, el texto del comunicado del EPR dice en una de sus partes, que “comunicamos a nuestro [sic] pueblo que al accionar en cualquier lugar de la República mexicana, momentos antes el gobierno sabrá de nuestra acción para evitar pérdidas humanas, ya que si las existieran serían responsabilidad del gobierno”.

Tiene aún más gracia esto. Supongo que de vivir Freud, él ofrecería una buena cantidad de dinero para psicoanalizar a las cabezas de esa organización. Imagine usted el mecanismo: usted decide poner explosivos en algún lugar público, pero como usted es un gran humanista, avisará con tiempo el lugar y el momento para evacuar el lugar… si eso no se logra, el responsable de las muertes ya no es usted, sino el que no hizo la evacuación.

Tercero, lo que persiguen es liberar a detenidos compañeros suyos, lo que también tiene su gracia. Resulta que usted pone bombas, lo detienen y para que lo liberen sus compañeros ponen más bombas. En otras palabras, lo que el EPR pide es ejercer un derecho, el de poner bombas sin ser arrestados. Si los detienen, ponen bombas. Y si no los detienen, también.

Todo porque se califican ellos mismos como luchadores sociales que hacen uso válido de la fuerza. Es eso que le digo. En una época en la que todos desean tener derecho a todo, estos reclaman el derecho a poner bombas.

La mentalidad que produce todo eso es probablemente una muy especial. El EPR puede ser clasificado como un grupo de personas radicales de izquierda, con severa influencia marxista-leninista-maoísta ortodoxa y dosis fuertes de anarquismo tradicional. Para ellos no hay historia, o mejor dicho, se quedaron en los años previos a la caída de la URSS. Son buenas muestras de la izquierda más extrema, rechazada incluso por los socialistas.

Que existan personas de esa categoría, me imagino, es irremediable. En todos los tiempos deben haber existido este tipo de personajes. Lo que ha sucedido en nuestros tiempos, sin embargo, es diferente en el sentido de que existen ideas propuestas con seriedad y que les sirven de justificación teórica. Antes, poner una bomba era sencillamente reprobable. Ahora, puede uno usar algunos nombres famosos para justificarlo: Sorel, Marx, Lenin, Niezche, Bakunin y, hasta en un giro inesperado, a Einstein.

¿Qué hacer después de saber esto? Una vez que uno se ha reído con ganas, el segundo paso es tomar esas cosas en serio, con la misma seriedad con la que ellos hablan. Y combatirlos a fondo, con inteligencia y efectividad, pues son organizaciones profundamente dañinas y promotoras de miseria, que es de lo que viven. Eso le corresponde a la autoridad y es una responsabilidad del nuevo secretario de Gobernación.

A la gente común, como usted y yo, nos resta hacer una cosa muy clara: reprobarlos abiertamente y con fuerza. Son amenazas serias que nos dañan, incluso a pesar de estar a cientos de kilómetros de una bomba. Permanecer indiferentes sería igual a aprobar lo que hacen.


ContraPeso.info fue lanzado en enero de 2005 y es un proveedor de ideas e información para el interesado en buscar ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras