cerebro mente razonar falacia

La falacia de la generalización precipitada o apresurada. El error de conclusiones inválidas por la carencia de conocimiento suficiente del caso abordado.

Idea general

Todo lo que hacen los estadounidenses es comer hamburguesas y jugar beisbol. Todos los mexicanos son perezosos y corruptos. Todos los franceses se pasan la vida en huelgas y protestas.

Estos son ejemplos de la falacia de la generalización precipitada.

Una definición de esta falacia podría ser, el error cometido al aplicar a un caso particular una regla general absoluta de base débil. Es un error de miopía que no permite ver la posibilidad de excepciones que son razonables a una regla que tiene sustentos cuestionables.

Definición

Una buena definición es esta:

«La falacia por generalización precipitada es aquel error en la argumentación que se produce cuando se establece una conclusión a partir de una base insuficiente de datos. A partir de una serie insuficiente de casos que son similares, establecemos una conclusión general para todos los casos». aprendeadebatir.es

En otra parte se define así, añadiendo otras facetas:

Surge este sofisma cuando se generaliza a partir de casos que son insuficientes o poco representativos. […] Los prejuicios, en especial los elaborados sobre razas o naciones, tienen su origen en una mala generalización (que se asocien o no intereses materiales es otra historia). Si nos molesta el vecino de arriba porque es un español alborotador, no generalizaremos que todos los españoles son alborotadores, ya que conocemos muchos que no lo son. Pero si nuestro vecino de arriba es marroquí, tal vez no concluyamos de la misma manera». usoderazón.com

Estructura de la falacia de la generalización precipitada

Ella sigue un proceso de razonamiento que permite llegar a conclusiones que se toman como ciertas:

  • Los sacerdotes A, B, C y D fueron culpables de abusos sexuales.
  • Es terrible que la Iglesia dé ese ejemplo.

Es obvio que los sujetos de la primera afirmación no representan el todo del sujeto de la segunda. Eso puede verse también en los ejemplos que siguen. Un australiano, por ejemplo, no es un representante total del resto.

«Un australiano me robó la cartera, por lo tanto todos los australianos son ladrones (por supuesto, no podemos juzgar a todos los australianos basándonos en un solo ejemplo). Pregunté a seis de mis amigos qué pensaban de las nuevas limitaciones y estuvieron de acuerdo en que eran una buena idea. Por lo tanto, las nuevas limitaciones son muy populares». falacias.escepticos.es

Más ejemplos ayudan a entender esta falacia de la generalización precipitada, tomados de retoricas.com:

• He escuchado una canción del nuevo disco y me ha encantado. ¡Lo voy a comprar porque seguro que el resto de canciones son geniales!
• He conocido un hombre rico. Es muy vanidoso. Debe ser lo normal en los hombres ricos.
• Conozco a varias personas de barrios pobres y casi todos han robado varias veces. Por lo tanto los pobres suelen ser ladrones.
• He escuchado algún caso de personas de una determinada etnia que se dedican a robar. Por lo tanto esa etnia son unos ladrones.

La estructura general

Esa falacia tiene un esquema de razonamiento que puede representarse de la manera siguiente:

  • La afirmación A es verdadera y cierta.
  • A es parte de B
  • Por lo tanto la afirmación A es aplicable a todo B

El meollo del error esta en «A es parte de B» cuando A no es suficiente como para permitir una generalización sólida. Si Fido es un perro y por lo tanto pertenece a la categoría «perros», no puede concluirse que todos los perros se llamen Fido.

Sería otra cosa decir que Fido es un perro, lo que es cierto, y de ello concluir que Fido tiene cuatro patas porque todos los perros las tienen. La cantidad de perros conocida permite afirmar eso correctamente.

Usos comunes

Clisés nacionales

Los clisés de razas, nacionalidades y en general de grupos humanos se prestan a esta falacia.

«Todos los españoles se la pasan comiendo paella y yendo a los toros. Todos los jóvenes son unos irresponsables maleducados. Todos los empresarios venderían a su madre con tal de elevar sus utilidades».

Ideologías políticas

Es una falacia muy común en ideologías sociales que tienen su fundamento en la clasificación de personas en grupos a los que asignan cualidades aplicables a todas las personas.

Como cuando alguien se burla de todos los que él califica de burgueses por sus ambiciones materiales, o acusa a todos los inmigrantes de ser comerciantes abusivos, o a todos los extranjeros de atentar contra el país.

  • A es burgués
  • B es proletario
  • Los burgueses explotan al proletariado.
  • Por lo tanto A explota a B

De cierta manera, es un problema de estereotipos que facilitan el entendimiento de la realidad, pero que tienen problemas a la hora de ser aplicados a casos particulares.

Durante períodos electorales es común encontrar esta falacia. Como la del que argumenta que el candidato joven es mejor porque toda sangre joven es buena. Esto razonaría así:

  • El candidato J es joven
  • Los jóvenes tienen más empuje
  • Por tanto, el candidato J es el mejor

Es cierto que J es joven, pero no puede asegurarse que todos los jóvenes tengan más empuje. O bien esta otra falacia de la generalización precipitada:

  • El candidato G representa un cambio político
  • Todos los cambios políticos son buenos
  • Por tanto, G es el mejor candidato

El problema está en la segunda parte que toma como verdad que todo cambio político es bueno, ignorando que muchos cambios pueden ser malos.

Y unas cosas más…

Conviene ver: