cerebro mente razonar falacia

Falacia de la tolerancia que ha sido redefinida. Un modo erróneo de pensar que justifica opiniones al exigir su aceptación sin razonamientos y alegar que la verdad no puede conocerse.

Para entender esta falacia es necesario, primero, examinar el significado original y correcto de la tolerancia y comparar cómo ella ha sido redefinida.

Tolerancia, la definición original

Su significado más amplio

Tolerancia tiene un origen amplio basado en la capacidad de soportar una desviación. Por ejemplo, la tolerancia de una persona para ingerir una cierta sustancia en dosis grandes sin que ella sufra efectos dañinos.

Podría ser también la tolerancia de aceptar variaciones en las medidas de una pieza de maquinaria sin que ella sufra desperfectos.

La tolerancia tiene múltiples aplicaciones. Puede hablarse de tolerancia al riesgo entre los inversionistas, de tolerancia a la glucosa entre pacientes, de tolerancia al error, a la frustración.

Se ha usado también para expresar una tolerancia inexistente contra el crimen al hablar de tolerancia cero.

La idea general de la tolerancia es una englobada en la idea común a palabras como soportar y resistir. Tolerar algo sin tener consecuencias indeseables.

Tolerancia entre personas: sentido original

Su uso primero y más importante lo realizó John Locke en su carta sobre la tolerancia religiosa. Allí llamaba a una convivencia entre religiones cristianas dentro de una misma sociedad.

Por tanto, puede tener una definición sencilla, la de soportar diferencias personales sin consecuencias graves. La característica central de la tolerancia. En lo general, puede ser entendida como:

«La virtud de distinguir entre las cosas que deben ser soportadas y las que no deben serlo, en qué momentos y circunstancias, por qué razones y hasta qué punto». contrapeso.info

El caso, por ejemplo, de los habitantes de una comunidad culturalmente muy homogénea a la que emigran personas culturalmente diferentes.

El llamado que la tolerancia hace es el de soportar a los recién llegados, el no rechazarlos y mucho menos hacerlos objetos de discriminación y malos tratos. Y a los recién llegados les exige lo mismo.

Se trata de un llamado a la inacción directa ante las diferencias profundas entre personas. No pide en realidad hacer algo, sino más bien, la tolerancia pide la no acción directa ante esas diferencias de opinión o cultura.

La tolerancia no va más allá de solicitar una situación de paciencia y calma pidiendo a la persona que resista con sosiego esas diferencias en otros. Es decir, no pide aprobación del que es tolerado por parte del que tolera. La más importante entre las características de la tolerancia.

La tolerancia, en pocas palabras, es una solicitud de convivencia pasiva de personas entre las que existen muy grandes diferencias culturales y de opinión.

Tolerancia entre personas: sentido modificado

La redefinición de la tolerancia difiere notablemente de la original y básica. Mientras que la original solicita soportar, la nueva pide respetar, estimar, apreciar, e incluso aprobar. El cambio es muy notable.

Si antes a la prostitución se pedía conllevar como un mal menor, ahora se pide estimarla y apreciarla.La modificación es sustancial. A lo que antes se consideraba un mal, ahora se pide considerar un bien, o al menos algo neutro.

Esto ha sido expresado en una idea, la de «transformar a la tolerancia negativa en tolerancia positiva». Un lenguaje atractivo, pero equivocado que lleva a la falacia de la tolerancia redefinida.

Es, en parte, lo que se expresa al decir: «Ser tolerante implica respetar al otro, comprender que no poseemos la verdad absoluta y no imponer nuestras opiniones a los demás». Y que se muestra aquí:

«La tolerancia es una cualidad personal que implica la capacidad de aceptar las opiniones, creencias y sentimientos de los demás, comprendiendo que las diferencias de puntos de vista son naturales, inherentes a la condición humana, y no pueden dar lugar a agresiones de ningún tipo». ejemplos.co

Comparando los dos sentidos

La tolerancia original solicita soportar a las creencias y opiniones juzgadas como equivocadas. La tolerancia redefinida solicita aceptarlas, respetarlas porque ninguna de las partes posee la verdad y las opiniones no deben imponerse en otros.

Dos posiciones totalmente diferentes. Una cosa es soportar y otra cosa es aceptar toda opinión o creencia, la que sea.

La falacia de la tolerancia redefinida

Quizá pueda ser llamada argumentun ad tolerantia y consiste en reclamar la validez de una opinión o creencia usando la definición de tolerancia como necesidad de aceptación del argumento debido a la imposibilidad de tener certeza.

Se trata de una falacia porque para no usa formas válidas para razonar un probar una afirmación. Solamente apela a la idea de ser tolerante significando que ello obliga a aceptar cualquier afirmación.

Y, más aún, sostiene que nadie conoce la verdad por lo que toda opinión es respetable y debe ser aceptada.

Estructura de la falacia

La falacia de la tolerancia redefinida puede ser explicada usando el siguiente esquema:

  • La persona A afirma x
  • La persona B afirma no-x
  • Ambas se declaran en desacuerdo
  • La persona A tiene razón y x es cierto.
  • x debe aceptarse porque B debe ser tolerante, reconocer que no tiene la verdad y aceptar x.

Un ejemplo exagerado ayudará a entender el error potencia de esta falacia de la tolerancia redefinida:

  • La persona A afirma que dos más dos es igual a cinco.
  • La persona B niega eso y dice que dos más dos es igual a cuatro.
  • Ls dos personas se declaran en desacuerdo.
  • La persona A alega que su opinión debe ser respetada, que no se le deben imponer opiniones ajenas y que además nadie conoce la verdad.
  • Por lo tanto debe aceptarse que dos más dos es igual a cinco.

La razón del error

La falacia de la tolerancia redefinida comete un error considerable al querer usar como pruebas de la validez de un afirmación un argumento que es ajeno a ese objetivo.

Un clásico error de muchas falacias. Como sucede en los casos de la falacia del motivo cuestionable, la falacia del dinero, de la novedad, el argumentun ad populum y el célebre argumentun ad hominem. Más otras que acuden a pruebas inaplicables.

Casos más reales

Una persona está a favor del aborto. Otra persona está en contra. La primera persona no puede alegar que la segunda tenga que aceptar que el aborto sea aprobado alegando que esta debe ser tolerante con las opiniones ajenas. La primera persona debe esgrimir razones y responder a las objeciones de la segunda.

Otro ejemplo de la falacia de la tolerancia redefinida es el de la persona que sostiene que la infidelidad matrimonial debe ser aceptada como algo natural. No es válido que esta persona alegue que su creencia deba ser tolerada y, por tanto, aceptada por el resto. Tolerar no significa dar la razón.

Por último, quien solicita que deben aprobarse los matrimonios homosexuales, tampoco puede usar como argumento a la tolerancia para defenderlos. Debe exhibir razonamientos que prueben su punto y contestar a argumentaciones en contra.

Consecuencias de la falacia de la tolerancia redefinida

Esta falacia produce efectos, entre los que destaco los siguientes.

Fomenta el relativismo

Cuando la tolerancia se redefine y se usa como argumento para demostrar la validez de una afirmación, ello produce un ambiente en el que toda opinión debe ser no solo respetada, sino aceptada, incluso las contradictorias.

Eso fomenta al relativismo moral y al cultural creando un ambiente de desorden intelectual en el que son imposibles los diálogos productivos y las diferencias de opinión solo pueden ser arregladas por medio del intervencionismo moral del gobierno.

Fomenta la indiferencia humana

Cuando con frecuencia se usa a la falacia de la tolerancia redefinida, se toma como obligatorio el que las personas en desacuerdo no puedan razonar para solucionar diferencias.

La única opción no violenta ante esto es la indiferencia entre las personas, las que dejan de interesarse unas en otras y pierden sentido de pertenencia a la comunidad en la que viven. Habrá menos subsidiariedad y menos confianza entre ellas.

Fomenta la unidireccionalidad

Otro de los efectos de esta falacia es su falta de correspondencia de obligación entre personas. Es decir, la tolerancia redefinida, cuando se emplea como falacia, se inclina a da la razón solamente a una de las partes.

Por ejemplo, en asuntos de tolerancia religiosa no es infrecuente que se pida tolerancia a la religión mayoritaria sin que esa misma obligación recaiga en la minoritaria. Esta última podrá exigir que no se usen símbolos religiosos en escuelas al mismo tiempo que no admitirá dejar de usar los suyos.

En la realidad diaria la tolerancia redefinida es un arma que las minorías usan con tino para librarse de cualquier crítica que puedan recibir, por razonable que sea.

Reduce los valores comunes

La convivencia tolerante necesita una serie de valores compartidos y aceptados por todos como una condición indispensable y que está por encima de las culturas que allí conviven.

Las leyes del país, por ejemplo, deberán aplicarse a todos por igual, con mínimas concesiones culturales. Otra de las características de la tolerancia bien entendida.

Esto contiene una consecuencia seria para quien argumenta tolerancia como defensa, la de aceptar el estado de derecho y una cultura dela sociedad, y que la definen.

La falacia de la tolerancia redefinida ataca con frecuencia valores, creencias y costumbres que dan identidad a la sociedad y sin usar argumentos lógicos, tienden a hacerle perder identidad.

Concluyendo

La falacia de la tolerancia que ha sido redefinida para significar aceptación de ideas sin usar argumentos, pruebas y evidencias, es de uso frecuente y tiene consecuencias considerables.

El argumentum ad tolerantia, empleado así, tiene una dosis de fanatismo ignorante por negarse a usar argumentos y razones.

Y a propósito, unas pocas cosas más…

Sobre el tema, conviene ver: