Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Falacia Del Dinero
Leonardo Girondella Mora
9 septiembre 2008
Sección: FALSEDADES, Sección: Asuntos
Catalogado en:


El argumentum ad cruneman o ad patrimonium es la que se usa para explicar una opinión opuesta a la propia y desecharla usando a la fortuna material mayor como prueba de su falsedad. Si algún gran banco opina que una cierta ley bancaria debe ser aprobada, quien piensa que no debe serlo puede usar una explicación —la de justificar que el poder económico del banco es usado para implantar esa ley que le es favorable.

Alguien que argumenta que una institución cualquiera tiene opiniones que sólo pueden ser explicadas por medio de la fortuna que usa para implantarlas, se encuentra usando esta falacia del dinero. El error consiste en no usar razones que apoyen una posición opuesta a la de la institución, y que puede o no ser razonable, sino salirse del tema y usar una argumentación que nada tiene que ver con el tema.

Un millonario enorme puede sostener la opinión de que un sistema liberal es lo más conducente al progreso de una nación, pero quien sostiene una opinión opuesta y argumenta que por causa de su dinero seguramente se le dará la razón al millonario, está cometiendo esta falacia.

Igualmente, puede usarse esta falacia del dinero, no sólo para atacar una posición, sino para defenderla —si la obra de un cierto pintor es vendida por varios millones en una subasta, alguien puede defender que esa obra es verdadero arte por ese sólo hecho, sin mayores razones estéticas. Si un cierto vino es en verdad caro, esa falacia puede usarse para sostener que debe ser uno de los mejores, incluso por encima de otros que no tienen ese precio.

Ese mismo error puede cometer la persona que da siempre la razón al dueño de la empresa, sea lo que sea que éste diga. Esto revela una semejanza entre el argumento ad baculum y el ad patrinomium en el sentido de que ambos tienen en común una esencia relacionada con la fuerza y el poder.

Un muy clásico razonamiento de este tipo es el que se usa para desechar recuentos históricos que no concuerdan con las opiniones propias —cuando todo se desecha con la excusa de que son los victoriosos los que escriben la historia. Aquí es muy notable la falta de razonamiento: se descalifica un razonamiento con un argumento ajeno que convence a muchos.

Esta es la clave para comprender algunas de las falacias, la de introducir argumentaciones ajenas a la opinión que se ataca o defiende. En este caso, el dinero lo explica todo y haría cuestionables todas las opiniones de quien sea que posea una fortuna cuantiosa, real o percibida, sin importar que esas opiniones sean las más sólidas posibles.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.




esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras