Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Falacias Del Paraguas
Leonardo Girondella Mora
16 septiembre 2008
Sección: FALSEDADES, Sección: Asuntos
Catalogado en:


El nombre en latín es el usual, cum (post) hoc ergo propter hoc, y con el que son reconocidas universalmente estas falacias —el apelativo de paraguas es un recurso para facilitar su recordación, haciendo referencia a dos situaciones: la del que cree que sacando su paraguas a la calle hace que ya no llueva más tarde ese día, y la del que cree que abriendo su paraguas eso hará que deje de llover en ese mismo momento. Las dos son iguales, excepto por los tiempos en los que los dos eventos suceden.

Cum hoc ergo propter hoc

La definición establece que esta es una falacia de tiempo que supone sin causa real que los fenómenos que suceden simultáneamente tienen una relación causa-efecto. La ocurrencia al mismo tiempo es lo que hace suponer esa relación —que está bien ejemplificada en la idea que una persona que abre su paraguas en el momento que deja de llover, supone que fue eso que hizo lo que causó la suspensión de la lluvia.

Lo mismo sucede con, por ejemplo, el fanático de algún equipo quien piensa que cuando su equipo lleva un uniforme color blanco, gana; pero no cuando usa el uniforme azul. El error consiste en elevar dos sucesos simultáneos a un nivel causal —de mera casualidad pasa a supuesta causalidad.

La falacia es producto de observaciones coincidentes sin que se tenga una explicación o modelo que ligue lógicamente a los dos sucesos. La correlación entre lo corto de las faldas femeninas y el índice general de la bolsa de Nueva York ha sido usado como ejemplo de estas coincidencias, las que harían suponer que para que ese índice se elevara lo que habría que hacer sería recortar las faldas de moda; o quizá para recortarlas tendría que esperarse que el índice subiera.

Post hoc ergo propter hoc

Es igual a la falacia anterior —la única diferencia se encuentra en los tiempos de ocurrencia de los eventos. El cum anterior supone que suceden al mismo tiempo, el post supone que suceden uno después del otro —como cuando la persona intencionalmente saca el paraguas pensando que al hacer eso ya no lloverá más tarde el resto del día.

Se trata también de coincidencias en tiempo, pero ahora un evento es posterior a otro —como cuando la persona “toca madera” pensando que esa acción evitará que suceda algo después y que le dañaría.

El que los dos eventos sucedan al mismo tiempo o uno después del otro no invalida la hipótesis de que entre ellos efectivamente exista una relación más allá de la coincidencia en el tiempo —pero no significa que esa relación sea probada más allá de dudas razonables.

El argumento que quiere probar una relación entre los dos eventos debe aportar una explicación mayor y lógica, como por ejemplo la explicación monetaria de la inflación como un efecto posterior a la emisión de dinero: sí, una cosa sucede después de la otra, pero se necesita también un modelo que explique lógicamente esa relación o conexión entre los eventos.

Se cuenta el caso de la recolección de información en una gran muestra de personas acerca de sus hábitos y sus padecimientos —lo que produjo un enorme banco de datos que fue analizado con correlaciones entre ellos, encontrándose que existía una fuerte asociación entre enfermedades del páncreas y el consumo de café. El hallazgo hizo suponer una relación causal para la que no se tenía una explicación médica —y más tarde se dijo que simplemente era producto de una casualidad.

Quizá, más que una falacia propiamente, deba hablarse de estos casos como de la existencia de una prueba insuficiente para demostrar la certeza de una opinión —aunque desde luego en muchos casos pueden existir opiniones estrafalarias que cabe desechar sin mucha atención cuando sólo se sostienen en la ocurrencia simultánea o inmediata posterior.

El jugador de póquer que antes de abrir una carta la frota contra la mesa, o la gira, pensando que eso tendrá un efecto positivo dándole la carta que él necesita en ese juego, está proponiendo una opinión sostenida en esta falacia y no vale la pena siquiera considerarla; a menos que además argumente con otra prueba demostrando que efectivamente la frotación o el giro producen cartas mejores.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.



1 comentario en “Falacias Del Paraguas”
  1. Falacias Económicas: Uso Político | Contrapeso




esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras