Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Guerra De Irak: Un Reexamen
Leonardo Girondella Mora
11 julio 2008
Sección: DIPLOMACIA, Sección: Asuntos
Catalogado en:


La guerra de Irak no es precisamente la más popular —y ha sido convertida en un clisé de gran utilidad en política: se adecúa a todo tipo de explicaciones de sucesos en el mundo, es una excusa fantástica para criticar a Bush y a los EEUU. Lo que admira en casos como éste es la superficialidad con la que un tema suele ser tratado.

En lo que sigue no es pretensión mía defender la actuación de la coalición militar en Irak —lo que sí quiero aportar es que merece un tratamiento mejor al que se le ha dado.

Quiero aclarar aún más el punto anterior, pues no deseo ser criticado por lo que no digo, sino por lo que afirmo — y lo que afirmo, primero, es que antes de emitir juicios reprobatorios sobre cualquier tema conviene tener algo de información. Eso es todo.

Afortunadamente, se cuenta con esa información —la que en buena parte fue analizada por Douglas J. Feith en una columna del WSJ (3 julio 2008). Feith anota puntos que aprovecho en las siguientes observaciones:

&&&&&

Sadam Husein era considerado un peligro antes de los ataques del 11 de septiembre, de esto no hay duda —es una realidad conocida: él inició la guerra contra Irán e invadió Kuwait, además de enviar proyectiles en contra de Arabia Saudita e Israel. Su país, también se sabe, era refugio de terroristas. Usó armas químicas contra Irán y desarrolló armas de destrucción masiva.

Todos sabían eso y más aún, fue reconocido mundialmente —incluso en la ONU, la resolución 1441 lo indica y señala un ultimátum de ese organismo. El documento de la ONU señala que

Recognizing the threat Iraq’s non-compliance with Council resolutions and  proliferation of weapons of mass destruction and long-range missiles poses to international peace and security…the Council has repeatedly warned Iraq that it will face serious consequences as a result of its continued violations of its obligations.

&&&&&

Después del 11 de septiembre, el asunto de Sadam elevó su importancia. La prensa oficial de Irak alabó esos ataques. Con los antecedentes previos, su gobierno se convirtió en un riesgo de seguridad mundial, especialmente para el país que sufrió los ataques. Las posibilidades de acción incluían la de derrocar a ese régimen como manera de prevenir nuevos ataques. Obviamente había otras opciones, como la de seguir el camino previo de reclamaciones diplomáticas, presiones internacionales y demás (que no había dado resultados).

La decisión, creo sinceramente, fue una que evaluó el tamaño de los riesgos —el riesgo de dejar a Sadam en el poder y el riesgo de lo que acontecería en caso de invadir el país y retirar a Sadam del poder. Es claro que se creyó que el menor de los riesgos era el de derrocarlo y la situación en ese momento era la de un muy frágil statu quo con ataques constantes en la zona de no vuelo. Más tarde se sabría que el plan de petróleo por comida, realizado por la ONU, estaba lleno de corrupción y no estaba ayudando.

&&&&&

La información disponible, en la que todos estaban de acuerdo, indicaba la existencia de armas de destrucción masiva —afirmar que no las tenía era una aseveración inútil ya que había usado armas químicas contra Irán y tenía instalaciones para su fabricación.

Tiempo más tarde se supo que la información de la CIA era errónea: no había almacenes de armas químicas ni biológicas, pero sí se encontraron programas e instalaciones para su fabricación que en corto tiempo las hubiera hecho disponibles. También se encontró información sobre desarrollo de armas nucleares —el pasado 6 de julio la AP reportó lo siguiente:

The last major remnant of Saddam Hussein’s nuclear program — a huge stockpile of concentrated natural uranium — reached a Canadian port Saturday to complete a secret U.S. operation that included a two-week airlift from Baghdad and a ship voyage crossing two oceans. The removal of 550 metric tons of “yellowcake” — the seed material for higher-grade nuclear enrichment — was a significant step toward closing the books on Saddam’s nuclear legacy… What’s now left is the final and complicated push to clean up the remaining radioactive debris at the former Tuwaitha nuclear complex about 12 miles south of Baghdad…

El inicio del conflicto, la decisión de declarar la guerra a Sadam, por tanto, estuvo influida por dos grandes variables —lo que se sabía de Sadam y que indicaba un peligro real creciente, más los ataques del 11 de septiembre. Sin esos ataques, el ambiente no hubiera llegado a generar la presión de hacer algo. Quizá hubiera seguido ese largo período de varios años de tratos sin resultados entre la ONU y Sadam.

La guerra propiamente fue exitosa —cosa de lo que poco se dudaba después del miserable desempeño del ejército iraquí años atrás en Kuwait. Pero se creó la impresión de no haber preparado con anticipación los escenarios posibles post-Sadam y que han retardado notablemente la meta final de un país pacificado. A esto debe añadirse un gasto bélico enorme, el déficit gubernamental y, las campañas electorales en los EEUU, que son factores que han empeorado las percepciones populares.

Con lo dicho, creo que logro mi primer punto, que es el de contar con información antes de emitir juicios absolutos —por ejemplo, el contenido de la resolución 1441 que casi todos prefieren ignorar. Y así llego al segundo punto, el de criticar posterior al hecho —un buen análisis debe colocarse en el momento de la decisión, no después cuando los resultados ya son conocidos.

Ahora mismo es un buen momento para plantear otra decisión por tomar, la de qué hacer en ese conflicto y cuando aún no se conocen las consecuencias de las alternativas de acción —si alguien opta por el retiro inmediato de las tropas de EEUU en Irak no sólo debe decir que se debe hacer, sino las consecuencias posibles de esa acción. Es un buen ejercicio ejecutivo de decisión.

Si lo anterior suscita en algún lector la impresión de que me encuentro en una posición que defiende la guerra en Irak, siento desilusionarlo —no la defiendo. Todo lo que estoy haciendo es avalar otra cosa mucho más valiosa, la pasión por el buen juicio y el análisis pausado.


ContraPeso.info es un proveedor de información e ideas que buscan explicar la razón de ser de sucesos económicos, políticos y sociales.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras