Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Hay Peligros Claros En México
Eduardo García Gaspar
4 marzo 2008
Sección: LIBERTAD POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


En ocasiones que son contadas, uno encuentra escritos que son realmente excepcionales. Uno de ellos es de Jorge Castañeda, el político mexicano, y su intervención en la Comisión Internacional de Derechos Humanos, sobre el caso de la imposibilidad de candidatos independientes en el país. Allí, Castañeda apunta ideas que son dignas de consideración para entender a la política mexicana.

Dice, con gran perspicacia, que en el país antes de haber ciudadanos hubo Estado. Quizá esto pueda expresarse en otras palabras: hay gobierno, pero el ciudadano apenas empieza a surgir y su definición está limitada a la de ser votante en elecciones nada más. Dice Castañeda que el 85% de los mexicanos nunca ha trabajado en asociaciones con otros ciudadanos. Es un tipo ajeno a la idea de colaborar y que no tiene costumbre de asociarse con otros.

Dice, también con razón, que lo que existe en México es una serie de organizaciones corporativas: “campesinos, obreros, clases medias, que llegaron a organizar de arriba para abajo, a una sociedad básicamente sin vínculos.” Esto es un rasgo del sistema político mexicano, que me parece es una herencia terrible del cardenismo y su pasión por ver sectores y no personas. Para ser alguien, se tenía que ser de un sector y ese sector debía ser parte del PRI. La iniciativa personal es incomprensible en ese arreglo político.

¿Hay avances recientes? Sin duda, como el interés en las elecciones mayores, pero el espíritu democrático aún está por verse arraigado. Castañeda habla de dos cerrazones. La del PRI y su monopolio de poder en tiempos pasados y, ahora, la de tres partidos políticos que concentran el poder. Esos tres pueden cambiar la constitución a su antojo y ya lo han hecho limitando la libertad de expresión de los mexicanos sin posibilidad de apelación.

Además, sin reelección para puestos públicos, la lealtad del político es para su partido, no para sus electores. En conjunto, el sistema político mexicano ha sufrido una transformación en el poder, que ya no es del PRI solamente, sino de una clase política que se agrupa en tres partidos. La acumulación del poder se mantiene. El ciudadano está a su merced, con un papel limitado a ejercer una pequeña parte de la democracia, votar y hasta allí (la democracia en México se ha definido como respeto al voto y no reelección).

Los comentarios de Castañeda son valiosos y confirman la situación que parece más razonable: el avance de las ideas demócratas y republicanas es cierto, pero aún se está lejos de considerar al país como uno de régimen político democrático consolidado. Dos factores parecen ser claves y ambos tienen que ver con el marco mental de los mexicanos.

Los gobernantes guían sus acciones más por las costumbres viejas que por las republicanas. Su ansia es la del poder a toda costa, por encima de todo principio y más con la mira de imponer que la de convencer. Los resultados de 2000 las dieron una lección: cualquiera puede llegar al poder bajo nuevas reglas que no son de disciplina personal y apego al sistema.

Y el ciudadano, por su parte, nacido mucho después que el gobierno comprende con limitaciones a la democracia: piensa que sólo es contar votos y que se haga lo que sea que la mayoría diga. Es una democracia de un día cada tres años y no para todos. También, el ciudadano ve a la política como una lucha por el poder entre fuerzas de las que no es ni puede ni le interesa ser parte.

Ver esta situación puede ser descorazonador y alimentar la desilusión política de la población. Es comprensible reaccionar así, pero también lo es pensar al revés y ver el vaso medio lleno. Ver la situación en la que se está de nada sirve si no hay una comparación con la situación en la que antes se estaba y pensar hacia donde nos estamos moviendo. Al hacer esto la visión se vuelve optimista.

Nos falta llegar al sistema de libertades democráticas y reglas republicanas, pero el camino ha comenzado. Nuestro realismo debe señalar los peligros para evitarlos, pero no debe influir en nuestro ánimo. Lo que Castañeda ha hecho es poner sobre la mesa algunos de los peligros más claros.

Post Scriptum

Hay un análisis de la violación de la libertad de expresión en México en Política Pragmática Nada Más y que ilustra uno de los peligros señalados por Castañeda: tres partidos han cambiado la constitución mexicana para su ventaja, sin poder apelar el ciudadano a ningún recurso superior.

La intervención de Castañeda fue reproducida en la columna de Federico Reyes Heroles del 12 de febrero de 2002 (Grupo Reforma).


ContraPeso.info fue lanzado en enero de 2005 y es un proveedor de ideas e información para el interesado en buscar ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras