Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Infantofobia, Limaco
ContraPedia ContraPedia
18 julio 2008
Sección: Sección: Listas, Y CONTRAPEDIA
Catalogado en:


Infantofobia

Es usada esta palabra, infantofobia, para designar la repulsión que los niños o infantes hacen sufrir a buena cantidad de personas. Dentro de este tema, ContraPedia presenta en exclusiva la selección de un texto del Dr. Eustaquio Smith.

“Los niños son un valor consentido de la sociedad. Se les mima y cuida hasta extremos inimaginables. De acuerdo, los niños son importantes, pero no hay que exagerar. Sí, efectivamente ellos son el futuro del mundo, sin embargo, también hay que pensar en el presente. La realidad actual muestra muy claramente la importancia excesiva del infante, quien suele recibir una atención desmedida por parte del adulto.

“Continuamente se registran casos de mayores de edad que ven sacrificada su existencia ante alguna presión infantil. Tal es el caso de un padre que por llevar a su hijo a los columpios tuvo que renunciar a jugar dominó con sus amigos los domingos una tradición que llevaba implantada más de once años. Casos como este son muy frecuentes.

“Como consecuencia de lo anterior, ha empezado a detectarse la formación de grupos de adultos que persiguen representar y defender sus intereses de grupo ante el persistente aumento de demandas infantiles. Manteniéndose, por el momento, en la clandestinidad estos grupos propugnan la igualdad de los derechos del adulto. La base fundamental de dichos grupos parte de un hecho innegable: hay más niños que adultos. Ante un enemigo numéricamente superior, el adulto se ha visto forzado a emplear su ingenio y experiencia.

“Entre los efectos negativos que los adultos señalan son producidos por  el niño destaca el de la muerte de la civilización tal y como hoy se conoce. De seguir creciendo al ritmo actual, la población infantil provocará enorme estragos culturales. Ya no habrá películas de Kubrik, ni ballet de Bolshoi, ni pinacotecas como el Museo de Prado, ni grabaciones de von Karajan. Todas estas manifestaciones de  cultura serán despiadadamente destruidas por la amenaza infantil. El riesgo no es solamente cultural. Los niños, debe recordarse, son un factor inflacionario. Ellos consumen pero no producen y eso equivale a incrementar la demanda sin aumentar la oferta.

“Por otro lado, el infante contribuye a distraer enormes cantidades de valioso tiempo que el adulto emplea para vestirlo, bañarlo, cambiarle pañales, averiguar por qué llora. Ese tiempo podía ser aprovechado en actividades más productivas. El niño, además, contamina, no solamente con olores desagradables, basura y ruidos, también provoca smog. ¿Cuánto smog generan los automóviles que acarrean párvulos a los colegios? ¿Qué porcentaje de la basura está constituido por pañales desechables?

“El niño fomenta la ignorancia del adulto. Hay que entretenerlo, educarlo, enseñarlo. El adulto aporta sus conocimientos con buena voluntad sin que el niño haga ninguna retribución. No hay evidencia científica que pruebe que un infante ha contribuido  significativamente a aumentar el conocimiento humano. Y lo peor, el niño es un factor de vergüenza y molestia. Produce olores inimaginables, desperdicios desagradables, ruidos asquerosos, pinturas en las paredes, libros desgarrados y preguntas sin respuesta.

“¡Adultos del mundo, uníos! Un fantasma recorre el mundo y se llaman caricaturas repetidas hasta el cansancio, dicen los miembros de esas asociaciones clandestinas. Es urgente tomar medidas y formar un frente común. De los contrario los yoghurts infantiles sustituirán al queso Roquefort, las canciones infantiles matarán a la Sinfónica de Chicago, Pòkemon hará a un lado a Fellini, los payasos aniquilaran al Ballet Bolshoi, el Gato con Botas será el verdugo de Ana Karenina, Back Street Boys sustituirán al jazz, Disneylandia suplantará a Nueva York, la lista de best-sellers estará encabezada por instrucciones sobre cómo educar a los hijos, Yo Claudio cederá su lugar al re-estreno de programas de estrellas infantiles, la memorabilia de El Chavo evitará ediciones de libros sobre Van Gogh, las exposiciones de pintura infantil requerirán el espacio del Louvre, una escultura de plastilina se colocara en el lugar de la Victoria de Samotracia, los crayones sustituirán a Mont Blanc. . .”

Limaco

Si bien la palabra es conocida en alguna proporción, la acepción que se da aquí se refiere a la serie de personas que son conductores de vehículos automotores de todo tipo y que conducen de manera que es molesta para otro conductor específico.

La Asociación Nacional de Conductores de Kitale, en Kenia, encargó un estudio sobre este tema a la Universidad de Kojonup, en Australia, con el objetivo central de crear una tipología de limacos que pudiera servir de base a la emisión de regulaciones de tránsito y resolver a fondo el problema del limaco. De acuerdo con la investigación realizada por el autor Hgdhala Vivihkandraputra de Karnal, India, existen amplios y variados tipos de limacos dependiendo de cuál es la molestia que producen en los demás conductores. Lo que sigue es un resumen de los descubrimientos de ese investigador.

Limacus iluminorum. El conductor que lleva sus luces altas prendidas de manera que causa ceguera temporal en los conductores que lo enfrentan. Se subdivide en frontalis si el afectado lo encuentra de frente y retroris si el afectado lo ve por su espejo retrovisor.

Limacus milimetricum exactus. El conductor que maneja su auto a escasísima distancia del auto de enfrente, generalmente para poner presión y poder rebasar. Se subdivide en monstruosis si ese conductor maneja un trailer de más de tres toneladas y media y regularis si conduce cualquier otro vehículo.

Limacus lentibus. El conductor que lleva su carro a extrema baja velocidad en los carriles de alta velocidad. Se presupone que este tipo padece un complejo de auto que el cree inferior a los demás y esta es su  venganza.

Limacus molestorum. Este es el conductor que aparece en el momento menos deseado cuando uno está buscando, por ejemplo, el número de una casa por la noche y tiene que ir a una velocidad en extremo lenta, hasta que aparece este tipo y empieza a manifestar su descontento. Si esto sucede por la noche se llama nocturnis y si sucede durante el día se llama diurnis.

Limacus sonoribus extremis. El conductor que hace sonar su claxon de manera que molesta a los vecinos de las casas frente a las que está detenido. Se han reportado casos de personas que por esta razón no han escuchado diálogos importantes de telenovelas, por lo que se le considera del género interruptibus.

Limacus musicorum bumbum. El conductor que ha puesto un equipo de sonido de tal potencia que sus preferencias musicales son dadas a conocer a las personas que transitan cerca de él, especialmente molesto en los semáforos. Por lo general se ha sospechado que esas personas siempre están oyendo la misma música pues suenan todas igual.

Limacus obstaculiensis. El conductor que estaciona su vehículo de manera que obstaculiza el libre tránsito de los demás automovilistas, generalmente un tipo sin gran conciencia de las consecuencias de sus acciones, muy asociado con las declaraciones de guerra y el rompimiento de amistades. Vivihkandraputra ha llegado a investigar que Hitler y Stalin eran este tipo de conductores.

Limacus indecisus. El conductor que ocupa dos carriles, causando así molestias en los demás y mostrando una clara falta de decisión en sus demás acciones cotidianas.


ContraPedia tiene un antecedente en los 80, cuando fueron publicadas una serie de propuestas para palabras que no existían. Eran invenciones muy breves. Esta versión respeta la idea original, jamás publicada, con definiciones más amplias y la incorporación de otros elementos, como personajes e instituciones.


No hay comentarios en “Infantofobia, Limaco”
  1. norismar Dijo:

    me gustó mucho el tema d la infantofobia, sin embargo yo opino como persona con discapacidad que los niños son muy burlistas y preguntan muchas tonterías privadas. NOTA DEL EDITOR: el texto es humorístico y nada más que eso.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras