Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Información Cuando Suben y Bajan
Eduardo García Gaspar
13 agosto 2008
Sección: ECOLOGIA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Es difícil la ocasión que no se preste para aprender algo y muy bien representa esto lo que hace unas semanas escuché a un comentarista en la radio. Intercambiaba él opiniones con el conductor acerca del precio del petróleo concluyendo que “el precio del petróleo se quedará en estos niveles ya para siempre”.

El atrevimiento de tal opinión es doble.

Por un lado, la imposibilidad de prever el futuro es total. Podremos tener algunas certezas razonables, pero si el futuro pudiera ser predicho como dijo este hombre, ya no habría olimpiadas: las medallas ganadas podrían predecirse con exactitud. Antes de ver un partido de futbol se sabría el marcador.

Por el otro lado, admira la ignorancia económica. Si algo sabemos que sucede con los precios es que ellos suben y bajan. Predecir que se mantendrán para siempre es absurdo, como se vio días después cuando empezaron a bajar los precios del petróleo. Si hay un cambio en los precios, eso se debe a modificaciones en oferta, demanda, o ambas.

Si subieron, podemos explicar que el petróleo tuvo una oferta menor, una demanda mayor, o las dos cosas. Después del hecho se puede ver que hubo factores, como la falta de inversión en producción y elevación de demanda de los países en desarrollo, más producciones en declive, como la mexicana. Lo bueno de esto es que puede ayudarnos a explicar la reducción de precios.

Menos demanda de la esperada, o mayor claridad en la información de la demanda, además de más inversiones productivas, o planes para hacerlas. Total que los precios se han suavizado y demostrado que suben y bajan. Son respuestas ante situaciones percibidas, señales verdaderas de lo que está sucediendo y que producen reacciones de acomodo, como el reducir la demanda de autos de gran consumo, o el inventar aparatos de mayor eficiencia.

En el momento de escribir esto, la AP reporta que los precios del crudo están por debajo de los 113 dólares. Unas semanas antes estaban en más de 147, según el mismo reporte. ¿Se esperaba alguien esto? No los detalles, pero sí el cambio en alguna fecha desconocida. Los inventarios han aumentado, la demanda es más conocida, y sucede lo obvio en estos casos: bajan los precios. Lo único que sabemos es que no se quedarán estáticos porque son el resultado de continuas acciones humanas.

Es posible suponer que la tendencia a la baja seguirá, pero sin seguridad: hay muchas incertidumbres y el petróleo proviene en buena parte de regiones que no son en su mayoría estables. Una situación más tranquila en Irak ayudará, pero no una más intranquila en Irán. Y, más aún, de largo plazo los precios del petróleo son incentivos poderosos para crear nuevas tecnologías que los reducirán, lo que si sucede diminuirá esos incentivos.

Lo que dijo el comentarista es un gran error, pero ayuda a entender otro aún mayor.

Lo ilustro con lo dicho por otro comentarista que afirmó que los precios del petróleo se debían a “las acciones de los especuladores”, y que si se les prohibía actuar, los precios bajarían. Imagina él a un grupo de personas que van por el mundo elevando y bajando precios a su antojo… sería bueno que existieran porque entonces significaría que los precios pueden subir y bajar a voluntad personal y sin que en nada influya la realidad.

Quisiera verlos ahora elevando los precios a su voluntad, cuando hay inventarios mayores, demanda más clara y más inversiones productivas. Lo que sucede es que asignar la culpa de algo a los especuladores de precios es increíblemente más sencillo que investigar. El comentarista no tiene que saber nada de nada para culpar a los especuladores de todo lo que sucede y, lo mejor, no tiene que presentar pruebas.

Es la teoría del complot o la creación del chivo expiatorio. Digamos que sube el precio de lo que usted quiera, y usted y yo, que tenemos un programa de radio, hablamos y con gran comodidad decimos a la audiencia, “son los especuladores”. La discusión se acaba y entonces el remedio es el lógico: hay que evitar la especulación, que nadie sabe bien a bien lo que es, pero que son palabras muy dulces para los gobernantes. Entrarán ellos a arreglar lo que está funcionando muy bien.

Post Scriptum

Es especialmente recomendable el resumen de la idea de los Friedman en Tan Bueno Que Pocos Lo Ven.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras