Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Juicios Extremos: EEUU
Eduardo García Gaspar
8 febrero 2008
Sección: EDUCACION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Consistentemente he encontrado un juicio muy claro de los mexicanos acerca de los EEUU, más concretamente sobre su presidente. Un ejemplo de esa opinión lo fue una carta de un lector a un periódico. Decía la carta que,

“…¿cómo es posible que [Bush] reciba el reconocimiento de gran parte de su pueblo cuando, después de casi ocho años de Gobierno, entrega una nación desprestigiada en todo el mundo, inició una guerra de invasión contra Iraq, mantuvo la tensión en Medio Oriente y, como corolario, entregó una nación en bancarrota?”

No deseo defender al presidente estadounidense, pero sí señalar un fenómeno que pienso es propio de América Latina, lo que un columnista, Jesús Silva Herzog, ha llamado fobia norteamericana: es el lado opuesto de la manía por ese país que se vivió en México en el siglo 19. Del amor irrestricto se pasó al odio ilimitado. Opiniones tan extremas producen lo natural: un debate político ramplón, como lo calificó el mismo columnista con gran razón.

El sentimiento que ahora predomina es el de la fobia. Tan es así que la sola intención de querer analizar más la política de ese país, sin aceptar juicios previos, lleva a ser considerado un vendido al imperio del norte, como suele decir Chávez, el dictador. Al respecto quiero compartir algunas ideas con usted.

La menos importante de ellas es la imagen de Bush, actual presidente de ese país. Los juicios sobre él, sostenidos por la gran mayoría, son negativos. Todos tienen esa opinión, o casi. Mi punto al respecto es una simple: cuando todos hablan de un tema suele suceder que ese tema merece ser examinado de nuevo. Sucedió con la bolsa en México, cuando hasta los taxistas hablaban de ella, para después encontrar que muy pocos sabían cómo funcionaba.

Quizá algo así suceda con ese presidente y un fenómeno siniestro: la opinión publicada está consistentemente sesgada. No se orienta a reportar realidades, sino sólo las negativas, no importa la fuente. La superficialidad de los juicios al respecto no puede ser mayor. No defiendo a Bush, sino a la idea de acercarse a lo objetivo. Pero lo importante es otra cosa.

Una cosa que ahora sucede en ese país y son sus campañas preelectorales. La apariencia es de una lucha sin cuartel, llena de ataques y promesas populistas. Para quienes piensan mal de ese país, todo es un asco que debe ser evitado y muestra de la decadencia de ese país. Sin duda, las campañas electorales son sucias, nadie ha dicho lo opuesto, pero ver eso es dejar de ver el gran panorama: las instituciones ganan incluso a pesar de alianzas sospechosas y acciones ocultas. La consecuencia de una mentalidad así es ignorar una democracia que funciona y es admirable.

Es un sistema digno de ver con detenimiento. ¿No gusta Bush? No se preocupe, es posible sacarlo del poder sin violencia. ¿No gusta Chávez? La cosa es mucho más complicada. ¿No gusta el PRI? Tampoco fue sencillo. Esto es una forma de división del poder, que es el corazón de la democracia: nadie puede eternizarse en el poder y el poder que se tiene no es absoluto. Las luchas electorales son duras y fuertes, como deben ser, para que todos tengan oportunidad de ver de qué están hechos los candidatos.

Y es una sociedad también digna de analizar con objetividad, por una razón: está viva y hay debates. Los temas se discuten sin miedo. En el análisis superficial los EEUU, para el que le tiene fobia, es un país degenerado, decadente, soberbio. Y sin embargo, al mismo tiempo que existen cosas reprobables, también las hay admirables, como esa pasión por ideales como la libertad… que no existe en otras partes.

Tanto daña la alabanza incondicional como el rencor extremo y de esas dos posiciones selecciono ninguna. No llevan a la verdad, ni en este tema ni en ningún otro.

Me dijo una vez una persona que los EEUU eran el país menos religioso del mundo y que por esa razón era un ejemplo no deseable para México. Le pedí probar su afirmación, pues yo conocía el dato opuesto: proporcionalmente más personas van a servicios religiosos en EEUU que en México. Las cosas nunca son tan claras como cree la mayoría. Todo lo que defiendo es el deseo de ir más allá de las percepciones fáciles.

Post Scriptum

• Un dato sobre el tema de la religión indica que:

The Institute for Social Research at the University of Michigan periodically conducts the World Values Survey. It polls a statistically valid sample of adults from a total of 60 nations. Some of their findings from their 1995-1997 survey: The United States has a higher level of church attendance than any other country which is “at a comparable level of development.” 53% of Americans consider religion to be very important in their lives. This compares with 16% in Britain, 14% in France and 13% in Germany. The importance of religion has been declining in developed countries. In those countries which are “experiencing economic stagnation and political uncertainty,” the importance of religion is high.

• El dato de personas asistiendo a servicios religiosos en México, de acuerdo a esa fuente, es 46%; para los EEUU es 44%. He visto cifras que colocan a los EEUU por arriba de México y críticas a estas cifras por no considerar las respuestas falsas que las personas dan. Irlanda tiene un procentaje comparable de 84%, Polonia de 55%; Rusia de 2% y Estonia, Finlandia, Islandia y Suecia de 4%.


ContraPeso.info fue lanzado en enero de 2005 y es un proveedor de ideas e información para el interesado en buscar ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.




esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras