Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Kindernalia, Musgeofusión
ContraPedia ContraPedia
21 octubre 2008
Sección: Sección: Listas, Y CONTRAPEDIA
Catalogado en:


Kindernalia

Los infantes poseen diversas manías, pero quizá ninguna es más extraña que la inclinación fuerte a coleccionar cosas que consideran sus propiedades más preciosas. Por ejemplo, una colección de piedras, de conchas marinas, de envolturas de goma de mascar, de figuras de soldados o personajes de alguna película y varios otros objetos pueden formar colecciones kindernálicas, incluyendo canicas, estampas y libros de cuentos.

Puede ser de tal intensidad esta colección que cualquier tipo de merma que ella sufra es causa de severos trastornos infantiles. En un sentido estricto, entonces, la palabra kindernalia se aplica a esa serie de colecciones en lo global, lo que por extensión aplica también a la posesión de objetos extraños, aunque no formen una colección, como por ejemplo, el guardar celosamente una caja vacía, una bolsa de plástico, un resorte en extremo largo y similares.

Es común  encontrar pequeños que inician, por ejemplo, colecciones de piedras, de tapas de botellas, de llaves, de fósforos, de hojas de árbol, en una infinita variedad de tipos y clases, la que carece de una lógica aparente, pero satisface alguna inquietud científica latente en el pequeño ser.

Fue Chab Gn’Bra, ahora retirado y viviendo en Cañitas de Felipe Pescador, México. quien acuñó esta palabra dentro de su novela Desde la Mar al narrar parte de la infancia del personaje principal, en El Cabo de Cabrón, República Dominicana, centrada alrededor de la colección de pequeñas conchas obtenidas en la playa durante sus largos paseos con su padre.

La obra, destinada a ser un cuento infantil, para ser usado en las escuelas públicas de los países hispanoparlantes, sin embargo, no pudo obtener el sello de aprobación de las autoridades de muchas de esas naciones dado el nombre del cabo que es el escenario principal de su primera parte. En los pocos lugares en los que el libro fue usado, ese nombre provocó en los pequeños alumnos risas incontrolables que hacían imposible la clase. El resultado neto fue la condena de esa obra a la oscuridad, teniéndose ahora como una curiosidad literaria que en algún momento fue considerada para el Premio Nobel.

Musgeofusión

Casi todas las personas verán con piedad magnánima una película estadounidense en la que una de las escenas muestra algún escenario que pretende reproducir, por ejemplo, un ambiente mexicano al mismo tiempo que la música de la película deja escuchar un pasodoble español, o un ritmo antillano.

Esta mezcolanza desorientada y trastornada de lugares y música recibe precisamente el nombre de musgeofusión, término de cuya etimología existen muy pocas dudas y cuyo origen es un profundo desconocimiento del mundo por parte de directores y productores de películas de los Estados Unidos.

Por otro lado, la musgefusión ha sido analizada en tiempos recientes por distinguidos pensadores, entre los que destacan Joachan Tenerplus, quien en su obra Los Estímulos Auditivos, lanzó una teoría sobre la sociedad, afirmando que la confusión hollywoodense de músicas y ritmos es aplicable a algunos países, pues no se hace distinción entre salsa, mambo, merengue, samba, danzón y demás, lo que en palabras del autor,

“mezclado en un milieu estructuralista y proto causístico, la confusión musical fílmica es causa de simbiosis mentales de enajenación societal y mediática que en último intento son causas directas, pero icónicas y inconscientes, del extravío  hegemónico de equivalencias culturales, de manera que la persona individualizada deja de integrarse al todo social y se aísla en una confusión prácticamente neuronal y post moderna propia de un cripto-capitalismo crónico en crisis que no ha tomado conciencia icónica de sus contradicciones culturales”.

Si bien la anterior cita es la única parte siquiera comprensible del texto de más de seiscientas páginas del autor, no cabe duda que su intención es culpar a las películas americanas del subdesarrollo de ciertos países.

O sea, por ejemplo, colocar un pasodoble en una película de Pancho Villa puede producir una caída en el Producto Interno Bruto de México. Queda, por tanto, a otros pensadores investigar los efectos de películas como el darle música de danzón a una escena en Bogotá, o usar un soundtrack de mariachi en una cinta situada en Madrid, incluyendo la medición de la alteración del valor del Euro en España por esa razón.

Finalmente, otro autor, Stian Kiegaga, tomando esa idea y llevándola a su extremo lógico, ha propuesto que el uso de música adecuada en la cinta adecuada podría producir de hecho una elevación del ingreso per cápita de ciertos países.


ContraPedia tiene un antecedente en los 80, cuando fueron publicadas una serie de propuestas para palabras que no existían. Eran invenciones muy breves. Esta versión respeta la idea original, jamás publicada, con definiciones más amplias y la incorporación de otros elementos, como personajes e instituciones.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras