Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
La Caza del Tigre
ContraPedia ContraPedia
19 junio 2008
Sección: Sección: Listas, Y CONTRAPEDIA
Catalogado en:


ContraPedia presenta un texto, encontrado en Punjab, India, escrito por Sir  Lloyd W, Winall a mediados del siglo XX, y seguramente de extraordinario valor para sus parientes de Windorceshire.

El fenómeno del tigre devorador de hombres inicia cuando el animal prueba por primera vez carne humana. Desde allí sólo ese alimento podrá satisfacer su terrible apetito, lo que se ha tomado como prueba de que el curry hindú no deja tanto sabor en la carne humana.

Al detectarse un tigre devorador de hombres, se vuelve imperativa la organización de expediciones que acaben con el peligro. Ello da inicio con la confirmación de la existencia del devorador. La presencia del devorador se confirma enviando a un voluntario a comprar cigarrillos a la aldea más lejana dentro de la región. Si dicho voluntario no regresa, al término de dos días, se da por buena la prueba y se prosigue con los preparativos. Por el contrario, si el enviado regresa sano y salvo con los cigarrillos, se ofrece una fiesta que dura tres días.

El método de caza tradicional es el de varios jinetes que montan elefantes y varios centenares de nativos formando grupos que cercan al tigre asustándolo con grandes ruidos. Desde que un líder formó el Sindicato Unico de Ahuyentadores de Tigres, Similares y Conexos, ese método comenzó a decaer, por la costumbre del líder de convocar a huelga a sus agremiados justo en la mañana misma cuando se inicia la cacería.

Otra desventaja del sistema, es la imposibilidad de conocer la ubicación exacta del tigre antes de empezar la batida. Cuando esto ha sucedido, la decepción de todos los hombres es de tal magnitud que llegan a beber demasiada ginebra. Existen relatos lo suficientemente veraces como para afirmar que hacia 1931 un cierto tigre, conocedor de esa costumbre, llegó a morir de viejo manteniéndose con la dieta que le proporcionaban los cazadores borrachos.

La parte esencial el ruido que hacen los nativos usando toda clase de artefactos. En épocas más recientes, un cazador americano logró el mismo efecto usando solamente treinta hombres, en lugar de los acostumbrados doscientos. El cazador puso a cada hombre una bocina de gran tamaño, colgada sobre el pecho, y conectada a un tocadiscos.

Los hombres hicieron un recorrido similar al del método tradicional, pero en este caso las bocinas emitían las canciones del grupo musical Ludicrous Aluminum. El resultado fue por demás sorprendente. El tigre llegó donde el cazador mucho antes de lo esperado y sin herirlo se dirigió hacia el norte, sin que jamás se haya sabido de él. Desde entonces, Ludicrous Aluminum goza de cierta popularidad en las aldeas de la India.

Ante las quejas que varias damas inglesas manifestaron por la crueldad de los métodos usados para la caza del devorador, las autoridades promovieron el uso de sistemas de caza más humanitarios.

Uno de ellos usaba el mismo equipo de sonido, pero sustituía a la música de ese conjunto con una grabación de El Pesebre de Pablo Casals. El uso de este sistema indicó que después media hora de escucharlo, el tigre podía ser sorprendido dormido. Sin embargo, de cada diez cazadores que emplean este método ocho también sucumben al sueño. Juan, El Sordo, Ferreira ha sido el cazador que con más éxito ha practicado este sistema.

Otro sistema es el de la construcción de plataformas en los árboles. Los primeros intentos en el uso de este sistema fueron un total fracaso, ya que resulta muy poco probable que el tigre pase por un lugar muy específico, en el que ha sido colocada la plataforma. Un cazador pasó cinco años arriba de uno de estos parapetos sin que ningún tigre pasara por debajo de él. Durante ese tiempo, su esposa obtuvo el divorcio y él se graduó como dibujante de tiras cómicas gracias a un curso por correspondencia.

Obviamente se necesita una carnada para atraer al tigre al lugar. Entre los señuelos probados están un nativo de otra tribu, una revista Playboy, un cerdo, un juego de plumas Mont Blanc y una bailarina de mambo. La revista Playboy fue causante de la muerte de más de un cazador que bajó a hojearla. Lo mismo aconteció con la bailarina. En cambio, el cerdo y el nativo fueron señuelos exitosos.

Con el transcurso del tiempo, los detalles del sistema de la plataforma fueron siendo afinados. Por ejemplo, se seleccionaron cierto tipo de árboles de escaso follaje que permitían ver con mayor claridad. El intento de usar árboles Bonsai para estar más cerca del blanco fue, sin embargo, un fracaso.

Otro refinamiento del sistema fue el descubrimiento de pasatiempos que los cazadores empleaban mientras esperaban. Por ejemplo, un grupo de cazadores desarrollaron ideas para nuevos productos, como el pisapapeles eléctrico, el altímetro de casa, a la brújula de pared y a la aspirina para masoquistas.

Por encima de cualquier otro sistema para cazar al devorador de hombres, nada puede compararse con el sistema más excitante, el del hombre solo que a pie y sin protección alguna busca al tigre. Este es el verdadero drama del hombre frente a la indómita naturaleza con un poderoso rifle de mira telescópica.


ContraPedia tiene un antecedente en los 80, cuando fueron publicadas una serie de propuestas para palabras y personajes que no existían. Eran invenciones muy breves. Esta versión respeta la idea original, jamás publicada, con definiciones más amplias y la incorporación de otros elementos, como personajes e instituciones.


No hay comentarios en “La Caza del Tigre”
  1. mario peraza Dijo:

    son los mejores





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras