Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
La Computadora del Caracol
Eduardo García Gaspar
6 febrero 2008
Sección: GOBIERNO, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


El reporte reciente de Global Integrity evalúa muchos países en parámetros relacionados con la corrupción asociada con los gobiernos. Los resultados mexicanos no son buenos y eso puede causar alguna reacción de desesperanza… pero, por el lado positivo, son una razonablemente buena descripción del lugar en el camino del país hacia un sistema democrático sólido.

Del lado fuerte o moderado mexicano, en esas mediciones, están las sociedades civiles y el acceso a la información pública, leyes contra la corrupción, participación ciudadana. integridad en elecciones y alguna otra. Pero es el lado negativo el que más interesa.

México es débil o muy débil en la aplicación de la ley y estado de derecho. Sí, hay leyes contra la corrupción, pero no se aplican. También se es muy débil en la rendición de cuentas del gobierno, especialmente la legislativa y la judicial. En el mismo nivel están aspectos de corrupción relacionados con empresas estatales, impuestos, permisos a negocios, aduanas y financiamiento político.

Esos son los resultados de 2007. También los hay para 2006 y 2004, mostrando algunas variaciones, pero también una historia que en resumen es la de un país que no vive un estado de derecho y respeto a las leyes, con algunas regulaciones buenas y otras muy malas, en el que la corrupción es abundante. No son cosas que no se sepan, sino resultados que confirman las intuiciones y coinciden con otros análisis.

Creo que fue Schumpeter, el economista, quien dijo que era tonto poner atención en un momento fijo para analizar a la economía. Lo que debía verse es la trayectoria: de dónde viene y a dónde va. Porque es posible que la posición en un momento dado sea negativa y quiera corregirse, pero que el rumbo sea el correcto y esa corrección anule el buen camino. Algo similar sucede en la política.

¿Dónde va el país? Esta es la pregunta que debe hacerse y tiene algunas respuestas posibles. La más clara de ellas es la que responde diciendo que a donde sea que se dirige el país, lo está haciendo a la velocidad de un caracol. Es extraordinariamente lento lo que en México sucede. Esto tiene impactos en la percepción de los ciudadanos, que al no ver resultados concretos, piensan que el camino debe cambiarse… cuando es posible que el camino sea el correcto y no dé resultados por la lentitud, no porque sea malo.

Las opiniones más razonables que he escuchado indican que la trayectoria del país no está mal. Del régimen opresivo del PRI, con su famosa dictadura blanda de cambios de presidente pero no de partido, se ha avanzado a una democracia naciente que puede percibirse mal porque permite ahora ver la basura que antes estaba oculta. Quizá sea la etapa en la que al mismo tiempo que se limpian los escombros de la casa vieja, se construye la nueva. No es una visión agradable para el impaciente.

¿Es la dirección que sigue el país la correcta? Muy en lo general, opino que sí: estabilidad financiera, elecciones válidas, apertura comercial, algunas reformas, más transparencia. Pero todavía falta y mucho. Por ejemplo, en economía tenemos a un sector externo dinámico, pero nuestra economía interna todavía está plagada de limitaciones y obstáculos. El problema, por tanto, no es que estemos en un camino incorrecto, sino que nos estamos moviendo a una velocidad muy baja.

Y esa velocidad baja, que es el problema de fondo, tiene varias causas. Por un lado están los que se oponen a la modernización del país, algunos sindicatos y empresas. Pero del otro está una causa mayor, que es la lucha por el poder que libran los principales partidos políticos y que les hace distraerse de lo que realmente importa, incrementar la velocidad de la modernización.

México puede ser comparado a una computadora que tiene componentes de hace 20 años manejada por un caracol. En resumen, esos datos recientes sólo tienen significado cuando se ponen en un contexto dinámico. Sí, se tienen serios problemas, pero la dirección es la correcta en general. Lo que nos lastima es la desesperante baja velocidad de la modernización.


ContraPeso.info fue lanzado en enero de 2005 y es un proveedor de ideas e información para el interesado en buscar ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.




esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras