Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
La Culpa Es De Las Ideas
Eduardo García Gaspar
3 julio 2008
Sección: EDUCACION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Un buen amigo, hace tiempo, me hizo con orgullo hacer notar una frase suya. Dijo él que “Todas las cosas se inventan dos veces, la primera es una idea, la segunda es una realidad.” Es cierto. Entonces estamos frente a una conclusión radical: nuestra cultura viene de una fuente única, nuestras cabezas, las de muchos en muchos momentos.

Un ejemplo ayuda a entender esto. Uno de los productos más novedosos de los últimos tiempos es el iPod, todo un éxito comercial. Usted puede verlo, tocarlo y hacerlo funcionar. Todo eso está bien. Es tangible. Pero antes de eso fue una idea imposible de tocar. A lo más que podía aspirarse es a explicarla con palabras y símbolos. También fue intangible una pintura y cualquier otra creación, como unos frenos de aire.

Es muy fácil entender estas cuestiones cuando se trata de una idea que tiene un efecto tangible concreto, como un teléfono móvil o una grabación digital. Pero hay ideas que no tienen ese efecto tangible claro y directo, generalmente en un objeto como un radio. Esas ideas que sí tienen una traducción física son cuestiones tecnológicas.

Pero las que no tienen esa traducción tangible son mucho menos comprendidas. No es que no tengan consecuencias, que las tienen y muchas, sino que son más difíciles de percibir. Son el terreno de la abstracción y muchas de ellas son parte de la filosofía… comentario que es causa de que una buena cantidad de lectores suspendan aquí la lectura de esta columna.

Nos interesan y apasionan las cuestiones tangibles, tecnológicas. Pero no siempre fue así. Piense usted en esto. En tiempos antiguos, las ideas abstractas eran tan importantes que por ellas la gente podía ser condenada a muerte, como sucedió con Sócrates. Ahora cualquiera puede expresar cualquier idea abstracta, que ni siquiera se le pone atención. No propongo censurar esa libertad, sino señalar el hecho de que a las ideas abstractas no se les da ya la importancia que debían merecer.

Esas ideas abstractas tienen consecuencias, pero ellas no son fáciles de ver en sus efectos diarios y concretos. Pongo un ejemplo. Algunos filósofos sostienen que el mundo real existe y es independiente de nosotros, pero otros dicen que eso no es cierto. La cuestión puede producir un enorme bostezo, pero tiene consecuencias.

Si no se cree en una realidad con sus propias leyes, entonces se actuará de cierta manera, por ejemplo, intentando volar un avión que ignora principios de aeronáutica, o tratando de controlar precios por medio de decretos gubernamentales. Si se cree que la realidad tiene sus leyes, se actuaría de manera contraria.

El punto que quiero señalar es muy sencillo y afirma que, por ejemplo, si ciertos países son pobres, la razón central de esa situación está en tener las ideas incorrectas. Ellas se usaron para tomar decisiones que en conjunto ocasionaron esa situación indeseable. Es como construir un avión que no pudo volar. Todo por tener ideas incorrectas antes de que fuera producido.

Y esas cosas tangibles, causantes de pobreza o riqueza, fueron antes que nada nociones abstractas, intangibles, que sólo podían explicarse con palabras y símbolos. Ellas fueron inventadas una segunda vez, según mi amigo, cuando se convirtieron en acciones concretas, como una ley de impuestos, una política de comercio, o una resolución judicial. Las consecuencias que se tengan habrán venido de esas ideas abstractas y aburridas.

Nuestros tiempos son unos de fascinación con las innovaciones tecnológicas y los adelantos científicos. Todo ello debe alegrarnos. Pero el descuido de las cuestiones abstractas es un defecto serio y nos impide, por ejemplo, combatir adecuadamente la pobreza. Por muchos adelantos que se tengan, no será posible hacerlo si las ideas básicas son incorrectas.

Todo esto puede ser expresado de otra manera: nuestro bienestar presente y futuro tiene una causa cultural más que económica y política. Nuestro bienestar tiene un origen claro, que es el de nuestras propias cabezas. Así que la próxima vez que nos preguntemos por qué somos un país con escaso desarrollo examinemos nuestras ideas primero.


ContraPeso.info fue lanzado en enero de 2005 y es un proveedor de ideas e información para el interesado en buscar ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras