Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
La Estrategia Del Susto
Eduardo García Gaspar
22 septiembre 2008
Sección: NACIONALISMO, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


No podía faltar este reclamo. Se hizo sin falla el pasado 15 de septiembre, el día de la independencia de México: cuando ella inició, no cuando se logró. El reclamo es sencillo de comprender.

México importa de los EEUU carne de res y de cerdo, lo que significa una amplia disposición de esos bienes en el país. Se mencionan importaciones de 200,000 toneladas de carne de res. Algo parecido sucede con el pollo. Se ha reportado que los ganaderos estadounidenses colocan sus productos en el país a buen precio. Esto es un sueño para los consumidores mexicanos que consumen estos bienes.

Pero hay un reclamo, el de los ganaderos mexicanos. Ellos se quejan, según una nota (El Norte, 15 septiembre 2008), de que los ganaderos estadounidenses los desplazan. La causa: buenos precios y cortes de calidad. Es un problema de pérdida de negocio por una competencia mejor. No es diferente a la que enfrenta un productor de televisores, o uno de computadoras.

La solución ortodoxa de un problema así es la mejora de la empresa, para producir mejor y a precios más bajos. Pero en la nota se menciona otra estrategia de negocios adoptada por los ganaderos, una que es muy atrevida y diferente. No van ellos por la opción de la mejora de su negocio, sino por la estrategia del susto patriota.

Argumentan que es un riesgo nacional que México tenga dependencia alimentaria y que se festejen días de independencia nacional comiendo alimentos importados. Esta estrategia pretende asustar a los mexicanos y lograr algo muy concreto, que el gobierno intervenga dando apoyos a los ganaderos nacionales. Con esos apoyos, los ganaderos ofrecerían sus productos a precios menores.

Es decir, con los impuestos que los consumidores pagan se dan ayudas a los agricultores y así se logra tener precios más bajos. Es algo notable, pues el consumidor termina pagando de todas maneras precios altos por la carne y el único beneficiado es el que recibió las ayudas para mantener a flote un negocio sin necesidad de mejorarlo internamente.

El corazón de esta curiosa situación es el susto en el que se sustenta. Es el temor a la dependencia, dentro de una situación en la que por naturaleza existen dependencias mutuas entre todos. Piense en la enorme dependencia que usted tiene de zapatos, ropa, comida, muebles, educación, discos. La misma dependencia la tienen el resto de las personas, vivan en México o en España o en Argentina.

Si la independencia alimentaria fuera deseable, eso significaría que también lo debiera ser la independencia aeronáutica, es decir, que cada país produjera sus propios aviones. Y también sus propias computadoras y motores. Llevado al extremo, la independencia de consumo hace de Robinson Crusoe el modelo de vida ideal para todos.

Más aún, a usted y a mí poco nos importa quién produce qué bienes en dónde. Vamos y compramos la carne que nos gusta al precio más conveniente para nosotros. Si viene de EEUU, Uruguay, o Sonora, poco importa. Vivimos mejor así que comprando bienes caros que protegen a industrias de algún lugar.

La lógica del argumento en contra de la estrategia del susto es sólida, lo que no es obstáculo para que el susto siga empleándose con efectividad. Muchas personas aún se ponen nerviosas cuando se les habla de pérdida de soberanía alimentaria y crean un ambiente propicio al intervencionismo. Nada fascina más a los gobernantes que las personas les pidan intervenir en lo que sea.

El punto central es uno de negocios y no de política. Unos productores de carne enfrentan competencia, igual que por ejemplo productores de muebles compiten entre sí. La conducta normal sería la de tomar el problema y solucionarlo por la vía de mejoras internas en las empresas. Nada espectacular, ni fuera de lo normal. Ésa es la vida de las empresas en mercados libres. Optar por pedir ayudas al gobierno es pasar a otros la factura de una administración mala.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras