Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
La Misma Piedra
Eduardo García Gaspar
4 diciembre 2008
Sección: LEYES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


El asunto debe ser examinado con calma porque lo merece. Lo primero que es ver lo que dice la ley del banco central:

“El Banco de México tendrá por finalidad proveer a la economía del país de moneda nacional. En la consecución de esta finalidad tendrá como objetivo prioritario procurar la estabilidad del poder adquisitivo de dicha moneda”.

Ese artículo 2 añade que, “Serán también finalidades del Banco promover el sano desarrollo del sistema financiero y propiciar el buen funcionamiento de los sistemas de pago”. Con esto en mente y siguiendo con calma, debe añadirse una noticia reciente.

Fue reportado que los diputados federales recibieron una iniciativa que sugiere reformar ese artículo. Se quiere añadirle algo a esos objetivos, el que promueva el crecimiento de la economía y el empleo. Tal idea se debe a María E. Campos (PAN), quien dijo que el banco debería también “generar el máximo empleo”.

La iniciativa, de acuerdo con lo reportado se justifica por la creencia de deber tener una tasa de interés más flexible, lo que sea que eso signifique. Se dijo también que el banco se encuentra alejado de la realidad económica de México por haber mantenido la tasa interbancaria, lo que frena el acceso al crédito (El banco hace unas semanas intervino en el mercado de divisas vendiendo reservas, lo que no creo que pueda verse como una acción alejada de la realidad).

Una vez puesto con toda calma lo anterior en la mesa y haberlo entendido, con gran sosiego y tranquilidad puede uno proceder a rascarse la cabeza, arrancarse los pelos y preguntarse con impasibilidad si es que esa iniciativa tiene algún sentido. Con  aún más quietud y parsimonia y serenidad podrá preguntarse a la diputada si es que ella sabe algo del asunto, tanto como para proponer eso.

Mantener la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda es una de las maneras más básicas y necesarias para promover el crecimiento, algo que parece ser ignorado en la propuesta. Intente usted crecer con una moneda inestable y vea lo que puede pasar. Intente usted crecer con un sistema financiero y de pagos malo, y sencillamente no lo podrá hacer. Esto lo sabe cualquiera.

Con que el banco central mexicano haga eso ya es suficiente y no lo ha hecho mal. Ahora, sin embargo, se quiere darle objetivos adicionales: promover el crecimiento económico y el empleo. En realidad, ya lo hace, por la vía de una moneda estable. Otros podrían añadir su ayuda, por ejemplo, cambiando la ley laboral que genera desempleo, o bajando impuestos, que generan costos.

La intención de la iniciativa, según puede adivinarse, es en buena parte que el banco manipule la tasa de interés de tal manera que el crédito se haga más barato. Artificialmente más barato. Con más calma aún, uno puede preguntarse si quien promueve tal idea no se da cuenta de que ese tipo de manipuleos son los que producen crisis posteriores (la FED en EEUU hizo eso mismo y lo que está pasando no es que digamos atractivo).

La iniciativa en sí misma no es importante. Pero sí lo es en el sentido de mostrar un fenómeno por demás curioso y que se padece en los círculos políticos: la incapacidad de aprender del pasado.

No importa que con crisis dañinas se sepa ya que manipular la tasa crea recesiones y depresiones. No importa que se conozca que la creación de empleos sea un efecto de buenas condiciones económicas y no una meta en sí misma. Hay algo en los gobernantes que les hace dejar de considerar las experiencias pasadas. Los políticos, decía un amigo, son los únicos que se tropiezan mil veces con la misma piedra.

La iniciativa de la diputada del PAN es realmente notable, un caso para ser mostrado en una clase de economía para ilustrar qué es lo que no debe hacerse. Notable también es que la iniciativa venga del PAN, un partido que en teoría debe ser de política liberal, pero que en la práctica es de claro intervencionismo.

El tema bien vale una segunda opinión por lo curiosa que es la incapacidad de aprendizaje que se tiene en las clases políticas. Es tal el ansia legislativa que creen que las leyes lo pueden todo, que por decreto la economía puede crecer, por ejemplo, manejando la tasa de interés a conveniencia del gobernante.

Vaya, la iniciativa ni siquiera reconoce que estamos en una crisis provocada por hacer lo mismo que en ella se propone hacer: tener un boom económico al que seguirá una crisis.

Post Scriptum

La noticia fue reportada en Grupo Reforma, el 2 de diciembre de 2008.

En realidad sí es posible tener una ley que promueva y cause crecimiento. Esa ley es sencilla y declararía la libertad económica y de comercio, con muy bajos impuestos y la prohibición de que el gobierno se entrometa en la economía. Una demostración de esto se encuentra en 10 Consecuencias de La Libertad Económica. Hay una muy buena explicación del ciclo de boom-crisis en Ciclo Económico y Decisiones.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras