Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Legisladores En Acción
Eduardo García Gaspar
30 junio 2008
Sección: LEYES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Los tres casos siguientes son, desde luego, reales. Tienen en común el contener acciones de los cuerpos legislativos de tres países. Antes de verlos, es necesario insistir en que son casos verídicos, que no provienen de ninguna obra de ficción. Más aún, en los tres casos se tiene ese gran deseo de hacer el bien. Y, lo más claro, es una selección mínima y muy reciente.

Primero. Fue reportado (AFP Yahoo, 25 junio 2008) que bajo una nueva legislación en Rumania, las noticias de radio y televisión deberán ser positivas en una proporción igual al 50 por ciento. El senado rumano aprobó esta dosificación de las noticias por unanimidad para evitar el efecto que las malas noticias tienen en la salud del pueblo.

El problema de determinar qué es un reportaje positivo y distinguirlo de uno negativo será la función de un consejo audiovisual. No se reportó si los gobernantes también tendrán la obligación de implantar medidas correctas que prevengan la posibilidad de tener noticias malas. Tampoco fue aclarado si una noticia mala puede ser tratada positivamente, como quizá: “Se abre oportunidad de renovar Bucarest después de la inundación histórica”. Y no se hizo mención la posibilidad de que las noticias sean objetivas.

Segundo. Fue reportado (Reuters, 25 junio 2005) que el parlamento español se ha declarado en favor de una legislación acerca de los derechos a la vida y la libertad de los primates mayores. Se piensa que los derechos humanos deben ser extendidos a los parientes genéticos más próximos de los humanos.

Se espera que pronto exista una ley al respecto y que prohiba realizar experimentos con esos primates. Aunque se sabe que no existe ese tipo de experimentos en España, los legisladores piensan que de cualquier manera debe tenerse tal prohibición. Chimpancés, orangutanes, y gorilas ya no podrán tampoco aparecer en comerciales de televisión, ni en circos, lo que abre oportunidades de empleo a algún babuino, un macaco o un lémur. La legislación no habla del empleo de animales en cintas de animación.

Tampoco fue reportado si la ley pudiera contener extensiones para la protección de personas contra experimentos sociales iniciados por gobiernos usando a humanos, como emisión de circulante, control de comercio y otros más. Los primates protegidos tendrán garantizados sus derechos a la libertad y la vida. Es una posibilidad que varios humanos pidan que se les considere primates para tener mejor tratamiento gubernamental.

Tercero. En México, ya convertida en ley y elevada a nivel constitucional, los legisladores mexicanos han aprobado una disposición que prohibe que se hable mal de candidatos a puestos de elección popular mientras ellos están en campaña. La disposición establece que “En la propaganda política o electoral que difundan los partidos deberán abstenerse de expresiones que denigren a las instituciones y a los propios partidos, o que calumnien a las personas.”

Los legisladores, por tanto, desean que los electores tengan una visión positiva de todos los candidatos durante la duración de las campañas. Todo lo malo que ellos tengan será revelado posteriormente, una vez que el candidato ocupe el puesto ganado en la elección y cuando ya no pueda ser retirado de su posición.

Se considera que esta ley mexicana permitirá campañas constructivas y positivas, dentro de ambientes electorales amigables y amables, una tesis sustentada en el principio que establece que la ignorancia es fuente de felicidad. Sin embargo, los legisladores aún no solucionan qué hacer con candidatos que tengan antecedentes negativos que no pudieron revelarse a tiempo antes de que ellos fueran elegidos.

Los tres casos ilustran el síndrome legislativo de nuestros tiempos y que se sustenta en creer que cuantas más leyes se tengan mejor. Que cuanto más consideren a los ciudadanos unos incapaces, mejor. Que todo es posible de ser regulado centralmente. Que los problemas menos importantes son los que más atención deben tener. Que no hay problema que un grupo de legisladores no pueda resolver.

Y sin duda la mejor ley que podría tenerse es la de una que prohiba hacer más leyes. Las que existen ya son demasiadas.


ContraPeso.info fue lanzado en enero de 2005 y es un proveedor de ideas e información para el interesado en buscar ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras