Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Libertad en Ecuador: Sitiada
Leonardo Girondella Mora
25 septiembre 2008
Sección: LIBERTAD GENERAL, Sección: Asuntos
Catalogado en: , ,


ContraPeso.info presenta una idea de Samuel Gregg, director de investigaciones del Acton Institute. Agradecemos al instituto el amable permiso de publicación. La idea central del escrito es tratar el tema de la nueva constitución en Ecuador y así obtener conclusiones de aplicación universal.

Un referéndum constitucional es un asunto apacible, incluso aburrido. Algunas veces es un reto el hacer que la gente salga a votarlo.

Nada de esto, sin embargo, es cierto en el caso del próximo referéndum en Ecuador, el 28 de septiembre. Después de un debate áspero, a este bello y emproblemado país latinoamericano se le ha pedido aprobar una constitución gigantesca —que contiene 444 artículos—, como parte de los esfuerzos de su presidente Rafael Correa para reformar al país a su propia imagen de izquierda.

En lugar de servir para proteger libertades fundamentales civiles, religiosas y económicas, la constitución propuesta por Correa hace exactamente lo opuesto.

Por una parte, muchas de sus disposiciones disminuirán a la empresa privada y al libre intercambio, en teoría y en la práctica. Declara, por ejemplo, que la economía de Ecuador será “social y solidaria”. Es un código de lenguaje para dar prioridad a las empresas manejadas por el gobierno por encima de las privadas.

La misma constitución también garantiza a todos los ecuatorianos una “buena vida”. Cómo con exactitud esto sucederá en un país en el que el 39% de la gente es pobre, eso no se explica. Quizá el presidente presupone las ampliaciones constitucionales de una economía ya dominada por el gobierno creará el milagro de una abundante riqueza para todos.

Los regímenes populistas de izquierda y derecha, en ocasiones, intentan lograr ese objetivo mediante la manipulación de la oferta monetaria e ignorando sus consecuencias inflacionarias. La constitución de Correa le otorga esa opción al colocar al banco central bajo su poder.

Todas estas medidas, afirma Correa, prevendrán que el neoliberalismo —el que como es  usual, permanece indefinido— levante la cabeza en Ecuador.

Como en el caso de otros gobiernos de izquierda en América Latina, la oposición principal a la propuesta de Correa de una constitución que haga innecesarias otras constituciones, proviene de la Iglesia Católica.

Con razón, los obispos católicos de Ecuador dicen que la Iglesia no tiene modelos económicos que ofrecer. Su tarea es la de salvar almas, no organizar a la economía. Los obispos están, sin embargo, muy preocupados de que la constitución propuesta abra la puerta a ataques directos a la inocente vida humana, el matrimonio y los derechos de los padres para educar a sus hijos como ellos lo decidan.

Los obispos van al corazón del asunto cuando escriben: “Hemos descubierto que el estatismo parece ser el común denominador de la nueva Constitución. Habla desde luego de derechos, pero estos derechos fluyen del estado, violando la creatividad y la responsabilidad de la gente en la sociedad”. [Véase Conferencia Episcopal Ecuatoriana]

Los obispos saben que el estado meramente reconoce a los derechos humanos, no los crea.

La Iglesia ha sido cuidadosa de no expresar sus preocupaciones sobre el creciente estatismo en Ecuador de la política partidista. Pero incluso este enfoque cuidadoso, parece, fue suficiente como para retirar la hasta entonces suave apariencia del presidente Correa.

Ha revelado a un izquierdista cristiano anticlerical rabioso y anticuado, del tipo más parecido a la teología de la liberación que a la doctrina ortodoxa cristiana. Hasta recientemente, Correa gustaba presumir que él era el único líder de izquierda de la región con una buena relación con la Iglesia Católica.

Éste ya no es el caso.

Como su auto descrito “amigo personal”, Hugo Chávez en Venezuela, Correa ahora insulta en público a los clérigos católicos. La Iglesia, según él, quiere mantener a los ecuatorianos en la “oscuridad”. Incluso ha acusado a los obispos de “apuñalarlo en la espalda” al cuestionar su constitución propuesta. (También, a propósito, Correa ataca a la prensa de Ecuador como “un grupo de bestias salvajes”.)

Su lenguaje fue tan extremo que el Consejo de Legos Católicos del país emitió un comunicado público pidiendo al presidente que moderara su retórica.

La rabia de Correa pudo haber sido provocada después de haber admitido en una entrevista de radio que su gobierno pagó a dos socialistas españoles, relacionados con un think tank súper secular español, por ayudar a escribir la constitución propuesta. A nadie debe sorprender esto, después de todo, Correa llama a a la dictadura comunista cubana una “democracia”.

Aún más siniestra es el surgimiento de una ola coordinada de acoso de la Iglesia. El arzobispo Antonio Arregui ha sido amenazado de muerte y se hacen esfuerzos para presentar cargos criminales en su contra. Se alega que las críticas del arzobispo contra la nueva constitución violan la obligación legal de los clérigos, establecida en el acuerdo de 1937 con el Vaticano, de abstenerse de participar en política partidaria.

Pero los obispos hacen notar que ese mismo acuerdo reconoce de manera explícita la libertad de los clérigos para defender la doctrina cristiana y la moralidad.

En todo Ecuador, se transmiten con regularidad anuncios que atacan a los obispos católicos y a los clérigos por cuestionar el borrador de la constitución. Iglesias han sido violadas y la Eucaristía profanada.

¿Suena conocido? Debería. Es una réplica de la campaña de intimidación usada por Chávez en contra de la Iglesia Católica en Venezuela. Una vez más, la izquierda populista de América Latina ha mostrado que entiende que dos libertades deben ser desaparecidas antes de que el “socialismo del siglo 21” —lo que sea que signifique— pueda ser implantado: la libertad religiosa y la libertad económica.

¿Podría haber un momento más oportuno para recordar que toda la libertad es al final indivisible?

Nota del Editor

• Sobre el lenguaje soez de Correa, éste fue un punto que llamó poderosamente mi atención en la conversación con un ecuatoriano de vacaciones en México. Un punto interesante sobre este tipo de lenguaje está en Lenguaje Que Estorba.

• El punto de Gregg de que la libertad es una e indivisible, está expresado en La Libertad Es Una y en Tu Propia Boca.

• Puede ser sorpresa para muchos, pero la defensa de la libertad de la libertad tiene un aliado en la religión, especialmente la cristiana, una idea que esta página ha defendido, por ejemplo, en Un Aliado Ignorado.

• Es ilustrativa la redacción de los artículos siguientes (tomado de asamblea constituyente.gov.ec)

Art. 340.- El sistema nacional de inclusión y equidad social es el conjunto articulado y coordinado de sistemas, instituciones, políticas, normas, programas y servicios que aseguran el ejercicio, garantía y exigibilidad de los derechos reconocidos en la Constitución y el cumplimiento de los objetivos del régimen de desarrollo. El sistema se articulará al Plan Nacional de Desarrollo y al sistema nacional descentralizado de planificación participativa; se guiará por los principios de universalidad, igualdad, equidad, progresividad, interculturalidad, solidaridad y no discriminación; y funcionará bajo los criterios de calidad, eficiencia, eficacia, transparencia, responsabilidad y participación. El sistema se compone de los ámbitos de la educación, salud, seguridad social, gestión de riesgos, cultura física y deporte, hábitat y vivienda, cultura, comunicación e información, disfrute del tiempo libre, ciencia y tecnología, población, seguridad humana y transporte.

Art. 341.- El Estado generará las condiciones para la protección integral de sus habitantes a lo largo de sus vidas, que aseguren los derechos y principios reconocidos en la Constitución, en particular la igualdad en la diversidad y la no discriminación, y priorizará su acción hacia aquellos grupos que requieran consideración especial por la persistencia de desigualdades, exclusión, discriminación o violencia, o en virtud de su condición etaria, de salud o de discapacidad. La protección integral funcionará a través de sistemas especializados, de acuerdo con la ley. Los sistemas especializados se guiarán por sus principios específicos y los del sistema nacional de inclusión y equidad social. El sistema nacional descentralizado de protección integral de la niñez y la adolescencia será el encargado de asegurar el ejercicio de los derechos de niñas, niños y adolescentes. Serán parte del sistema las instituciones públicas, privadas y comunitarias.

Actualización: El 29 de septiembre de 2008, el Universal, en México, reportó:

… los ecuatorianos le dieron ayer un amplísimo cheque en blanco al presidente Rafael Correa, quien arrasó en el referéndum que terminó aprobando la nueva Constitución con 67.3% (70% según algunos sondeos) de los votos, de acuerdo con las encuestas en boca de urna. Sólo en Guayaquil, capital económica del país y donde centró todo el fuerte de su campaña, el “sí” no habría alcanzado 50%. Mientras la encuestadora Cedatos precisa que habría ganado con 49% de los votos, otras consultoras aseguran que el “no” a la nueva Carta Magna, habría obtenido 48% contra 44% de la postura afirmativa. De todas formas es un resultado que habilita al presidente Correa a poner en práctica en Ecuador todos los cambios políticos y económicos prometidos en estos 20 meses de gobierno y lo deja en una inmejorable posición para su virtual candidatura presidencial en las elecciones generales de febrero próximo. A partir de allí, intentará permanecer en el Palacio de Carondelet hasta 2017.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras