Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
México y Las Elecciones de EEUU
Eduardo García Gaspar
4 agosto 2008
Sección: GOBERNANTES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Según datos (PDF) de Consulta Mitofsky, en México las personas prefieren a Obama que a MacCain, 31% contra 6, una diferencia asombrosa y que es algo más marcada entre los mexicanos que tienen parientes en los EEUU (39 contra 7).  Total que si las elecciones de los estadounidenses dependieran de los mexicanos, el resultado sería abrumador. Lo mismo sucedería en Europa en general.

Es interesante que en los EEUU mismos, las encuestas de preferencia muestran algo totalmente diferente: números similares para ambos candidatos y con una cierta tendencia de Obama hacia abajo. El punto es interesante porque de ser ganador Obama, los mexicanos tendrían problemas mayores que con MacCain. Quizá sea que los mexicanos se han dejado llevar por primeras impresiones.

Una columna de Michael J. Boskin en el WSJ, contiene datos que son fascinantes. Los Obamanomics son para ponerse a temblar: Obama quiere renegociar unilateralmente el TLCAN, que es un factor clave de la economía mexicana y crear impuestos en EEUU que harían caer a la economía de ese país, de la que depende México. Además de implantar un estado de bienestar al estilo del Reino Unido.

El efecto neto total de los impuestos de Obama elevaría las tasas de personas y empresas pequeñas de casi 45 por ciento a casi 63, según el columnista. El senador de Illinois es un reputado proteccionista y tiene en la mira al TLCAN, a pesar de sus beneficios para todos. Con mayores impuestos en los EEUU y una economía cerrada, el desempeño mexicano sería muy afectado y, sin embargo, ese es el candidato preferido por los mexicanos 5 a 1.

No lo entiendo. Pero debe haber varias explicaciones. La más obvia de ellas, por mero sentido común, es la del desconocimiento y la ignorancia: muchos no tienen la menor idea de estas propuestas de su favorito. Se ha dejado llevar por impresiones, como las reportadas en los medios y que colocan a Obama como un fenómeno cultural que es lo opuesto de Bush.

Esto tiene una clave, según me dijo una persona: no importa quién eres, aún si eres el peor asesino, si tu te opones a Bush, en México serás popular, muy popular. Supongo que tiene su buena dosis de verdad lo que me dijo, a lo que debo añadir lo que en general he percibido: una cobertura de prensa de Obama que es abrumadamente positiva en un sentido general sin jamás profundizar.

Quizá sea uno de esos casos en los que pueda usarse la frase de alucinaciones masivas, algo muy propio de las democracias inmaduras que tienden a sucumbir ante el que más gobierno promete. Sea lo que sea, es un buen ejemplo de campañas electorales en las que lo que cuenta más no es lo que el candidato propone seriamente, sino los símbolos que utiliza y la forma de su mensaje, habilidades que Obama tiene de sobra.

Por mi parte, no dejo de sorprenderme de la situación que es por demás notable: en México se prefiere por gran diferencia a aquél cuyas medidas más lastimarían al país. Y no es que yo prefiera a MacCain, excepto por tener mucho menos Obamanomics que Obama mismo. Los dos son malos, aunque hay uno muy inferior al otro. Esto es, desafortunadamente, el drama de la democracia, la mediocridad de los candidatos. Y uno de ellos debe ganar por diseño.

El más deseable de todos es casi siempre el gobernante que menos daño puede causar, es decir, el que menos gobierno promete. Pero eso no necesariamente coincide con lo que se percibe y que es lo que cuenta. No puede esperarse que un alemán, o un mexicano conozcan lo suficiente para votar, ni siquiera por los candidatos propios, menos aún por los extranjeros.

Los votos se deciden más por impresiones personales, que son los símbolos que los candidatos emplean, con el más obvio siendo el evitar ser visto como un elitista y el más deseable, ser visto como una solución a los problemas que piensa la gente que el gobierno debe remediar. En resumen, la impresión que los medios han creado alrededor del senador de Illinois ha sido favorable, muy favorable.

Claro que esa impresión ignora las propuestas que Obama ha hecho y que dañarían a la economía de su país, pero eso es lo de menos para manifestar preferencias: lo que importa para decidir un voto, por lo visto, es lo menos importante del candidato.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras