Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Monopolio del Conocimiento
Selección de ContraPeso.info
7 febrero 2008
Sección: LIBERTAD ECONOMICA, Sección: Asuntos
Catalogado en: , , ,


ContraPeso.info presenta una idea de Bergmann. Agradecemos al Acton Institute el amable permiso de publicación. El autor es Bernd Bergmann, de Hanover, Alemania, estudiante de derecho constitucional y practicante en el Istituto Acton, la oficina en Roma del Acton Institute.

La idea central del escrito es contrastar dos formas muy diferentes de ver a la economía, la del gobierno de EEUU y la de la Unión Europea. En una se considera al consumidor, en la otra al burócrata.

La Comisión Europea ha lanzado otra investigación anti-monopolio contra Microsoft, justo cuatro meses después de que el creador de software con oficinas en Seattle pagó una multa de 497 millones de euros por supuestamente dejar fuera a rivales en los mercados de software de servidores y del media player. Adicionalmente a la multa, Microsoft fue obligado a dar acceso a los desarrolladores de programas a información anteriormente privada sobre su sistema operativo Windows.

La Comisión de la UE contempla ahora evidencia suficiente para iniciar una investigación sobre dos quejas.

• Una fue producida por un grupo de competidores que representan a IBM, Sun Mycrosystems y otras ocho empresas. Reclaman que Microsoft no provee suficiente información para permitir a productos rivales funcionar con Microsoft Office, la popular suite de programas que incluye a Word y Excel.

• La otra queja fue hecha por Opera, un productor noruego de navegadores de la Red, el que acusa a Microsoft de impedir a los consumidores el uso de navegadores que no sean el Explorer de Microsoft. Esta queja en particular ya fue hecha en los EEUU. El empaque conjunto del navegador y el sistema operativo fue reclamado a finales de los 90, pero una corte de apelación rechazó el juicio previo de otra corte, que declaraba ilegal la unión del Explorer con Windows para prevenir competencia.

El gobierno federal y la empresa llegaron a término el caso en 2001. Microsoft pudo salvarse de la separación de su negocio de navegadores, pero tuvo que hacer concesiones a sus competidores compartiendo información sobre su código de software y abriendo su sistema operativo a otras empresas.

A la Comisión Europea le agrada pensar que ella es más estricta que el Departamento de Justicia de los EEUU al atacar  posiciones dominantes de una empresa. Sin embargo, el asunto verdadero no debe ser el de qué tan estricto se es al combatir el dominio de mercado de las empresas líderes.

Hay en realidad una divergencia de filosofías sobre la competencia, entre la UE y EEUU.

Mientras que la comisión europea considera siempre en peligro a los intereses de los consumidores cuando el éxito de los productos de una empresa reduce el nivel de competencia, los EEUU en general tienden a favorecer un enfoque más pragmático al evaluar lo que es bueno para el consumidor.

Estas visiones diferentes pueden llevar a interpretaciones y políticas de competencia dramáticamente opuestas.

Por mucho, el enfoque europeo parece el método de un abogado que trabaja con definiciones de dominio de mercado que dispararan procedimientos claramente establecidos. En contraste, las autoridades de los EEUU ven el asunto de la competencia un poco más a través del lente del economista que tiene más voluntad para recolectar datos empíricos antes de llegar a una conclusión.

Por ejemplo, sobre una definición estricta de mercado dominado, el caso en contra de Microsoft reuniendo en un paquete a Windows y Explorer podría haber conducido a la escisión de la empresa. Datos de la Stern School of Business de la Universidad de New York, sin embargo, mostraron que los consumidores estadounidenses habían ahorrado miles de millones de dólares comprando al navegador y e sistema operativo como un producto integrado.

Una consecuencia de estas visiones divergentes de las regulaciones antimonopolio es poner a las empresas en obligación de cumplir con requerimientos legales inconsistentes en los dos mercados mayores de la economía mundial. Por un lado, esto produce incertidumbre legal para las empresas que han alcanzado una posición fuerte de mercado porque una defensa exitosa contra regulaciones antimonopólicas en un mercado dice muy poco en el otro.

Por el otro, esto crea más oportunidades para los competidores que no han sido exitosos en el mercado, quienes socavan la posición del líder por medios legales. Estos competidores pueden seleccionar el foro antimonopolio con la más “dura” reglamentación y así esperar elevar su participación de mercado, la que no lograron compitiendo directamente.

Este argumento no sólo contiene aspectos de eficiencia, también toca un asunto moral importante, el de la subsidiariedad, el que sostiene que esas decisiones deben ser hechas por los directamente afectados. En este caso, ellos son los consumidores. La Comisión Europea en Bruselas reclama el derecho de saber lo que es mejor para el usuario de software para computadores en Europa. . De este conocimiento “superior” deriva ella el poder para forzar a un producto estadounidense a diseñar sus productos de una cierta manera. Busca imponer un castigo financiero substancial en Microsoft por vender un producto que esa empresa cree que da mejor servicio a los consumidores.

Desde luego, Microsoft no impide que productos competitivos sean instalados en su sistema operativo. Desde su punto de vista, ofrece un producto integrado que es amigable a esos usuarios que no tienen tiempo ni interés en instalar productos separados.

Hay una ironía en esto: peleando en contra del monopolio de Microsoft, la Comisión Europea pretende tener otro monopolio, el del conocimiento que impone en los consumidores con el costo de soluciones más amigables, todo por instancia de los competidores de Microsoft.

Pero, ¿quién dio a la comisión la autoridad moral de seleccionar proveedores de software en sustitución de usted y mía? El reclamo de la comisión de conocer las necesidades de los consumidores mejor que Microsoft es negado simplemente viendo las páginas de internet de esas empresas. Microsoft ofrece una miríada de páginas de ayuda y soporte para sus productos, mientras la comisión “responde a solicitudes de la manera apropiada tan pronto como es posible”.

En otras palabras, usted puede o no tener una respuesta de Bruselas. Si usted tuviera que escoger entre Microsoft y la Comisión Europea para responder a sus preguntas, ¿Cuál preferiría?

Nota del Editor

• El punto de Bernd Bergmann es muy valioso y corresponde al reclamo final del intervencionismo estatal: el gobierno, o mejor dicho los gobernantes, saben más que las empresas y los consumidores; con ese conocimiento supuesto justifican medidas como la tratada en esta columna, o bien cualquier otra, como el control de precios, subsidios, cierres comerciales de fronteras y demás.

• La reciente oferta de Microsoft para la compra de Yahoo, seguramente, padecerá de la inconsistencia legal señalada por el autor: en un lado se verá el impacto en el consumidor y en el otro se verá una definición legal de lo que un burócrata piensa que que es de beneficio al consumidor.

• El WSJ, 2 de febrero, reportó:

Word of Microsoft’s $44.6 billion hostile bid for Yahoo was scarcely out yesterday before the Justice Department and Senate Democrats expressed their eagerness to “investigate” it… Microsoft will be put through a wringer, with all those bad memories of Microsoft’s “Netscaping” competitors and the “browser wars” brought back to the surface… Microsoft is a distant No. 3 in the search market. Yahoo, the No. 2 search engine, had seen its stock fall some 80% from its dot-com-era highs…  When Google won the bidding with a $3.1 billion offer for Doubleclick last spring, Microsoft led the lobbying to derail the deal. The arguments sounded suspiciously like those Microsoft derided in the 1990s. Google can now be expected to return the favor…


ContraPeso.info fue lanzado en enero de 2005 y es un proveedor de ideas e información  para lectores que buscan ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras