Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
No me Ayudes, Compadre
Eduardo García Gaspar
31 enero 2008
Sección: LIBERTAD ECONOMICA, NEGOCIOS, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Estamos acostumbrados a ver listas de muchas cosas. Una de ellas es la de los empresarios más ricos del planeta, o la de las nuevas maravillas del mundo, o la de las películas más taquilleras del año. Pero hay otra, la de un enfoque diferente y que recientemente trató un columnista, Alejandro A. Tagliavini en un escrito en el Diario Exterior de España (29 de diciembre).

Con datos de la revista Fortune, el columnista hace referencia a los empresarios con mayor influencia en el mundo. La confusión es obvia: no se trata de los más ricos, sino de los de mayor influencia, que no es lo mismo.

  • Tagliavini habla primero del segundo lugar en esa lista de influencia, “Rupert Murdoch, presidente de News Corp., compañía que engloba su imperio mediático, al que ha incorporado Dow Jones, la editora del The Wall Street Journal”.
  • El tercer lugar es del “presidente del banco de inversión Goldman Sachs, Lloyd Blankfein… gracias a la capacidad que tuvo la institución que dirige para sobrellevar la crisis originada en los créditos subprime, presentando en el tercer trimestre unos resultados ‘estelares’”.
  • Siguen los fundadores de Google, Eric Schmidt, Larry Page y Sergei Brin.

Y el primer lugar de esa lista es el “presidente del gigante informático Apple, Steve Jobs… el empresario más poderoso del mundo según Fortune”. Razones: la Apple II, la MacIntosh, Pixar, iPod, iTunes, iPhone, es decir, revoluciones reales con impacto en nuestras vidas.

El punto de Tagliavini al respecto es señalar que todo eso fue posible gracias a un talento raro que nunca recibió apoyos gubernamentales pero sí tuvo libertad de iniciativa. Es un buen punto el que hace Tagliavini, pero hay más.

S. Jobs, como otros muchos en diferentes escalas y menos conocidos, ilustran una diferencia que es vital en las economías y su desarrollo. No es lo mismo un empresario que un hombre de negocios. El empresario es un emprendedor y el hombre de negocios es un administrador. Por eso las listas son diferentes. Carlos Slim fue clasificado en la lista de lo que sería mejor llamada hombres de negocio millonarios. Jobs no tiene un lugar allí, pero sí en la lista de los emprendedores.

Y las listas distintas pueden mostrar también una paradoja: la sola fortuna no necesariamente es proporcional a la influencia. Un hombre de negocios es alguien con iniciativa, desde luego, y necesario en la economía, pero no es alguien con la habilidad de ver tan profundamente como el otro. Uno pondría una tienda tradicional de discos, con algunas novedades quizá, pero hasta allí. El otro crearía una  forma distinta de distribuir música y almacenarla.

La MacIntosh es otra buena ilustración de esa mentalidad diferente, si se compara por ejemplo con las PCs normales, especialmente las de hace años, y que se han visto mejoradas por causa de la presencia de MacIntosh. En el fondo, son los emprendedores de quienes dependemos, son los descubridores dentro de las empresas y que no son muy diferentes a los descubridores dentro de la ciencia.

Mi punto es señalar la diferencia entre ambos, hombres de negocios y emprendedores, al mismo tiempo que añadir otra idea: el progreso es muy dependiente de facilitar el camino de los emprendedores porque son los creadores. No es despreciar a los hombres de negocio, sino resaltar a los emprendedores, un tema que me temo sea desconocido casi por completo en América Latina tan víctima de ideas económicas equivocadas.

Ideas como la de programas gubernamentales de ayuda a las pequeñas empresas, la que suena bien, pero no da resultados. La mejor ayuda que puede recibir una empresa, un hombre de negocios y un emprendedor es la de un gobierno que se dedique a gobernar y nada más, sin meterse en lo que no sabe. Con que no estorbe, eso ya es de ayuda para todos. Porque al final de cuentas, los grandes adelantos e inventos, se dan donde menos intervención gubernamental existe. Es decir, donde el creador es libre de intentar realizar sus proyectos sin interferencia gubernamental.


ContraPeso.info fue lanzado en enero de 2005 y es un proveedor de ideas e información para el interesado en buscar explicaciones.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras