Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Nuevo Juego, Nuevas Reglas
Eduardo García Gaspar
13 mayo 2008
Sección: GOBERNANTES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


El nombre Alexander Graham Bell nos lleva a pensar en la invención del primer teléfono. Nació Bell en 1847, en Escocia, más específicamente en Edimburgo, una gran ciudad.

La importancia del invento del primer teléfono ha sido usada por comediantes para señalar que en realidad no es tan importante, pues lo que realmente marcó la diferencia fue la invención del segundo teléfono… un único aparato de esos de poco sirve sin el segundo.

Lo que no se sabe tanto es que Bell tuvo una madre y una esposa que eran sordas, lo que afectó su vida y le hizo trabajar en técnicas relacionadas con esa enfermedad, lo que como consecuencia inesperada ayudó a crear la telefonía. Esta situación es la que liga a Bell con la situación mexicana en estos momentos: quizá sea todo un problema de sordera entre los políticos. Tal vez sea una cuestión de inventar muchos más teléfonos para que hablen entre sí.

Y es que, no sé si a usted le sucede lo mismo, pero tengo esta impresión: la democracia es un sistema político que necesita ciertas cualidades en los gobernantes y quizá la principal de ellas sea la de discutir, escuchar, argumentar, ceder, negociar y similares. Es decir, hablar y escuchar razonando. La democracia no es un sistema que funcione invadiendo tribunas legislativas y tomando las decisiones de gobierno por medio de bloqueos de calles.

Todo empezó, me parece, con la natural ambición mexicana de cambiar el sistema político de partido de estado y tener uno de competencia entre partidos. Nada malo hay en eso, al contrario. Pero en el camino sucedió algo: todo lo que atrajo la atención mexicana fue la realización de votaciones válidas. No era sorpresa poner la mirada allí, dadas las elecciones pasadas tan llenas de fraudes.

Y la cuestión culminó en 2000, con la elección de un presidente que resultó de cortas miras, pero que al fin era de otro partido. Había terminado la era del partido de estado y comenzado una nueva que tuvo su origen en votaciones legítimas, que era todo lo que se creía que era importante. Fue olvidado que la democracia es bastante más que tener elecciones válidas.

El logro democrático mexicano fue real, pero sobre todo parcial. Un buen sistema de elecciones no basta. Es necesario, pero no suficiente. Llegamos a donde queríamos llegar, pero ya allí no sabemos aún qué hacer con los resultados de elecciones legítimas. Esto es especialmente cierto en el caso de los gobernantes: lucharon por elecciones legítimas, las lograron, pero ahora no saben cómo comportarse.

La forma de comportamiento del gobernante bajo el sistema de partido único era uno de sumisión ante el presidente. Las luchas internas se mantenían ocultas. No se le pedía otra cosa al gobernante que lealtad. No necesitaba tener ideas, ni iniciativas. Ni siquiera necesitaba hablar. Con decir ‘sì’ a las instrucciones que recibía era suficiente.

Eso era especialmente marcado en diputados y senadores, los que ahora en el nuevo sistema necesitan más cualidades: pensar, decidir, escuchar, negociar, ceder. Ninguna de ellas era necesaria antes. Esto es vital, dado que es en el poder legislativo donde más de practica la democracia y se necesitan esas habilidades.

Es decir, el olvido de la parte democrática es muy notable en las acciones de los legisladores mexicanos. Por esto es que se dan tomas de tribuna, se impiden sesiones y los partidos son más fuente de alboroto que causan de tranquilidad. Los legisladores llegaron a sus puestos por medio de elecciones limpias y eso es bueno… pero aún carecen de esa habilidad para escuchar a la que Bell tanta atención puso.

Creo que un gran número de ciudadanos padece el mismo defecto, que es el de mantener la misma manera de pensar de antes, aplicada ahora a un sistema nuevo. Para ser más claro, es como haber antes estado jugando futbol y ahora estar jugando basquetbol, las reglas son diferentes, ya no se vale patear.

Que eso suceda con los ciudadanos no es tan importante como que también le suceda a los partidos y los legisladores. Ellos deben aplicar las nuevas reglas y ser ejemplo de eso al resto.

Post Scriptum

He leído también la versión de que la madre y la hermana de Bell eran sordas, y no la esposa. Sea lo que sea, el punto permanece vigente.


ContraPeso.info fue lanzado en enero de 2005 y es un proveedor de ideas e información para el interesado en buscar ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras