Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Otro Medio Más: La Tierra
Eduardo García Gaspar
28 mayo 2008
Sección: GOBERNANTES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Los gobernantes tienen su gracia. Por ejemplo, el presidente Calderón en México lanzó recientemente un plan de medidas que buscan aminorar los precios de los alimentos. Es un plan de emergencia, anunciado como una gran medida gubernamental: los políticos están preocupados por precios al alza.

Y, curiosamente, el centro del plan de Calderón es una idea muy vieja, que tiene al menos desde finales del siglo 18 en su versión más conocida. Lo que el presidente mexicano anunció fue la eliminación de impuestos a la importación de trigo, maíz blanco y amarillo, frijol y demás, como sorgo y soya. El anuncio fue acompañado de todo su gabinete para decir lo que ya había sido considerado una buena idea siglos antes.

El tema podría ser usado en una comedia de errores que satirizara a los gobernantes: resulta que para reducir precios ahora liberan la importación de productos y eso quiere decir que los precios altos anteriores se debían a otra cosa que el mismo gobierno hizo, limitar las importaciones. Primero las limita, luego las libera. Es como de locos.

Al final de cuentas, decía un amigo, la economía es un asunto de sentido común, bastante fino, pero común al final. ¿Compraría usted un bien a un tercero? La decisión es simple, lo compra si fabricar ese artículo le cuesta más a usted que el precio que pagaría por adquirirlo. Por eso usted compra cerveza, salchichas, ropa y demás. Usted importa a su casa esos bienes y lo hace para vivir mejor que en el caso de tener que fabricar sus propios zapatos, por ejemplo.

No tiene sentido producir en casa lo que en otras partes tiene un precio menor. Nada complicado. Si en otras partes el maíz es más barato que el que usted produciría, entonces le conviene comprarlo a quien sea que lo produzca, en su propio país o fuera de él. Y entonces usted puede especializarse en producir otras cosas que los demás demanden…. para comerciar con ellos.

La lógica es perfecta, pero ha sido alterada por los gobernantes: se les ocurrió proteger a los agricultores quienes dicen que el país debe ser autosuficiente para producir, digamos maíz. Quizá lo podíamos comprar más barato a otros agricultores en Argentina, o EEUU, pero se insiste en producirlo localmente y sale más caro. De allí el remedio de urgencia ahora, que debía ser la regla y no la excepción: libre comercio irrestricto de todo para beneficio de las personas.

¿Quién gana en esa alteración de la lógica? Antes que nada, el que pierde es el consumidor, todos los mexicanos. Los que ganan son dos, los gobiernos que ganan más poder y los productores agrícolas que producen lo suficiente como para vender. Los campesinos que sólo producen para autoconsumo no se ven alterados realmente. Y como las ayudas a los productores de lo que podría importarse más barato salen de los impuestos, resulta que usted es el que les ayuda a ganar más de lo que debieran.

No podía faltar esta parte en el plan de Calderón, quien incluyó entre las acciones planeadas “apoyos a los pequeños productores”, “tecnificación del campo” y similares. Lo mismo de siempre y que es precisamente lo opuesto a lo que debe hacerse. Un agricultor no es diferente a otros productores, pero se las ha arreglado para convencer al gobierno que recibir ayudas es algo patriótico.

Si todos los productores fueran como los del campo, entonces también deberían recibir ayudas, incluyendo a lo fabricantes de bolígrafos, pantuflas y jabones. La verdad es que la tierra es un medio de producción más, igual que otros, y que no merece tratamientos especiales. Dividir la tierra, como su hizo en México, con el ejido, produjo votos para el PRI, pero no alimentos. [véase La Reforma Agraria a los ojos de Mises]

Comencé diciendo que los gobernantes tienen su gracia y de verdad creo que la tienen. Fueron políticos los que dijeron que por el bien del país debían prohibirse las importaciones de productos porque así los ciudadanos vivirían mejor. Y son también políticos los que ahora dicen que no, que para vivir mejor conviene abrir las fronteras para reducir precios. Mejor que una comedia de errores, todo esto parece una obra de teatro del absurdo, que se arreglaría el día que se comprenda que el campo es otro medio de producción y nada más.


ContraPeso.info fue lanzado en enero de 2005 y es un proveedor de ideas e información para el interesado en buscar ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras