Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Partidos Junto Al Gran Cactus
Eduardo García Gaspar
25 junio 2008
Sección: GOBIERNO, Sección: Una Segunda Opinión, Y FABULAS E HISTORIAS
Catalogado en: ,


Un cuento de Lie Zi, en la Dinastía Han, en China, narra que una vez un cazador viejo que caminaba por el bosque divisó un venado. Se acercó sin hacer ruido. Disparó su arco con tanta fortuna y habilidad que el venado cayó muerto allí mismo. Siendo imposible cargar al venado, el cazador lo cubrió con hojas para venir con ayuda al día siguiente.

Camino a su casa, el cazador trató de recordar el sitio en el que había escondido al venado. No lo pudo hacer. Recordaba detalles, pero no el lugar exacto. Tan desesperado estaba el cazador viejo que comenzó a hablar en voz alta consigo mismo, narrando partes descriptivas del lugar, pero vagamente. Al final, pensó el viejo que si no podía recordar el sitio, eso se debía que todo había sido un sueño.

Pero ese cazador no estaba solo. Había sido escuchado por otro cazador que usando la información que le había sin querer proporcionado, pudo encontrar el lugar en el que el venado había sido escondido. Siendo más joven y fuerte, cargò el venado y lo llevó a su casa. Allí contó a su mujer: “Un cazador viejo soñó que había matado a un venado y olvidado dónde. Yo encontré al venado, por lo que ese sueño debe ser verdad.”

La esposa le dijo, “Quizá haya sido que tú soñaste escuchar a otro cazador. Ya que el venado está aquí, ¿fue un sueño lo del otro cazador, o lo tuyo?” A lo que el joven cazador respondió que nada importada, sueños o no, el venado estaba allí en la mesa.

Llegó la noche, y el cazador viejo que era viudo, tuvo un sueño. Soñó que caminaba por el bosque mientras era seguido por otro cazador que le escuchó hablar de matar al venado y esconderlo. Vio en sueños la casa del joven cazador y al día siguiente fue a encontrarla. Llegó allí y tocó la puerta, vio al joven cazador y al venado que él había cazado.

Acudió con el juez del pueblo y le contó lo ocurrido, lo de los dos sueños y del cazador joven que le había quitado al venado que él había matado. El juez analizó el caso, después de escuchar a ambas partes: un hombre mata a un venado y cree que es un sueño, luego sueña que mata a un venado y cree que es realidad, otro hombre oye el sueño de otro y descubre un venado, pero no sabe si lo suyo también es un sueño.

“Qué se divida en dos el venado”, ordenó el juez, pues el venado era lo único real y lo demás eran sueños o parecían serlo. La cosa no terminó allí, puesto que el cazador viejo apeló la decisión del juez alegando que su decisión era un sueño que él tuvo y debía ser consultado un juez superior. Este juez, una vez que escuchó a las partes, alegó que él no estaba soñando ni tampoco los demás, por lo que debía mantenerse la decisión de dividir el venado entre los dos cazadores.

Con este tipo de cuentos, quizá deba pensarse en la posibilidad de que yo sea el que está soñando que estoy contando un cuento, aunque podría ser que el que es usted el que sueña que está leyendo esto. O quizá ambos, usted y yo, podamos estar viendo que son otros los que sueñan y tratan de obtener todo el venado, o mejor dicho, todo el poder.

Puede ser que los miembros de los partidos políticos mexicanos sueñen que tienen todo el poder para gobernar y que no quieran que el poder sea dividido entre ellos. Lo quieren todo y están dispuestos a todo en sus sueños. Además, soñando, embelesados en las alucinaciones del poder, se olvidan del resto de las cosas, de las que no son sueños y que necesitan hacerse.

O quizá sea que no son propiamente sueños como los tendría un ser humano cualquiera, sino visiones ilusorias, grandes ensueños de poder y tremendas fantasías ideológicas que creen en utopías posibles. No sé en realidad qué les sucede a los gobernantes en México, ni en qué sueñan. Todo lo que puedo ver es una realidad que puede ser remediada.

Pero que no lo es. Las decisiones prácticas que necesitan las modernizaciones del país no se toman y prefieren ellos los letargos fantásticos de diálogos nacionales y consultas populares. Si al mexicano lo representan como dormido sentado bajo un cactus con el sombrero sobre la cara, ahora esa imagen se aclara, es la de los partidos mexicanos.


ContraPeso.info fue lanzado en enero de 2005 y es un proveedor de ideas e información para el interesado en buscar ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.




esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras