Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Pemex: Discusión y Dogma
Eduardo García Gaspar
7 mayo 2008
Sección: NACIONALISMO, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Privatizar o no privatizar a Pemex, el monopolio estatal petrolero mexicano, ésa parece ser la discusión y es la equivocada. Mejor sería colocar el tema de manera diferente: entre mejorarla o dejarla como está. Sería más provechoso ver esto último que lo primero.

Es desafortunado en mi opinión al menos que el tema haya sido mal entendido por la opinión pública, la que lo ve como una cuestión entre privatizar o no hacerlo. En el fondo no se trata de eso, sino de tomar a una empresa mal manejada y hacerla mejor. Eso es todo y creo que nadie estaría en contra de mejorarla… lo que no va a poder hacerse bien porque el tema ha sido confundido.

Contra eso, hay poco que hacer. No creo que nadie en poco tiempo tenga el poder de persuasión tal como para cambiar una fuerte opinión pública que en lo general ha mal comprendido el problema por décadas: para ella hay una disyuntiva que es muy real y que establece que el petróleo en manos del gobierno es bueno para los mexicanos.

Y, del lado opuesto, el petróleo en manos de varias empresas privadas es malo, según esa opinión. Consecuentemente se cree en mayoría que el monopolio petrolero debe permanecer en manos del gobierno y que si la empresa está mal manejada, entonces lo que debe hacerse es mejorar su administración y manejo.

Las evidencias, razonamientos y pruebas en contra de esa manera de pensar resultan inútiles en mi experiencia. Estamos frente a un dogma de fe que no puede ser cuestionado, una especie de fundamentalismo patriótico que he llamado lo nacionalmente correcto: si usted lo cuestiona, de inmediato será acusado de traición a la patria.

El dogma petrolero mexicano viene de la historia oficial aprendida en la educación pública. Un presidente heroico expropió a las villanas empresas extranjeras el petróleo con la ayuda del pueblo, el que espontáneamente donó propiedades personales para ayudar a pagar el costo de ese acto. Contra una historia mítica y épica es difícil razonar.

Detrás de ella se encuentra ese razonamiento que justifica la propiedad estatal del petróleo: sólo en manos del gobierno ese recurso será de ayuda para todos los mexicanos y eso no sería posible si estuviera en manos de varias empresas privadas. Por eso es que se argumenta que el petróleo es de los mexicanos, no porque haya propiedad real, que no la hay, sino porque se cree que la empresa ayuda a todos los nacionales.

La verdad es que todas las empresas ayudan a los mexicanos, incluso las que están en otras partes si es que los mexicanos les compramos algo. También es verdad que buena parte de los resultados de esa empresa van al gobierno y con esos fondos se hace algo de beneficio público… pero eso mismo se hace con los impuestos que otras empresas pagan.

El punto de Pemex no es que dé dinero al gobierno, puesto que todos los que pagamos impuestos hacemos eso mismo, sino que da mucho, tanto que la misma empresa queda sin fondos para reinversiones (que es lo que permiten las utilidades mayores de estos tiempos).

La mala comprensión del problema del monopolio estatal, además, es fomentada intencionalmente por algunos gobernantes para los que retirar esa empresas de su control significa perder poder y beneficio personal. Quizá sea por esto que el asunto sea intencionalmente comprendido como una disyuntiva entre privatizar o no, sabiendo que la mayor parte de las personas no lo creerá conveniente.

Con esa mala comprensión no sorprende que la discusión sea fundamentalista, imposible de arreglar y dirimida por medio de marchas de protesta. Sería mejor comprender el problema como uno de mejora y tener la mente abierta a soluciones, las más convenientes y que serían de mayor real beneficio a todos.

Es éste otro ejemplo interesante de una situación más general que se refiere a ensueños y quimeras públicas que desafían la razón y evitan soluciones prometedoras. Cuando alguien realmente cree que el petróleo en manos de la burocracia es de beneficio para todos y nos hará vivir mejor, esa idea será muy difícil de modificar pues se trata de un dogma, contradictorio, pero dogma nacional al fin.

Es, en verdad, creer que Pemex es una religión nacional intocable. Más fácil, mucho más, es hablar de religión que de Pemex.

Post Scriptum

Un amable lector comento lo siguiente:

No Don Eduardo el debate no es ideologico. Eso se usa para ahorrarse el analisis y la argumentacion. Tres premios nacionales en Ingenieria Petrolera: Felipe Ocampo Torrea, Francisco Garaicochea Petrirena y Rafael Decelis Contreras respaldan con estudios tecnicos y economicos la inconveniencia de las propuestas calderonistas. Igualmente lo hacen 2 doctores en Economia Petrolera de la Universidad de Grenoble Francia, Fluvio Ruiz Alarcon, Jose Luis Manzo Yepez y ademas el Dr. Victor Rodriguez Padilla y el Dr. Juan Carlos Boue Graduado en Oxford. Sin Olvidar: al Dr. Javier Jimenez Espriu; Ex Director de la Facultad de Ingenieria de la UNAM y Ex Director de Comercializacion de Pemex; al Contador Francisco Rojas Gurierrez Ex Director General de Pemex y al Dr Rene Drucker. Que Facil es ahorrarse estudios y analisis para descalificar indolententemente y simplemente decir: Dogmaticos Nacionalistas.

Se trata de un argumento que cita nombres con autoridad sobre el tema. Puede ser atacado con una lista de nombres que piensan lo opuesto y que tienen también autoridad y premios. Quizá pueda hablarse de Hayek, Premio Nobel, y otros más. Se trata de una forma muy débil de argumentación por ambas partes. La mejor argumentación estaría enfocada al empleo de razones teóricas y prácticas sobre el monopolio estatal. Por otro lado, me parece indudable que la discusión tiene una muy grande dosis de ideología y emocionalidad.


ContraPeso.info fue lanzado en enero de 2005 y es un proveedor de ideas e información para el interesado en buscar ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.



No hay comentarios en “Pemex: Discusión y Dogma”
  1. Juan Jaime Castillo M. Dijo:

    El debate no es ideologico. Eso se usa para ahorrarse el analisis y la argumentacion. Tres premios nacionales en Ingenieria Petrolera respaldan con estudios la inconveniencia de las propuestas calderonistas. Igualmente lo hacen 2 doctores en Economia Petrolera de la Universidad de Grenoble y ademas el Dr. Victor Rodriguez Padilla y el Dr. Juan Carlos Boue Graduado en Oxford. Que Facil es ahorrarse estudios y analisis para descalificar indolententemente y simplemente decir: Dogmaticos Nacionalistas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras