Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Pemex: Mal Entendido
Eduardo García Gaspar
16 octubre 2008
Sección: Sección: Una Segunda Opinión, SOCIALISMO, Y FABULAS E HISTORIAS
Catalogado en:


Hay al menos un caso actual que recuerda la historia del asno racional. El cuento, hasta donde sé, proviene de un filósofo francés, Jean Buridan (1300-1358), monje franciscano y rector de la Universidad de París. Un tipo que por cierto, como muchos otros de esos tiempos, sostenía que el precio justo de un bien era el que se tenía en el mercado.

Supóngase, dice la historia del asno, que este animal es un pensador frío y calculador, que puede pensar razonablemente como nadie más. Un día, caminando por la granja en la que vive, el asno se encuentra en una situación muy peculiar. Está a una distancia exactamente igual de su alimento, dos pacas de heno que son idénticas.

El asno hace cálculos y más cálculos determinando eso que temía: las pacas son iguales en todo y él se encuentra a exactamente igual distancia de ambas. Por lo tanto, sus cálculos le indican iguales costos y beneficios en ambas direcciones, por lo que no puede tomar una decisión. Sigue pensando, pero tal igualdad le hace imposible decidir y termina muriendo de hambre en medio de su alimento.

Lo que puede concluirse de la historia es que el asno no era tan racional como pensaba, o que al menos tenía la mente muy cerrada, pues sólo había considerado dos opciones, las de los dos montones de heno. Si hubiera tenido algo de imaginación habría visto otras opciones de decisión: se quedaba en medio dudando entre ambas pacas y moría, o seleccionaba cualquiera de ellas y vivía. Su objetivo era mantenerse con vida, no la selección de una paca.

El error del asno era uno de comprensión del problema, al que definió mal y por eso no podía tomar una decisión que pensara fuese conveniente. Es, insisto, un error de mal entendimiento de la decisión a tomar y que impide ver opciones mejores diferentes. Algo similar, pero no igual, me parece que sucede en México con la reforma energética. Me explico.

La situación es clara, la de una empresa petrolera monopólica e ineficiente que maneja reservas decrecientes y provee bienes vitales para la actividad económica. Sin duda hay opciones para mejorar la situación, pero ellas están condicionadas por un mal entendimiento del problema.

Las opciones examinadas por todas las partes son variaciones posibles en una dimensión única, la de qué hacer con ella siempre que permanezca en manos gubernamentales. No se examina, ni considera siquiera, que existen otras opciones alternas: dejarla en manos del gobierno o pasar a la empresa a manos privadas… y que si pasa a manos privadas, venderla como una sola pieza o fragmentada en varias partes.

En esta historia actual no hay un asno solamente, sino varios. Unos prefieren su idea de reformar al monopolio estatal y otros la suya. Se encuentran discutiendo agriamente entre ellos sin ponerse de acuerdo. Unos quieren ir por su camino y otros por el suyo. Será probable que se queden en medio y al final el monopolio no mejore en nada y se desvanezca. El objetivo de la reforma energética es dar al país energéticos para su crecimiento, no dar gusto a las opiniones de los partidos políticos.

La historia de estos asnos es aún peor que la de Buridan. El asno de su historia no sabía que existían otras posibilidades. Pero los asnos del monopolio estatal sí lo saben y las han rechazado. Su error es aún mayor por esta razón.

¿Por qué razones se ignoran otras opciones posibles? Mucho se ha comentado la razón pragmática, que es la de reconocer que ese monopolio es fuente de ingresos para el gobierno. Una fuente mayor a la que son el resto de las empresas privadas. Si el monopolio se rompiera y privatizara, las nuevas empresas pagarían impuestos iguales a los del resto de las compañías. Nadie quiere reducir sus ingresos voluntariamente.

Y también se ha comentado que existe otra razón, una de naturaleza ideológica. Ella hace creer que el hecho de que un gobierno maneje un monopolio petrolero produce bienestar. Desde luego sí lo produce y mucho, pero no es un bienestar general para los ciudadanos, sino uno sectorial y muy focalizado en unas pocas personas.

Muchos pensadores de esos tiempos, como Buridan en el siglo 14 y otros en siglos siguientes, tenían un sentido común descomunal y podían reducir complejos problemas a palabras sencillas. Incluso a veces con historias pueblerinas, pero que tienen el mérito de despojarse de la basura intelectual que tanto daño hace. No intento comparar a nuestros gobernantes con esos animales, pero sí la situación que enfrentan y que no alcanzan a comprender.

Post Scriptum

Lo anterior crea un escenario posible futuro, el de la desaparición del monopolio estatal petrolero mexicano. Los gobernantes enfrascados en discusiones entre ellos dejan pasar el tiempo sin resolver la situación central de la empresa y esta desaparece poco a poco hasta llegar el momento en el que se hace necesaria la importación de energéticos… y el problema se soluciona de esta manera totalmente imprevista por los gobernantes.

La discusión entre las partes mexicanas que están decidiendo la reforma energética en México fue reportada así por Grupo Imagen (15 octubre 2008):

Con la reserva del voto perredista, las comisiones unidas de Energía y Estudios Legislativos del Senado aprobaron ayer el primer paquete de la reforma energética, con el cual México contará con una planeación energética de Estado a 15 años, porque será diseñada por el Ejecutivo, pero avalada y revisada por el Congreso de la Unión.

Además, permite la creación de la Comisión Nacional de Hidrocarburos, como un organismo desconcentrado de la Secretaría de Energía para vigilar que los proyectos de exploración y extracción de Petróleos Mexicanos y sus organismos subsidiarios se hagan en condiciones económicamente viables; el ritmo de extracción de los campos, el factor de recuperación de yacimientos y las tecnologías utilizadas.

De igual forma, crea el ordenamiento legal para el Aprovechamiento Sustentable de la Energía, con base en un Programa Nacional que permita alcanzar el uso óptimo de la energía en todos los procesos y actividades para su explotación, producción, transformación, distribución y consumo.

Los integrantes de las comisiones unidas dieron así el aval a tres de los siete dictámenes que integran la reforma energética del país. Están por aprobarse la Ley para el Aprovechamiento de las Energías Renovables y para el Financiamiento de la Transición Energética; la Ley de Petróleos Mexicanos, la Ley Reglamentaria del Artículo 27 Constitucional en Materia de Petróleo y la Ley de la Comisión Reguladora de Energía.

Vea usted, por tanto, que la posibilidad de la desaparición gradual de Pemex es más probable de lo que puede pensarse. Los gobernantes van a planear a 15 años, revisando cada poder ese planeación; van a crear una comisión de vigilancia; van a producir un ordenamiento legal dentro de un programa; y van a crear más leyes. Mientras producen todo eso no podrán producir energéticos.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras