Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Pregunte al Que Menos Sabe
Eduardo García Gaspar
29 febrero 2008
Sección: EDUCACION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Las percepciones no suelen coincidir con la realidad. Cuando ambas, realidad y opinión coinciden, se ha encontrado una verdad. Si no coinciden, se dice que la opinión es falsa. Esto, que es obvio, tiene una aplicación fascinante cuando se hacen encuestas de opinión pública. Una de ellas, realizada en México por Consulta Mitoksky (enero 2008, en PDF), es un buen caso para examinar a la opinión pública, cuando se confunde a la opinión con la verdad.

La opinión buscada fue una pregunta un tanto viciada de origen: ¿A cuál de los tres países le ha beneficiado más el TLC? El vicio principal de la pregunta es dar un supuesto, el de que el tratado ha beneficiado a un país más que a otros. Es un serio error metodológico que invalida la encuesta. Otra razón la invalida también: supone que el interrogado sabe del tema y qué significa TLC (no se menciona el TLCAN).

Sin considerar esos errores, los resultados son dignos de examinar.

  • Cuando los encuestados son forzados a mencionar un país sobre los otros dos, entre hombres y mujeres no hay diferencias importantes: más o menos la mitad de ellos creen que el principal beneficiado es EEUU.
  • Lo mismo se repite entre los tres grupos de edad: la mitad de ellos piensa lo mismo, algo más marcadamente en los más jóvenes, que opinan que EEUU es el principal beneficiado.
  • En las tres categorías de escolaridad sucede algo asombroso: a más escolaridad más inclinación a creer que el principal beneficiado es EEUU: universitarios 65% y primaria o menos 47%.
  • En cuanto al ingreso el patrón se repite, a más alto ingreso más creencia en EEUU como el más beneficiado: clase alta 61% y clase baja 49%.
  • Y en la división geográfica, todas las regiones de México opinan en alrededor del 50% que el principal beneficiado ha sido EEUU, muy especialmente el Bajío y el Centro de México. La excepción notable es el norte de México, donde ese porcentaje es sólo de 36%. Finalmente, es digno de notar que en una pregunta sesgada y mal hecha, aún así un 21% mencionó que los tres países se habían beneficiado.

Ignoremos los sesgos de la encuesta para preguntarnos qué utilidad tienen sus datos suponiendo que sean reales. Un experto en encuestas diría que se trata de un buen ejemplo de que no importa la pregunta que se haga, siempre va a tener una respuesta aunque ésta no tenga valor. Un economista diría que la encuesta es una buena muestra de que no se necesita saber para opinar. Un cínico podría afirmar que allí se ilustra el principio de que la firmeza en las opiniones está en proporción inversa al conocimiento que se tiene del tema.

Pero el punto que interesa es el del político en busca del voto. Para él, la encuesta vale oro molido. En pocas palabras, le indica que logrará más votos si en su plataforma él adopta una posición en contra del comercio exterior y explota la creencia de que el único país beneficiado por el TLCAN es EEUU.

Si ese fuera el único punto electoral, lograría alrededor de la mitad de los votos. Si acaso, el político quiere lograr el voto de los jóvenes más educados y de mayor ingreso en el centro del país, le convendrá hablar mal del comercio exterior: alrededor de un 60% de ellos estará de acuerdo con él.

Lo curioso es que para hacerlo no tuvo que hacer nada más que tomar los datos de una encuesta de percepciones, no necesariamente de verdades. Insisto: esos votos serán obtenidos sobre la percepción de un fenómeno sobre el que los encuestados tienen muy escasa información y que, según muchos, no corresponde a la realidad. Para tomar una decisión política se llamó a un consultor, el que menos sabe del tema.

Consecuentemente el mecanismo de uso de datos de opinión pública es peligroso. Primero, usted hace una pregunta a varios cientos o miles de personas, sobre un tema como el uso de las reservas del Banco de México. Luego la gente responde. Tercero, el político asume como bandera propia lo que la mayoría piense, quizá usar las reservas para estimular a la economía. Claro que si eso se hace el país tendrá entonces serios problemas, pero el político habrá sido elegido porque prometió hacer lo que el inexperto recomendó.

Post Scriptum

Las encuestas son fascinantes. Por ejemplo en las partes siguientes de la mencionada se encuentran estos datos para el total de los encuestado:

  • Al comprar un bien el principal factor a considerar es el precio 43%, la calidad 38% y la costumbre 17%.
  • Pero, al mismo tiempo, el 52% dijo que si le pidieran comprar bienes mexicanos lo haría aunque ellos fuesen más caros. ¡Sí, cómo no!
ContraPeso.info fue lanzado en enero de 2005 y es un proveedor de ideas e información para el interesado en buscar ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.




esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras