Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Racismo: una Definición
Leonardo Girondella Mora
12 febrero 2008
Sección: DERECHOS, Sección: Asuntos, Y MATERIAL ACADEMICO
Catalogado en:


Con material que encontré en una de columna de Arnold Kling, Race, IQ and Education, intento tratar un tema que suele ser tabú, el del racismo —la creencia de que existen diferencias notables entre personas y que ellas son debidas a su raza.

Nadie estará en desacuerdo con la primera parte —sí existen grandes diferencias entre las personas, diferencias sustanciales en habilidades y capacidades. El problema grande se da cuando esas diferencias buscan ser explicadas en buena parte tomando a la raza como variable causal o con poder de explicación. Lo que intentaré hacer es profundizar sobre el asunto en espera de una mejor comprensión del mismo.

El racismo se fundamenta, como dije, en supuestos necesarios:

• primero, existen grandes diferencias de capacidades entre las personas;

• segundo, existen razas que pueden ser definidas y que explican mucho de las diferencias de capacidades personales;

• y, tercero, toma de acciones prácticas que dan tratamientos diferentes a los grupos formados por raza.

De esta manera, el racismo es una forma posible de explicar una realidad innegable de variedad de capacidades y que permitiría afirmar que, por ejemplo, los individuos de la raza B tienen mayor capacidad de aprendizaje que los de la raza D. Se trata de una herramienta explicativa que tiene valor predictivo —alguien podrá decir que cierta persona, por el hecho de pertenecer a cierto grupo racial, tiene más de ciertas habilidades que le harán tener un ingreso más elevado que las personas pertenecientes a otra raza.

Pensar en términos racistas tendría en sí mismo escasas consecuencias, si no fuera acompañado por acciones concretas, como leyes que traten de manera diferente a personas de acuerdo al grupo racial al que pertenecen. Nótese que se trata de tratamientos diferentes y que no necesariamente significan un mal trato a un grupo —también pueden significar un mejor trato a alguno de los grupos.

A. Kling dice que existen cuatro enfoques para tratar el tema —los que tomo como eje central de lo siguiente y a lo que añado ideas propias. Son formas de acción basadas en el racismo.

Segregación

Puede ser entendido como un apartheid formal o no. Consiste en dos creencias combinadas. La primera es el racismo propiamente, el establecer que sí hay diferencias de capacidades en las personas y que ellas son debido a la raza a la que pertenecen. La segunda determina que por la razón anterior son justificables medidas forzadas de tratamientos diferenciales tendientes a separar a las razas con uno de los grupos en un plano de inferioridad.

Una medida de separación de razas es sencilla de ejemplificar, como en el apartheid de Sudáfrica o en el uso de baños para blancos en el sur de los EEUU durante el siglo pasado —por no mencionar las crueldades del nazismo. En la segregación hay claramente un grupo lastimado, el considerado inferior y que es definido en términos de raza.

La segregación racial es una de varias posibles formas de separación entre grupos —existen otras, como el machismo, que considera a las mujeres como un grupo de capacidades inferiores y las trata de manera diferente, como por ejemplo, negándoles permisos de conducir o prohibiéndoles votar en elecciones. En todas las formas de segregación se da la existencia de al menos un grupo que es tratado como inferior.

Compensación

Es el otro lado de la segregación, una forma de separación que reconoce razas, reconoce habilidades diferentes y acepta un problema de desigualdad que pretende corregir con tratamientos preferenciales dados a los grupos que define como en desventaja. Un ejemplo de esto es la affirmative action en los EEUU, o la defensa de los usos y costumbres indígenas en México.

Con la segregación, el grupo segregado es colocado en un plano inferior —pero con la compensación, el grupo favorecido en colocado en una posición superior. Por ejemplo, la segregación implicaría que al menos un grupo racial no tuviera derecho a votar en elecciones de gobierno, ni que personas de esa raza ocuparan puestos públicos. Bajo un sistema compensatorio, todos tienen derecho a votar y a ser elegidos, es decir, todos tienen los mismos derechos, pero se le da preferencia a algunos de los grupos, por ejemplo, estableciendo una cuota mínima de candidatos pertenecientes a cierto grupo racial.

La compensación es como una segregación a la inversa, que no retira derechos a nadie, pero da privilegios adicionales a algún grupo definido racialmente. Las concesiones especiales a grupos indígenas son un ejemplo de racismo compensatorio —acepta diferencias personales explicadas por la existencia de rasgos de raza e identifica a un grupo que define como inferior, igual que lo hace la segregación, pero en lugar de darle un tratamiento de inferior le da un tratamiento de superior. Su objetivo es corregir esa desigualdad.

Negación

Es la postura políticamente correcta —simplemente niega que exista la noción de raza, e incluso que existan diferencias de capacidades entre las personas. Es la postura de la avestruz que ofrece la ventaja de aislarse del asunto, negando que exista. Su posición es la de rechazar todo lo que connota siquiera débilmente la posibilidad de que existan diferencias personales basadas en la raza.

Si acaso, por ejemplo, alguna escuela formara un grupo de estudiantes con retraso en alguna materia para darles cursos remediales, y en ese grupo predominaran miembros de alguna raza, los partidarios de la negación reclamarían que se trata de un acto discriminatorio indebido. Igual harían si, por ejemplo, se enfrentaran a alguna información que reportara que en alguna profesión no existe un número proporcional de personas de cierta raza.

Individuación

Es un enfoque distinto que parte de las personas, y no de la raza, ni de grupos predefinidos. Cada persona es tratada de manera individual, sin prejuicio de raza, pero al mismo tiempo el enfoque está abierto a encontrar variables que expliquen los diferenciales en habilidades y capacidades —y si acaso alguna diferencia individual pudiera ser explicada racialmente, ello motivaría a su discusión abierta y no a su negación.

Lo que separa a la individuación de los tres enfoques anteriores es su punto de partida —la segregación, la compensación y la negación creen en la existencia de grupos antes de considerar personas y por esto pueden entenderse como enfoques colectivistas siempre dispuestos a formar grupos que potencialmente están en pugna inevitable. La lucha de clases de Marx es un buen ejemplo de esa mentalidad.

Por su parte, el enfoque de individuación tomaría el caso de cuotas raciales en un sistema político y lo juzgaría irrelevante —lo importante no es la raza a la que el gobernante pertenece, ni si es mujer o no, pues lo que vale es la calidad de la persona no tanto los grupos en los que podría clasificarse.

Al tratar el tema del racismo y examinar esos cuatro enfoques he querido profundizar sobre el tema yendo en contra de los partidarios de la negación, quienes rehusan siquiera que exista —pero también, señalar la similitud que existe entre la segregación y la compensación, dos posturas que son esencialmente iguales y que sobre bases raciales proponen tratamientos diferentes para las personas. En mi opinión, el enfoque más deseable es el de tratar a las personas individualmente, sin negarse a discutir abiertamente la posibilidad de diferencias entre grupos o clasificaciones de personas.


ContraPeso.info fue lanzado en enero de 2005 y es un proveedor de ideas e información  para lectores que buscan explicaciones.



1 comentario en “Racismo: una Definición”
  1. emanuel teixeira Dijo:

    muy bueno el tema. Me gusto mucho. Gracias.
    emanuel teixeira





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras