Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
SIDA: Petición Razonable
Eduardo García Gaspar
6 agosto 2008
Sección: SALUD, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


En la reciente Conferencia Internacional sobre SIDA sucedió algo notable. Antes de que hablara el presidente mexicano, lo hizo una adolescente guatemalteca que, dice un reportaje, “abogó porque los niños, niñas y adolescentes que viven con VIH, como ella, sean escuchados”. (Grupo Reforma, 4 agosto 2008)

Se llama Keren Dunaway-González, tiene 13 años, habló unos pocos minutos y fue aplaudida tres veces. Dijo que “los niños, niñas y adolescentes que viven con VIH tienen muchas metas, y que la de ella es ser cantante”. Y en sus propias palabras,

“Estoy estudiando mucho para alcanzar ese sueño que sólo puede ser posible cuando se nos tengan cuidados y atención, y se nos asegure que tendremos siempre los medicamentos que necesitamos… Necesitamos que contemos con la información sobre nuestra sexualidad y los cambios que experimenta nuestro cuerpo y cómo lo estamos viviendo. Los niños, niñas y adolescentes que vivimos con VIH queremos participar y ser escuchados”.

La situación es interesante y debe partir de un punto clave. Es cierto y debe ponerse atención en la difícil situación de enfermos, especialmente de niños y adolescentes, que tienen padecimientos graves. Son todos casos que llaman a hacer algo para remediar la situación hasta lo que sea posible.

Pero, no veo por qué poner más atención en una enfermedad que en otra. No veo la razón por la que un niño con cáncer no reciba la misma atención y cuidado que uno que tiene VIH, o trastornos óseos. Y me causa una cierta zozobra que exista un evento específico sobre una enfermedad concreta y no sobre otras. Sería preferible una conferencia sobre enfermedades infantiles serias, todas y no una sola de ellas.

Otra cosa que me llama la atención es la situación entera: un clásico caso de argumentos compasivos que piden favores al gobierno. Un amigo les llama chantajes morales. Hé aquí a una adolescente que quiere ser cantante y pide frente a Ban Ki-Moon, el secretario general de la ONU, que se le cumpla su deseo, que se le otorguen cuidados y se le den todas las medicinas que sean necesarias.

¿Quién no se siente movido por tal adolescente? Y sin embargo, las decisiones razonables no pueden partir de argumentos emocionales. Usted no le puede pedir al capitán de un avión que por favor le haga llegar con bien a su destino porque va de vacaciones con sus hijos. No es suficiente. Se necesita que el capitán realmente sepa volar, que el avión sea confiable. Los sentimientos mueven, pero no son bastantes ni suficientes.

Igualmente me siento movido por el niño que tiene cáncer, y que quiere ser ingeniero. El padecer VIH no es causa para recibir más atención. Y más aún, una acción razonable será dedicar recursos a donde más efectos tuvieran, donde más muertes se evitaran. Pero hay algo que en el caso del SIDA puede hacerse sin costo monetario alguno.

Se sabe que existen varias formas de contagio de esa enfermedad, pero que las principales son la sexual y sanguínea. Sabiendo esto, resultaría una acción importante el apelar a todos aquellos que saben que la padecen a abstenerse de todo contacto sexual y uso de drogas. Con ellos podría elevarse el nivel de contención del padecimiento.

Todo lo que se necesita es apelar a los buenos sentimientos y el sentido de compasión por los demás por parte de los que ya están infectados. Estoy seguro de que ellos entenderán que se trata de un sacrificio personal que vale la pena y que podría evitar casos como el de esta adolescente que quiere ser cantante.

Mi punto aquí es que todos podemos ayudar. Todos y, muy especialmente, los que ya padecen esa enfermedad o tienen alto riesgo de contraerla. Es por solidaridad entre ellos mismos y por la buena intención de que menos personas la padezcan. Estoy seguro de que un enfermo de cáncer, suponiendo que su padecimiento fuera contagioso por saludarse de mano, no querría que otros lo padecieran y evitaría tocas sus manos.

No creo que sea mucho pedir que los enfermos de VIH participen activamente y en conjunto con las instituciones a las que ellos piden ayuda y medicinas, prometan que de ahora en adelante su conducta será de tal manera que llevarán a cero las conductas que se sabe contagian a otros. No hacerlo, sería muy egoísta de su parte.

Post Scriptum

Una nota de El Universal reporta que,

La bisexualidad que manifiestan los migrantes al llegar a la ciudad de Tijuana, en el estado de Baja California, es el principal factor para la expansión de la epidemia del Virus de Inmunodeficiencia Adquirida (VIH) y el sida, no sólo para México sino también para Centroamérica, advierte un estudio de la Universidad de California y del Centro Nacional para la Prevención y Control del Sida. Ambas instituciones hacen un llamado para crear “un plan urgente” para atender a los grupos en situación de riesgo: migrantes, trabajadores sexuales, personas que usan drogas inyectables y hombres que no reconocen su bisexualidad.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras