Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Terrible Libertad de Expresión
Eduardo García Gaspar
18 noviembre 2008
Sección: LIBERTAD CULTURAL, MEDIOS DE COMUNICACION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


El ex candidato a la presidencia de México en las pasadas elecciones tuvo frases interesantes hace no mucho. Dijo que en México,

“la mayoría de los medios de comunicación no sólo no cumplen con su responsabilidad social, sino que actúan como instrumentos de control y manipulación, al servicio del régimen decadente que padecemos… ante la dictadura de la televisión y de los medios de comunicación en general, con honrosas excepciones, hemos decidido luchar por hacer realidad el derecho del pueblo a la información”.

Estas afirmaciones fueron dichas dentro de un mitin de protesta frente a los edificios de Televisa.

No es para llamar la atención en realidad. La motivación central de López Obrador es la de, sin duda, una cobertura de medios que no le gusta, o no le es conveniente. Y en estos casos, la frase del derecho a la información es de gran valor. Todo aquel que desee criticar a los medios, puede usarla y verse políticamente correcto.

El tema general es mucho más profundo de lo que él menciona. Los medios en lo global tienen muy diversas funciones. Desde proveer información hasta dar entretenimiento. Cuando dan información, ella puede ser muy variada. Pueden informar sobre el último niño adoptado por A. Jolie, o sobre el presupuesto del gobierno mexicano. Una parte importante de muchos medios es el informar sobre sucesos políticos y económicos.

A esa parte me quiero referir. El mero hecho de llevar esa información a las personas da poder y de eso no hay duda. En un mundo ideal e imposible, todos los medios con esa información serían iguales, tan iguales que un sólo medio sería suficiente. Pero en el mundo real, son necesarios varios de ellos para dividir ese poder… igual que se divide el poder político.

Si los medios son libres, ellos estarán sin remedio sujetos a las consecuencias de la imperfección humana y mostrarán tendencias alejadas de lo objetivo. El fenómeno ha sido probado hasta la saciedad: los reporteros y jefes de sección, en televisión, prensa, radio, tienen simpatías políticas y creencias ideológicas que alterarán la forma de reportar los eventos. No hay forma de evitarlo.

Pero las consecuencias de lo anterior sí pueden aliviarse en mucho por medio de la existencia de muchos medios. Tome usted a Televisa antes de la existencia de TVAzteca: México tenía un sólo noticiero nocturno y que estaba muy alejado de ser ejemplar. La sola adición de una nueva cadena mejoró en mucho las cosas. Imagine usted lo que haría una tercera cadena nacional, una cuarta y más medios de ese tipo.

La competencia entre ellos ayudaría a evitar versiones únicas de eventos, aunque propiciaría quizá la búsqueda de escándalos llamativos pero irrelevantes. Los ciudadanos, sobre todo, ya no serían estandarizados por la existencia de un sólo medio y a la larga se acostumbrarían a la inquietud natural que los medios tienen.

Esa existencia de multiplicidad de medios, contiene una enorme variedad de versiones, puntos de vista, creencias. Varias de ellas serán chocantes, superficiales, inexactas y tendenciosas en la opinión de muchos. Esto es lo que me regresa a los comentarios del ex candidato. Eso que él ve en los medios no le gusta y usa el derecho a la información como excusa para propone que lo que él quisiera ver en los medios es lo que debe hacerse.

No es el primero que solicita eso, y que la final de cuentas en una reacción que llevaría a la situación anterior, la de muy pocos medios, idealmente uno, que contenga la información que a él le gustaría. Lo siento, señor ex candidato, pero si a usted no le gusta lo que dicen los medios, aguántese que esa es una consecuencia de la libertad de expresión.

La realidad de que muchas noticias y comentarios sean contrarios a lo que piensa alguien, el que sea, es una consecuencia de la libertad. Y se trata de escoger entre la libertad de expresión o su opuesto, la censura. Ninguna de las dos es perfecta, las dos contienen consecuencias negativas, pero sin duda, la mejor es la de la libertad.

No es esto una defensa de las cadenas de televisión, sino de la libertad. Lo que se ve en muchas de ellas es aborrecible, al igual que en otros medios, pero es preferible esto que la imposición de las ideas de una persona en los medios.

Post Scriptum

Las palabras del ex candidato fueron tomadas de una nota periodística (12 noviembre 2008, Grupo Reforma). El Universal (23 noviembre 2008) reportó: “López Obrador se quejó nuevamente de un bloqueo informativo, sin embargo su equipo de prensa bloqueó el acceso a varios medios de información. Protestará contra Hacienda y Televisa”.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras