Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Tiempos Mejores Vendrán
Leonardo Girondella Mora
4 marzo 2008
Sección: ETICA, Sección: Asuntos
Catalogado en: , ,


Muchas personas estarían dispuestas a jurar que estos tiempos son los peores que se han vivido en la historia de la humanidad —un fenómeno que se explica por la influencia desmedida de lo reciente: lo pasado y lo remoto no son siquiera considerados en los juicios. Con facilidad será dicho que la pobreza de hoy es mayor que la de tiempos idos, olvidando la realidad.

Aunque sin duda, en las porciones materiales, los tiempos actuales son de tal naturaleza que provocan espanto ante la pobreza, cuando antes la miseria era la regla —también hay cambios importantes en otras cuestiones, las no materiales, y que tienen un impacto de tal magnitud que no fácilmente puede observarse.

Se necesitan las observaciones de personas con una habilidad especial para entender uno de los grandes sucesos del siglo 20 —un cambio importante en la manera de pensar y que, por desgracia, ha abierto la puerta al más fácil establecimiento de regímenes dictatoriales. Una de esas personas es Paul Johnson, el historiador inglés, y autor de muchas obras entre las que destaca Tiempos Modernos.

En ese libro, Johnson dice que en los inicios del siglo 20 comenzó una creencia muy peligrosa —la de pensar que no existen absolutos. Fue un efecto colateral, imprevisto e indeseable de la popularización de la Teoría de la Relatividad de A. Einstein. Esa teoría aplicaba a la Física, no a la Moral; pero las personas en un acto de miopía extrema comenzaron a hacer popular esa frase que aun hoy se repite —“todo es relativo”.

No importa que sea sencillo probar la falsedad de tal frase, las personas tomaron, al menos muchas de ellas, la frase como una verdad revelada y moderna que rechazó los absolutos. Hablar de esto resultará incomprensible para muchos, esos que consideran a las cuestiones de pensamiento una tarea inútil por no tener una aplicación inmediata que ellos entiendan en su mente corta.

Lo que significó realmente el ataque a los absolutos fue el establecimiento de la imposibilidad de distinguir entre lo bueno y lo malo, entre lo debido y lo indebido —todo es relativo, todo es igual, nada importa. De la Relatividad se pasó al relativismo, un paso en el que tuvieron contribuciones importantes como Marx y Freud, quienes ayudaron a hacer desaparecer el sentido de responsabilidad personal basado en absolutos.

Quien busca una aplicación práctica o un efecto concreto de esa pérdida de absolutos quizá tenga dificultades —pero, un tipo de persona aprovechó con creces esa pérdida y pudo establecer regímenes impensables antes: el dictador totalitario que pudo definir qué es lo conveniente y justificar así gobiernos nazis, por ejemplo, o comunistas. En ellos, todo se valía, aunque significara la muerte de millones de vidas —en un mundo relativo, la vida carece de valor.

Lo que quiero establecer es que en nuestros tiempos se han tenido avances importantes en los aspectos materiales —es bien conocido cómo prosperar y cómo erradicar la pobreza. Pero al mismo tiempo que existe una gran riqueza material, se tiene una pobreza mental de consideración ocasionada por el relativismo: donde todo es permitido nada hay sagrado y digno de cuidar. El mundo ideal de estos tiempos es el de una situación en la que nada existe que sea digno de lucharse por ello —un pobre mundo rico sin nada valioso.

El vacío creado, sin embargo, reclama ser llenado y lo es —se llena con ideas chatarra que son moda del día, como las ideas políticamente correctas de tolerancia, diversidad, ecologismo y otras más, que son simples expresiones contagiosas, todas colocadas en nichos que antes ocupaban los absolutos.

Incluso a pesar de esa opinión un tanto pesimista de estos tiempos, el panorama es optimista. Si se conoce el error cometido, se está en una mejor posición para corregirlo. Regresar a la valoración de los absolutos, que permitan distinguir entre lo bueno y lo malo, será seguramente un paso futuro, con una lección duramente prendida.

Nota del Editor

Esta página ha enfatizado estas ideas desde su inicio. Un resumen de las ideas de Paul Johnson puede verse en Las Ideas Tienen Consecuencias. Los argumentos en contra del relativismo están bien explicados en Rebatir El Subjetivismo.


ContraPeso.info fue lanzado en enero de 2005 y es un proveedor de ideas e información  para lectores que buscan ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras