Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Tres Comedias, Un Tema
Eduardo García Gaspar
15 abril 2008
Sección: EFECTOS NO INTENCIONALES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Es como una comedia involuntaria. En el primer acto, el dictador Chávez declara que expropiará las cementeras en Venezuela. Se arma un embrollo y en el segundo acto se dice que no, que eso se hará sólo con empresas antes privatizadas. Se tranquilizan las cosas. En el tercer acto, se declara que las cementeras deberán vender el 60 por ciento de sus acciones al gobierno, lo que incluye a Cemex de México, Lafarge de Francia y Holcim de Suiza.

Es un buen caso para en una clase mostrar lo que no debe hacerse en un país: los gobiernos están para crear confianza, no para disminuirla. Cuando un gobierno se comporta así, erráticamente en contra de la propiedad particular, se evita la formación de capital y sin él, el bienestar baja. Pero los gobiernos también pueden cometer otras tonterías.

Vayamos ahora a México. Otra comedia. Una reforma electoral reciente reguló la propaganda electrónica de los partidos. Ese mayor control, se dijo, produciría ahorros importantes. Ahora resulta que esa regulación de la publicidad de partidos, centralizada en el IFE, requiere más presupuesto, unos 1,400 millones de pesos. Se necesitan para vigilar la publicidad en televisión y radio por distrito electoral, no por cobertura del medio. Es decir, un mismo canal de televisión nacional será vigilado en cada distrito electoral.

Este caso también es digno de poner dentro de una aula de clase para ilustrar la teoría de los efectos no intencionales: se hace una regulación que persigue ahorrar dinero pero el implantarla cuesta más que lo ahorrado. En el caso de Venezuela se disminuye la creación de capital y en el caso de México, se desperdician recursos que los mexicanos pagan con sus impuestos.

Ahora viene el caso cubano. Ahora se están dando reformas y cambios que son muy llamativos. Por ejemplo, ahora los cubanos ya pueden comprar aparatos para ver DVDs. Antes era ilegal tenerlos. Los pueden comprar porque hay un segmento de cubanos que tiene una moneda especial, los pesos convertibles que tienen un valor similar al dólar estadounidense.

Lo curioso es que el sistema de doble moneda hace que en un país cuyo gobierno desea la igualdad de ingresos, haya diferencias que son ajenas al mérito personal: un empleado de hotel puede ganar mucho más que un médico. Otro caso de resultados indeseados, ocasionado por acciones gubernamentales que persiguen algunos objetivos y logran lo opuesto de lo que quieren. También podía, el caso cubano, ser usado en un salón de clase para mostrar qué no debe hacerse.

Esos casos en tres países diferentes muestran que la incapacidad gubernamental no es propia de un país, o de un sistema de gobierno. Ataca a todos por igual, muy especialmente a los gobiernos entrometidos en los asuntos que son de los particulares. Cuando en los EEUU, hace unos años, se prohibieron importaciones de acero, se salvaron 5,000 empleos… pero se perdieron cinco veces más en industrias que usaban el acero.

El caso del Concorde es legendario para mostrar malos resultados gubernamentales. Pero, si los gobiernos tienen desempeños tan decepcionantes y al mismo tiempo son tan necesarios, queda el problema de remediar esa incapacidad. ¿Qué hacer? La respuesta es simplificar a los gobiernos, darles pocas funciones, importantes pero pocas: mantener el estado de derecho, aplicar la ley, tener buena policía, tener tribunales confiables y alguna otra cosa, pero nada más.

El resto de las cosas debe estar en manos de los particulares. Esta es la idea que R. Reagan expresó en una de sus famosas frases, “Los gobiernos no crean los problemas, los subsidian.” Por eso mismo la Gran depresión duró más de lo debido, porque fue subsidiada por el gobierno.

No es que los gobiernos no deban existir. Creo que son necesarios y no tienen sustitutos aceptables. Pero sí es que comprendamos que en su esencia misma tienden a crecer y que su crecimiento más allá de límites lógicos, daña a todos. Los gobiernos no deben rebasar esos límites de su razón de ser. No saben de cemento, no saben de vigilancia de medios y no saben de economía.


ContraPeso.info fue lanzado en enero de 2005 y es un proveedor de ideas e información para el interesado en buscar ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras