Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
11 Domingo Ordinario B
Textos de un Laico
12 junio 2009
Sección: Sección: Asuntos, Y TEXTOS DE UN LAICO
Catalogado en:


• La primera de las lecturas (Ezequiel 17, 22-24) nos da las palabras de Dios mismo, quien dice, “Yo tomaré un renuevo de la copa de un gran cedro, de su más alta rama cortaré un retoño. Lo plantaré en la cima de un monte excelso y sublime”.

Continúa el texto, “Echará ramas, dará fruto y se convertirá en un cedro magnífico. En él anidarán toda clase de pájaros y descansarán al abrigo de sus ramas. Así, todos los árboles del campo sabrán que yo, el Señor, humillo los árboles altos y elevo los árboles pequeños; que seco los árboles lozanos y hago florecer los árboles secos. Yo, el Señor,  lo he dicho y lo haré”.

La imagen de un gran árbol en un monte es poderosa. Acarrea ideas de belleza, protección, cobijo, guía, crecimiento, vida. La lectura usa la imagen como una promesa de Dios y de su poder.

• El evangelio de hoy (Marcos 4, 26-34) cuenta las palabras de Jesús cuando quiere él explicar al Reino de Dios, también con esa imagen de árboles:

— “El Reino de Dios se parece a lo que sucede cuando un hombre siembra la semilla en la tierra: que pasan las noches y los días y, sin que él sepa cómo, la semilla germina y crece; y la tierra, por sí sola, va produciendo el fruto: primero los tallos, luego las espigas y después los granos en las espigas. Y cuando ya están maduros los granos, el hombre echa mano de la hoz, pues ha llegado el tiempo de la cosecha”.

— “¿Con qué compararemos el Reino de Dios?…  Es como una semilla de mostaza que, cuando se siembra,  es la más pequeña de las semillas;  pero una vez sembrada, crece y se convierte en el mayor de los arbustos y echa ramas tan grandes, que los pájaros pueden anidar a su sombra”.

Las dos comparaciones perfeccionan la idea del Antiguo Testamento. Ahora Jesús aclara su significado. El Reino de Dios es comparable a la planta que se siembra, desde su semilla, creciendo para dar fruto hasta el tiempo en el que llega el tiempo de la cosecha.

Es inevitable que esto haga pensar en nuestra propia vida y el Reino de Dios en ella, que nos hace crecer para dar frutos hasta el momento en el que Jesús nos llama, el tiempo de la cosecha. Pero también es comparable a la pequeña semilla de mostaza que sorprende por el tamaño al que llega una vez crecida. El Reino de Dios, sin duda, es así en nosotros, cuando crecemos.

• En la segunda lectura (Corintios, 5, 6-10), San Pablo nos exhorta a confiar. Dice, “Siempre tenemos confianza, aunque sabemos que, mientras vivimos en el cuerpo, estamos desterrados, lejos del Señor. Caminamos guiados por la fe, sin ver todavía.  Estamos, pues, llenos de confianza y preferimos salir de este cuerpo para vivir con el Señor. Por eso procuramos agradarle, en el destierro o en la patria”.

Lo anterior le da pie a escribir ahora, “Porque todos tendremos que comparecer ante el tribunal de Cristo, para recibir el premio o el castigo por lo que hayamos hecho en esta vida”.  Quizá esto puede verse como comparecer ante ese tribunal mostrando el resultado de la semilla que Dios plantó en cada uno de nosotros, es el tiempo de la cosecha.

Las tres lecturas, en su conjunto, apuntan hacia una realidad, la de que Dios está al pendiente de nuestras vidas. Nos ama y no podría ser de otra manera. Confiando en él y su amor por nosotros, suceden maravillas, como el crecimiento de una semilla, por pequeña que sea. Con Dios crecemos y damos cosecha, la que se nos pedirá presentar en ese tribunal.

Y esa cosecha depende totalmente de nosotros. Puede ser tan grande o reducida como se quiera. La decisión es nuestra. Y para tomarla sólo necesitamos tener fe en una cosa, el amor de Dios por nosotros. Somos como semillas, con voluntad propia, que Dios siembra; germinamos a nuestra voluntad, crecemos porque lo deseamos. Es un canto a nuestra libertad. Todo depende de nosotros. Del otro lado, hay una certeza clara, la de que Dios nos ama y quiere vernos ser cosecha abundante.


La idea de Textos de un Laico nació en 2004: el intentar encontrar los comumes denominadores de las tres lecturas de la misa católica de cada domingo.

&&&&&&

Eclesiastés 3

1 Hay un momento para todo y un tiempo para cada cosa

bajo el sol:

2 un tiempo para nacer y un tiempo para morir,

un tiempo para plantar y un tiempo para arrancar lo plantado;

3 un tiempo para matar y un tiempo para curar,

un tiempo para demoler y un tiempo para edificar;

4 un tiempo para llorar y un tiempo para reír,

un tiempo para lamentarse y un tiempo para bailar;

5 un tiempo para arrojar piedras

y un tiempo para recogerlas,

un tiempo para abrazarse

y un tiempo para separarse;

6 un tiempo para buscar

y un tiempo para perder,

un tiempo para guardar y un tiempo para tirar;

7 un tiempo para rasgar y un tiempo para coser,

un tiempo para callar y un tiempo para hablar;

8 un tiempo para amar y un tiempo para odiar,

un tiempo de guerra

y un tiempo de paz.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras