Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Aborto: Lógica Ilógica
Selección de ContraPeso.info
24 agosto 2009
Sección: ETICA, Sección: Asuntos, SEXUALIDAD
Catalogado en: , ,


ContraPeso.info presenta un texto del Padre Tadeusz Pacholczyk quien hizo su doctorado en neurociencias en la Universidad de Yale y su trabajo post-doctoral en la Universidad de Harvard.

Tadeusz Pacholczyk es sacerdote de la Diócesis de Fall River, Massachusetts, y se desempeña como Director de Educación en The National Catholic Bioethics Center, en Philadelphia, el que nos otorga el permiso de reproducción. La traducción de sus columnas es de María Elena Rodríguez.

Muchas personas e instituciones de influencia en nuestra sociedad, entre ellos Hollywood y los medios masivos, apoyan el aborto.  Para justificar su posición, sin embargo, tienen que evadir eficazmente toda lógica e ignorar ciertos hechos obvios.

Un ejemplo de estas evasiones es recurrir al ya trillado argumento de que el aborto sólo atañe al cuerpo de la mujer.  En palabras de la actriz Amy Brenneman, protagonista del programa de televisión Judging Amy:  “Mientras que la mujer no tenga realmente soberanía sobre su propio cuerpo, nos falta camino por recorrer”.

El error obvio de este argumento fue hábilmente usado hace algunos años por la supermodelo Kathy Ireland (que estaba a favor del aborto) durante una entrevista en televisión:

“Hay quienes dicen ‘Bueno, se trata del cuerpo de la mujer; es decisión de ella.  Hay un 50% de probabilidad de que el bebé que espera sea varón, y tendrá pene.  Las mujeres no tienen penes. Así que el bebé sólo está residiendo en su cuerpo; no es parte del de ella”.

Aunque  decir que los bebés tienen sus propios cuerpos es decir algo obvio, los defensores del aborto están prestos a danzar alrededor de ello para promover su agenda.  Esta danza también se hace evidente cuando el asesinato de algún abortista acapara los titulares en los medios.

Cuando hace poco fue asesinado el Dr. George Tiller, abortista de embarazos de último trimestre en Kansas [Estados Unidos], casi todos los grandes medios se centraron únicamente en la tragedia, genuina, de su muerte, pero ignoraron la tragedia de las 60,000 muertes que el mismo Tiller coordinó dentro de sus clínicas.

Varios comentaristas, sin embargo, percibieron inmediatamente este doble estándar.  Ann Coulter, por ejemplo, mencionó satíricamente “…Este loco al azar que mató a Tiller … Realmente no me gusta pensar que lo asesinaron.  Terminaron a Tiller, en el 203avo  trimestre”.

Más adelante, Coulter comentó: “En lo personal, estoy en contra de que se les dispare a los abortistas, pero no quiero imponer mis valores morales a los demás”.

Esta comentarista no se quedó sin poner en evidencia la torcida lógica moral detrás de tanta retórica e ingeniería verbal, como la del  “Si no crees en el aborto, no te lo hagas”, a la cual ella replicó: “Si no crees en matar abortistas, no los mates”.

Quizá nadie haya sintetizado más claramente la mortal lógica de la postura abortista como lo hiciera la Madre Teresa, cuando en su discurso por el Premio Nóbel de la Paz en 1979, declaró: “Si una madre puede matar a su propio hijo, qué más da que yo te mate a ti, o tú a mí.  Qué más da matarnos unos a otros”.

El caos moral del aborto muchas veces se debe a que sus promotores fingen no saber cuándo comienza la vida.

George Jonas, en un ensayo que ingeniosamente tituló Pensamientos de un Ex Feto (Thoughts from an Ex Fetus) hace notar cómo los defensores del aborto tienen que

“fingir que no se dan cuenta de que la vida es un proceso autónomo, un continuo desde que es cigoto hasta su jubilación por tercera edad; una fuerza sostenida, que empieza cuando empieza, y sigue creciendo, a menos que la aspiren… Tienen que fingir que no se dan cuenta de que, si el feto no estuviera vivo, no tendrían que matarlo”.

La explicación más sensata de por qué los promotores del aborto van tan animosamente en contra de la lógica e ignoran lo obvio, quizá sea la del escritor Dale Vree.  En 1989 lo invitaron a una “plática de sobremesa” sobre el aborto en la que participaban seis prominentes provida (pro-life), seis prominentes pro-elección (pro-choice), y uno o dos indefinidos.

Vree pensó que el debate se centraría en cuándo comienza la vida, pero no fue así.  Ni siquiera se habló de los casos difíciles –violación e incesto. Cuando una de las feministas discutía que el aborto sólo tenía que ver con el derecho a elegir, uno de los provida replicó que la elección ya se había hecho desde que la mujer decidió tener sexo.

Finalmente, uno de los pro-elección exclamó: “Nosotros somos pro-sexo y ustedes son anti-sexo”, queriendo decir, según Vree, que

“ellos están a favor de mucho sexo de muchas formas, mientras que los provida piensan que el sexo debe limitarse al matrimonio heterosexual… Los proelección dejaron en claro que están entregados a la revolución sexual, y esa revolución no tendrá éxito si no se cuenta con la garantía  del aborto, y esa es la verdadera preocupación”.

Parece que este es el meollo del asunto, la preocupación central que ha motivado a las feministas radicales, a Hollywood, y a muchos otros promotores del aborto para sacrificar a millones de bebés por nacer, y de quienes no se habla, desde principios de los años 70.

George Jonas también puso el dedo en la llaga con su explicación: “Inventamos palabras vagas como “elección” (choice) para matar,  y dilemas inmaduros, como fingir no saber cuándo comienza la vida, asegurándonos así de que nada obstaculice la búsqueda de Santa Claus de Virginia [Virginia Woolf].  Nada debe interferir con su propósito de autorrealización  –misma que depende (según parece) de su sano apetito sexual”.

Si lo analizamos, esta es probablemente la mayor tragedia de nuestro tiempo: haber permitido que los deseos sexuales sin orden o mal ordenados de hombres y mujeres llegaran a torcer la lógica moral más elemental, al grado de matar a tantos de nuestros niños.

Nota del Editor

La frase citada por el autor, “Los proelección dejaron en claro que están entregados a la revolución sexual, y esa revolución no tendrá éxito si no se cuenta con la garantía  del aborto, y esa es la verdadera preocupación”, no es exagerada y puede ser probada en libros de texto usados por adolescentes es México, de unos 13 años, en los que el amor es reducido a aspectos físicos y la opción del aborto en natural. En entregas futuras el tema será tratado examinando textos de esos libros.


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras