Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Análisis Sentimentales
Leonardo Girondella Mora
12 octubre 2009
Sección: FALSEDADES, PROSPERIDAD, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


La historia de las ranas fue contada ya hace tiempo en esta página y es un buen ejemplo de un análisis sustentado en clisés inútiles —quiero añadir otro ejemplo similar y que demuestra lo mismo: una conclusión lamentable.

He escuchado y leído diversas versiones, pero todas ellas tienen en común los elementos siguientes:

• Los hechos suceden siempre en un remoto lugar habitado por indígenas.

• Uno o más de esos indígenas muestran una curación con algún remedio local y que lleva al menos décadas de usarse, posiblemente varios siglos —por ejemplo, la savia de una planta que produce una cicatrización más rápida, o alguna otra cosa similar.

• Un turista o varios son testigos de esa curación y se llevan muestras de la sustancia —la que investigan, desarrollan y lanzan como una medicina con la que realizan pruebas y lanzan al mercado con éxito: la medicina cura a muchos y estas personas logran ganar una buena cantidad de dinero.

Con esos elementos genéricos se construye un escenario sentimental —lo que siempre es una mala idea para hacer un análisis. En manos emocionales que por definición son superficiales, la historia se usa para mostrar la injusticia que comete quien gana millones aprovechando el conocimiento de alguien que queda en la pobreza sin gozar de esas utilidades.

La comparación es digna de una telenovela —un indígena pobre frente al poderío de unos inversionistas que se ríen del indígena, con quien no están dispuestos a compartir nada. Esta historia y sus variaciones se han empleado en programas de televisión y escuelas. Se usa para santificar la pobreza y satanizar la riqueza.

Lo que quiero hacer a continuación es proveer otros elementos de análisis y que son objetivos:

• El conocimiento de los poderes curativos de la planta llevaba años —los indígenas lo conocían quizá por siglos, sin aprovecharlo más y sin compartirlo con otros. Durante mucho tiempo, no vieron la oportunidad de negocio que se les presentaba y tampoco los movió el deseo de ayudar a otros con su descubrimiento. La suya fue una conducta miope y egoísta.

• Los turistas que aprovecharon la planta curativa gastaron dinero en investigaciones y pruebas, más costos de producción —lo que les da derecho a recuperar su inversión y tener utilidades. Podían haber fracasado y perder la inversión. Esta realidad no se narra nunca en la historia original. Se presupone que todo el mérito es de los indígenas.

• Tampoco se narra la gran diferencia entre los indígenas y los turistas —que es el sentido de emprender y que hace una diferencia grande. Si los indígenas hubieran tenido el sentido del emprendedor, hubieran sido ellos los beneficiados con las ganancias de los turistas que lanzaron la medicina.

• Y se da por supuesto, como algo obvio, que quienes ganaron tanto dinero, nunca regresaron al remoto lugar a realizar obra alguna de beneficio a esos indígenas —pudieron no hacerlo, es cierto, pero no hay nada que indique que no lo hicieron. Incluso pudieron ayudar a los indígenas a cultivar la planta de mejor manera y pagarles por ello.

Todo lo que he querido demostrar es un ejemplo de un análisis sentimental que yerra en la lección que pudiera sacarse. Otro caso de otro clisé que es imposible de resistir ver más de cerca.

La moraleja sentimental de historias como ésta es un lamento improductivo —la caricatura de un indígena comparada con la caricatura de un turista son explotadas para hacer sentir lástima de la situación del indígena.

La mejor lección que puede contarse es otra —es la falta de espíritu emprendedor en uno y su existencia en otro, que es lo que marca la diferencia: el indígena es el malo de la historia, el que desaprovechó la oportunidad que tenía y que fue lo suficientemente egoísta como para no ayudar con sus conocimientos a muchos miles de personas fuera de su lugar.

Si alguien no está de acuerdo en considerar al indígena como el malo de la historia enfrenta la otra opción —considerarlo como el tonto ignorante que no tiene la capacidad mental para darse cuenta de las cosas. Si el indígena hubiera sido un emprendedor, esta historia no existiría.


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.


No hay comentarios en “Análisis Sentimentales”
  1. yaki Dijo:

    estuvo chever espero que me lleguen mas a si a mi correo , gracias, claro que cada ejemplo sea diferente





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras