Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Burradas Burocráticas
Eduardo García Gaspar
3 agosto 2009
Sección: GOBIERNO, Sección: Una Segunda Opinión, SOCIALISMO
Catalogado en: ,


Un pequeño suceso, en México, de hace unas pocas semanas, es una gran muestra de lo que merece ser llamado, burradas burocráticas. Una burrada es una acción burocrática que tiene por objeto corregir otra burrada anterior, y que termina empeorando la situación.

Lo que quiero hacer es ir más allá de lo comentado usualmente en estos casos. Vayamos primero a una acción burocrática reciente en México. El objetivo de tal acción era el promover la venta de autos nuevos. De entrada suena mal: nada tiene que hacer un gobierno distorsionando a los mercados. ¿Por qué no promover la venta del resto de los bienes?

Pero, en fin, esa promoción de coches nuevos, por supuesto, sigue el proceso burocrático por naturaleza: debe cumplirse con un trámite complicado para obtener 15,000 pesos que el gobierno dará (en realidad lo damos los que pagamos impuestos). Primero, usted tiene que tener un auto de más de 10 años y demostrarlo, para comprar un auto de no más de cierto monto.

Luego el vendedor tiene que registrarse en el programa y recibirá el apoyo de acuerdo con alguna regla. Además, el auto viejo debe ser destruido y demostrarse su desaparición en otra empresa con autorización oficial y que puede estar a miles de kilómetros de distancia.

Esta acción burocrática ha sido criticada ampliamente y con entera razón: es complicada, cara, no considera costos de realización, es demasiado genérica, y, sobre todo, existe otra medida mucho más simple para realizar lo mismo: reducir el impuesto adicional que el gobierno aplica desde hace años a la venta de autos nuevos.

Digamos que para fomentar la venta de carros de un determinado precio máximo, podría haberse dado una reducción de ese impuesto y ya. Pero para quien cree que el barroco es un estilo minimalista, lo simple no tiene atractivo.

Hasta aquí se han quedado los comentarios sobre la acción burocrática. Y tienen razón, pero fallan al quedarse sólo a ese nivel. Lo que debe descubrirse primero es el origen del problema: el impuesto especial a autos nuevos distorsiona el mercado. Eleva precios y reduce demanda, lastima a productores de autos y reduce el ingreso de las personas.

Esa distorsión se amplifica en una época de crisis y se pretende corregir, pero la corrección no se hace yendo al origen del error. La corrección profundiza el error con más distorsiones: se enfoca a ciertos autos, no todos, y añade tareas que las personas deben realizar, las que tienen un costo de tiempo. Se emplea tiempo burocrático que no crea riqueza, al contrario, la destruye.

Esto no es nuevo, ha sido señalado hace muchos años. H. Spencer (1820-1903) lo describió en uno de sus libros como una cadena de errores. Un gobierno cualquiera realiza una acción con los más loables objetivos, pero es errónea; sus defectos quieren ser solucionados con otra acción, que también es errónea y tiene consecuencias indeseables, las que se pretenden solucionar con nuevas acciones, a las que les sucede lo mismo.

Lo que he querido hacer es ir más allá de la crítica normal. Estamos llenos de acciones burocráticas que son atinadamente criticadas por columnistas y medios. Es bueno hacer esto. Pero viendo a cada acción y sus defectos por separado, no puede entenderse el por qué sucede eso, ni qué consecuencias acumuladas tiene.

Hace poco fueron publicadas cifras sobre pobreza en México. El 1996, estaba clasificado como pobre el 69% de los mexicanos. En 2006, la cifra bajó a 43 y en 2008, subió a 47. La culpa de esto ha sido colocada en la crisis básicamente, pero también en la inflación. Lo que creo es que la crisis y la inflación exacerban el problema y lo hacen más notorio, nada más.

La real causa de una lucha no exitosa contra la pobreza, es esa serie de distorsiones de la economía que son causadas por burradas burocráticas con consecuencias malas que se quieren corregir con más acciones burocráticas que producen aún más consecuencias malas y que quieren corregirse con más de lo mismo.

La mejor y más efectiva lucha contra la pobreza se llama crecimiento económico y las acciones burocráticas lo obstaculizan cuando ellas distorsionan mercados. La acción estatal se necesita para proteger libertades de propiedad y de cumplimiento de contratos, y nada más. No es difícil de comprender: todo lo que hay que hacer es facilitar que las personas compren y vendan sin interferencias.


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.




esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras