Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Buscando el Mal Común
Eduardo García Gaspar
13 octubre 2009
Sección: ECONOMIA, ETICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Habló el hombre durante una reunión hace tiempo. Pedía la colaboración de varios de los reunidos para su proyecto y entre sus argumentaciones esgrimía la idea de que sus propósitos no incluían el lucro. Lo decía con orgullo, dando a entender que lo suyo era moralmente superior a la alternativa de querer ganar dinero.

Es una postura común y repetida en muchas partes: siempre dando esa idea de que ganar dinero es un objetivo bajo y reprensible. No lo creo. Ganar dinero es un objetivo que en sí mismo no tiene nada censurable y no hay razón para considerarlo criticable.

En realidad, lo que sí puede ser reprobable es la manera en la que se gana dinero. Y esa manera es una decisión de cada persona. Puede la persona optar por ganar dinero abriendo prostíbulos, secuestrando, robando; pero también puede ganarlo trabajando en una empresa, como empleado, o bien abriendo un negocio.

Ésa sí es una gran diferencia. Tan grande que algunas formas de ganar dinero son consideradas delitos. No creo que haya forma de criticar al empleado que hace su mejor trabajo con la meta de incrementar el dinero que gana. No sólo no es criticable, sino que es admirable, la meta y el medio.

Lo que produce hartazgo es la supuesta superioridad moral que se asignan a sí mismas personas que hablan de no perseguir el lucro, de lo vulgar y egoísta que esa meta resulta. La verdad es que ellas no podrían subsistir sin dinero, el mismo que ellas desprecian. Creen que el ganar dinero es una meta egoísta que debe ser sacrificada por causa del bien común.

El problema del bien común, es que es bien, pero no es común. Es el beneficio que algunos pocos reciben dañando a otros. Es la frase que los gobernantes usan para obtener beneficios personales.

Ha sido dicho que pocas cosas hay tan positivas e inocentes como el trabajo que realiza alguien tratando de ganar más: el empleado y el propietario del negocio hacen eso y son agentes que crean, estos sí, bien común. Lo pueden hacer porque su medio de vida está basado en los intercambios voluntarios.

Nunca podrán elevar sus ingresos si ellos no dan a cambio algo de valor a otros. De esta manera ambas partes ganan sin que por su mentes cruce ninguna consideración de daño al otro. ¿Como decirle a alguien que vender su trabajo de abogado, por ejemplo, es criticable porque persigue el lucro?

La única opción posible para ese abogado, moralmente meritoria, sería mendigar por la calle, dependiendo de la caridad que puedan darle los que sí trabajan para ganar dinero. Es decir, quienes consideran reprensible el ganar dinero, están diciendo a la gente, deje de trabajar.

La persona con la que inicié esto, cometió un error muy severo en su opinión. Una equivocación que también tienen quienes piensan como él. Ganar dinero, querer tener utilidades en la empresa, por medio de trabajo e intercambios voluntarios no es ni vulgar, ni bajo, ni inmoral en sí mismo.

Lo que en verdad es inmoral en sí mismo, no es lo que ellos dicen, sino algo que se les escapa ver: cómo se gana ese dinero y lo que con él se hace. El dinero en sí mismo no puede ser ni moral ni inmoral. Lo moral o inmoral está dentro de la persona, no en el dinero.

Quien trafica con esclavos, quien secuestra personas, es fácilmente visto como inmoral. Igual el corrupto que el empleado, los dos quieren ganar dinero. Los medios del corrupto son inmorales. Los del empleado, no. Ni los del empresario que abre una planta para fabricar jabones.

Y, además, una vez que se tiene el dinero, hay otra posibilidad de ser inmoral. Si el dinero lo gasta el empleado en drogarse, fácilmente se verá la inmoralidad de su acción. Pero, si ese dinero se dedica a la educación de los hijos, ¿cómo decirle que ambicionar ganar más es reprobable?

Entre los reunidos en esa ocasión había más de un empresario y el resto éramos empleados. Lo que el hombre nos decía era absurdo: yo soy superior a ustedes porque no tengo motivos de lucro y les pido su ayuda para realizar mi proyecto a ustedes que sí tienen esa egoísta idea de querer ganar dinero.

Lo que me impresionó fue que muchos de los allí reunidos movieran su cabeza dando signos de aprobación de lo que oyeron. Es decir, me pareció que en verdad ellos se consideraban moralmente censurables por tener una empresa redituable, o por hacer un trabajo mejor y más productivo.


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras