Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Comercio y Seguridad
Selección de ContraPeso.info
27 febrero 2009
Sección: LIBERTAD ECONOMICA, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


ContraPeso.info presenta una idea de Román D. Ortiz, coordinador del Área de Estudios de Seguridad y Defensa Fundación Ideas para la Paz, en Colombia. La idea central del escrito es prevenir sobre un peligro latente en los programas económicos de emergencia de los gobiernos: la reacción que otros gobiernos tengan. Es decir, viendo el panorama económico solamente, se ha olvidado “anticipar las consecuencias políticas de las actuales turbulencias económicas”, como lo escribe el autor. Los énfasis son del editor.

Una mirada a las páginas económicas de los grandes diarios internacionales revela un renovado interés de comentaristas y periodistas por la debacle financiera de los años 30.

Mitad mitología, mitad análisis, se suceden los artículos comparando las actuales dificultades del sistema bancario norteamericano con la cadena de quiebras posterior al Crac del 29 y la masiva expansión del gasto público impulsada por la administración Obama con el New Deal de Roosevelt.

Sin embargo, son menos abundantes los análisis que se atreven a inspirarse en los años 30 para anticipar las consecuencias políticas de las actuales turbulencias económicas. Entonces, el hundimiento de los mercados y la espiral de proteccionismo comercial provocaron una reacción ultranacionalista que desembocó en un conflicto mundial.

Hoy, el escenario es suficientemente distinto como para que no resulte concebible una réplica idéntica de aquel terremoto político. Pero eso no quiere decir que la presente crisis no pueda tener unos efectos estratégicos devastadores.

Por el momento, las voces que denuncian el riesgo de una quiebra del libre comercio se multiplican. Norteamericanos y europeos comparten la idea de inyectar enormes sumas de fondos públicos a la economía como una forma de conservar artificialmente un número importante de empleos.

El problema es que las subvenciones distorsionarán los intercambios internacionales. Ningún país va a tolerar que sus mercados sean invadidos por bienes extranjeros vendidos por debajo de su costo gracias al apoyo económico gubernamental. El resultado será un incremento del proteccionismo.

Entretanto, la necesidad de financiar los enormes déficits producto de la imparable expansión del gasto público de las principales economías del mundo promete encarecer el precio de los créditos internacionales.

Los dobles perdedores de este estado de cosas serán las economías emergentes en Asía, África y América Latina. Los gobiernos de los países en desarrollo verán reducidos los rendimientos de su comercio y sufrirán un encarecimiento de los créditos con los que se financian.

¿Cuáles podrían ser los efectos políticos de este estrangulamiento económico? Para contestar esta pregunta, es necesario entender la relevancia estratégica del comercio.

Durante cuatro décadas de confrontación Este-Oeste, muchos Estados en desarrollo fueron mantenidos en pie por el flujo de recursos económicos y militares provistos por EEUU y la URSS. El final de la competencia estratégica entre Washington y Moscú se tradujo en un corte de la asistencia a sus aliados y el consiguiente colapso de muchos gobiernos desde Somalia hasta Afganistán.

En los 90, la inversión internacional y el libre comercio reemplazaron la asistencia de las grandes potencias como fuente de recursos de muchos gobiernos. Un buen número de Estados latinoamericanos, asiáticos y africanos evitaron su derrumbe utilizando las rentas provenientes de la apertura económica para fortalecer aparatos de seguridad y desarrollar programas sociales.

En este sentido, la quiebra de los flujos económicos internacionales debilitará la capacidad de los Estados para mantener el orden. Como consecuencia, se abrirán nuevas oportunidades para un amplio abanico de fuerzas desestabilizadoras, incluyendo desde bandas de piratas somalíes hasta carteles mexicanos de la droga. De este modo, si la debacle económica de los años 30 condujo al totalitarismo y la guerra, la presente recesión global puede ser el prólogo de una espiral de desintegración y caos.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras