Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Dentro del Lenguaje
Eduardo García Gaspar
11 noviembre 2009
Sección: EDUCACION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Fue el presidente Fox en México su más visible exponente y así contradecía lo aprendido en la escuela. Usaba él esa odiosa expresión en sus discursos, “mexicanos y mexicanas”. Aunque en gramática el masculino de los nombres se acepta con un uso general, lo políticamente correcto era violar esa regla. Lo sigue siendo.

Se habla ahora de “los y las jóvenes”. Es ridículo. Complica y oscurece la redacción, sin aportar nada. Nadie creerá que si un presidente dice “mexicanos” sólo se refiere a los hombres. Y también, la palabra “sexo” ha sido sustituida por “género”, otra cosa políticamente correcta, pero que tiene fondo.

“Sexo” es una opción doble nada más. “Género” es una opción múltiple. Gracias a un cambio de palabras, se ha hecho un cambio fuerte. Lo llamativo es que he visto a muchas personas, conservadoras y de alta conciencia, hacer esos cambios de palabras, sin mucho darse cuenta de lo que están legitimando.

Igual me sucede con otro cambio en el lenguaje. Lo común era hablar del esposo o de la esposa, del marido y de la mujer. Pero ahora se habla de la “pareja”. Es más que un cambio de palabras, es una sustitución de conceptos y que tiene como resultado el hacer de lado al matrimonio.

“Pareja” tiene una connotación temporal, sin compromisos, es la pareja de ahora y mañana puede ser otra. Matrimonio tiene otro significado, es oficial y habla de compromiso de por vida, de fidelidad. En todo eso mi idea es directa: quien use estos nuevos términos, que lo haga entendiendo bien lo que significa, no por moda inconsciente.

Y hay otro término de moda, la “perspectiva”, que es aún más interesante de examinar. No creo que exista una definición oficial del significado políticamente correcto de esta palabra, pero por el contexto en el que se usa es posible averiguarlo.

Tiene una connotación personal, como la del punto de vista personal. Pero va más allá. Incluye una posibilidad tremenda: “cada persona tiene sus valores y sus principios, así como sus razones para actuar”, como lo explica un libro de texto de secundaria. Es decir, la perspectiva incluye la posibilidad de tener valores personales, subjetivos, propios de cada quién.

Y, cuando cada persona tiene sus propios valores, principios y razones, la consecuencia es la obvia: se presentarán conflictos entre las personas. Conflictos que para solucionarse sólo pueden recurrir a una negociación entre las personas. Es decir, hablar de perspectivas personales, en su uso actual, es reconocer que la moral es relativa, que no hay principios universales absolutos.

Un gran cambio y de nuevo, una súplica: quien use esta palabra, “perspectiva”, que lo haga reconociendo lo que en realidad está diciendo, que la moral cambia y es el resultado de una negociación entre dos partes. Con una complicación adicional, si una de las partes que está negociando la moral es el gobierno, usted puede adivinar con facilidad quién ganará.

No estoy exagerando. Usar esa palabra es aceptar que “cada persona tiene una  perspectiva ética individual, es decir, una forma de entender al mundo… formada por principios, valores, normas, creencias y costumbres…”, citando al mismo libro de texto. Y cada perspectiva es diferente, sin poder usar otro medio para legitimarla que la negociación. El “diálogo”, le llaman.

Todo lo que he querido hacer es poner sobre la mesa una idea, abierta y descarnada. En esos cambios de lenguaje, en esas palabras nuevas que se repiten una y otra vez logrando popularidad… en ellas hay más de lo que se aparenta. He escuchado a ministros religiosos usarlas, a creyentes devotos, a conservadores convencidos, sin darse cuenta de lo que están haciendo.

Están aceptando un cambio que es mucho más que lingüístico, una modificación profunda de ideas y de lo que no se dan cuenta. De allí mi sugerencia: si alguien está de acuerdo con una moral relativa, adelante que use “perspectiva” hasta que se canse. Si alguien quiere reducir la importancia del matrimonio, que use “pareja” todo lo que le dé su gana. Pero que lo haga de manera consciente.

Que no lo haga sin darse cuenta de lo que hace, ni de lo que apoya. Eso es lo que intencionalmente hacen algunos. Lo que no entiendo es la conducta de quienes sólo aceptan una moda del lenguaje sin darse cuenta de lo que están haciendo.

Post Scriptum

Las citas son de Conde, S. (2008). Formación Cívica y Ética I (secundaria, segundo grado) (2a ed.). México: SM, pp 179 y 183.

No puedo dejar de pasar otra consecuencia de la moral negociada entre dos partes. Es tal su consecuencia que se niega a sí misma de esta manera. Si se lleva a su conclusión lógica la moral negociada, el resultado es un caos de situaciones, todas justificadas aunque sean contradictorias entre sí. Alguien puede negociar entrar en esclavitud y sería válido. Otro puede negociar un chantaje y también lo sería.

Para evitar ese caos, los progresistas no tienen otra opción que aceptar fuentes externas que normen las negociaciones de su moral. Por sus creencias, no pueden aceptar principios morales religiosos, ni tampoco principios racionales éticos. Pero sí aceptan con un entusiasmo notable lo que indican grupos de elite reunidos en organismo internacionales, como la ONU o cualquier reunión patrocinada por ella, y también lo determinado por las leyes… siempre que eso se acomode a sus creencias previas.


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



No hay comentarios en “Dentro del Lenguaje”
  1. LiberPhant Dijo:

    Observar ese fenómeno de cambios de palabras es el gran acierto de su columna. Felicidades. La costumbre de hacerlo supone que así puede persuadirse a las personas de cambiar sus ideas sin que ellas lo noten.

  2. Corina Dijo:

    Esto de lo politicamente correcto, es solo el principio, de que se estan valiendo los Socialistas Progresistas para establecer el Nuevo Orden Mundial… estan tratando de cambiar la moral, y demas enseñanzas de la Palabra de Dios… estan evenenando las mentes de las nuevas generaciones…





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras