Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Dime Qué Te Preocupa
Eduardo García Gaspar
23 octubre 2009
Sección: FAMOSOS, Sección: Una Segunda Opinión, SOCIEDAD
Catalogado en: ,


La noticia es una de esas bromas, seguramente involuntarias, que nos presenta la vida a diario.

Una cantante mexicana de rock, Alejandra Guzmán, pasó por un tratamiento médico básico para su profesión: inyecciones en esa parte del cuerpo que resignadamente acepta ser la más adecuada para tal uso.

Pero no eran inyecciones normales, sino unas que estaban destinadas a satisfacer las ganas que esa porción corporal tiene para convertirse en algo más atractivo y, por tanto, en factor de éxito profesional artístico en un cantante.

Pero, por desfortuna, algo pasó y las inyecciones estéticas originaron un problema de salud y la necesidad de operar esa parte que es la razón de ser de las sillas.

Fue una noticia de varios días y que seguramente hizo que clubes de admiradores dieran su apoyo a la cantante y estuvieran pendientes y preocupados de lo que pasaba con esa parte anatómica de su celebridad.

Total, como dijo un amigo, una de las partes del cuerpo humano, no precisamente la más apta para serlo, se convirtió en noticia prioritaria, en algunos casos de primera plana y reportada internacionalmente.

Recordé una idea de Leo Strauss (1899-1973), un filósofo político, alemán de nacimiento, que fue profesor en la Universidad de Chicago, autor de muchos libros. En uno de ellos, sobre derecho natural, habla de algo interesante.

Dice que el carácter de una sociedad depende de lo que ella considere que es lo más digno de admiración. Al considerar a ciertos rasgos como los más respetables y dignos de reverencia, la sociedad acepta la superioridad de las personas que poseen esos rasgos en mayor proporción.

Por ejemplo, si la sociedad considera como admirables los rasgos comunes del ciudadano ordinario, que es respetuoso de las leyes, trabajador, mesurado y esforzado, todo lo demás debe ser justificado por eso y lo que difiere de las cualidades admiradas será rechazado, o tolerado en el mejor caso.

Eso mismo es aplicable a la serie de rasgos admirados por la sociedad y que se puden encontrarse en otros personajes, como el guerrero, el ministro religioso, el mercader rico, el caballero, o cualquier otro. No es una mala idea, al contrario, está llena de sentido común.

Si unimos a la noticia de la cantante, y toda la difusión que tuvo, con la idea de Strauss de lo que una sociedad admira, llegamos a conclusiones dignas de una segunda opinión.

Una de ellas, poco obvia, es que la filosofía tiene en verdad aplicaciones prácticas sorprendentes. Es fascinante ver cómo un tema tan pedestre, si se le puede llamar así, puede elevarse y producir una consideración filosófica.

Otra conclusión nos manda a una especulación mental sobre el meollo de tema. ¿Qué tipo de sociedad es ésa que pone su admiración es la parte trasera baja del cuerpo de una cantante? Mi amigo la calificó muy directamente: “Es una sociedad glútea” (en realidad usó otra palabra que no me atrevo a repetir).

La idea de Strauss puede ser simplificada a una frase: dime qué admiras y te diré quién eres, o bien, dime de que hablas y de qué te preocupas, y te diré cómo eres. Es como una fórmula matemática en la que X es el sujeto de admiración y la Y es la descripción de la persona.

Cuando X es esa parte del cuerpo de una cantante de rock, entonces la Y debe ser una persona de cierto tipo… (saque usted las conclusiones, a mí me avergüenza ponerlo en blanco y negro). El problema sería uno menor en realidad, a menos que se tuvieran un patrón de conducta claro y fácil de notar.

Lo grave es que creo que sí hay evidencias para probar que los sucesos glúteos de esta noticia no son excepcionales: una buena cantidad de espacios, sobre todo en televisión, se dedican a temas similares que en común tienen a las cuestiones más indiscretas de las vidas de los famosos.

Si esas noticias contienen los temas que más preocupan a los miembros de una sociedad, según Strauss, eso es un indicio del tipo de sociedad en la que se vive.

Un contraste extremo ayudaría a comprender esto: imaginemos una sociedad pendiente, en buena parte, de la operación estética del derrière de una cantante y, otra sociedad, en la que se está pendiente de la reedición de un libro de Leo Strauss. Algo podremos decir de cada una.

Por mi parte, he hecho una sola cosa: he puesto una noticia reciente junto a una idea razonable, apuntando que las dos están relacionadas y que de esa relación es posible sacar alguna conclusión. Pero realmente no apunté esa conclusión explícitamente, ésa tarea la dejo al lector.


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



No hay comentarios en “Dime Qué Te Preocupa”
  1. Corina Dijo:

    Si esto nos demuestra que le interesa a la gente, pues todo Mexico estuvo pendiente lo que pasar con esta cantante Alejandra Guzman, que por cierto no es ningun buen ejemplo para la juventud ni para la vejez porque ya no es ningun jovencita aunque asi, quiera aparentar, es otro ejemplo mas como el Michael, Jackson, que lo hicieron heroe,sienso que mas un violador de niños aprovechando su dinero y su fama para ello, pues tambien donde estaban los padres de estos niños mientras esto sucedia, ahora tambien quieren pasar por heroina a Alejandra Guzman que lo que hizo fue pone en peligro ssu vida con los tratamientos que le aplicaron, y dicho sea de paso siempre ha sido un mal ejemplo para la juventud.

  2. Rigotito Dijo:

    Un comentario atinado, pero que tiene un error de generalización indebida pues supone que todos en la sociedad estábamos pendientes de lo sucedido con las nalgas de la cantante y no es cierto ya que pudo ser una mayoría, pero no todos estábamos poniendo atención en la noticia. NOTA DEL EDITOR: es cierto.

  3. Jey Dijo:

    Coincido con el comentario de Rigotito, en lo personal lo tome como una nota mas, y ya.
    Creo que habemos mayoria que nos ocupa y preocupa situaciones mas sentidas de la poblacion. NOTA DEL EDITOR: es una buena noticia, sin embargo, la popularidad de esa noticia y similares, pues constituir una evidencia en contra. Al menos, no son todos. Y, quizá, sea que algunos medios piensan que sus audiencias son idiotas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras