Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Economía, ¿Qué es?
Eduardo García Gaspar
3 noviembre 2009
Sección: ECONOMIA, Sección: Asuntos
Catalogado en:


Lo que sigue es un intento breve y comprensible para interesar al lego en cuestiones de la Economía, una ciencia fascinante que merece ser mejor entendida por el ciudadano común. El primer paso es definir el campo de estudio de la Ciencia Económica. Llegar a una definición de Economía como ciencia.

La primera pregunta por hacer es sencilla, ¿De qué se ocupa la Economía? ¿Qué hace? Y la respuesta es muy directa. La Economía es una ciencia que se ocupa de las personas, de sus decisiones y acciones. Es, por tanto, una de las Ciencias Sociales. El corazón del terreno de la Economía es la persona humana.

Dentro del terreno de las acciones y decisiones humanas, la Economía coloca su atención en las acciones y decisiones que buscan la satisfacción de necesidades materiales; es decir, se ocupa del bienestar personal. De todas las posibles acciones humanas, la Economía coloca su énfasis central en aquellas que buscan mejorar el bienestar material personal.

Estudia, por tanto, las decisiones y acciones de compradores y vendedores, que no son grupos separados. Una misma persona puede ser comprador y vendedor y lo es la mayoría de las veces. Quien adquiere comestibles en un supermercado actúa como comprador, pero sólo puede serlo si antes actuó como vendedor, quizá vendiendo sus servicios como conductor de taxis.

En alguna de las definiciones propuestas hace tiempo, se colocó mucho énfasis en entender a la Economía como la ciencia encargada de solucionar un problema de cálculo, el de recursos limitados y necesidades infinitas. Esta definición, que no es la mejor posible, tiene sin embargo elementos de utilidad:

Recursos escasos. Es una verdad innegable, no se tienen recursos suficientes y por eso mismo, es necesario tomar decisiones de uso de esos recursos. ¿Para qué los vamos a utilizar? Si hubiera recursos ilimitados, no habría decisiones de uso y por tanto, la economía no existiría.

Necesidades ilimitadas. Es otra verdad innegable, las necesidades humanas no tienen un límite conocido, lo que en conjunción con recursos escasos hace necesaria la toma de decisiones. ¿Qué recursos voy a usar para satisfacer qué necesidades.

    La solución a una ecuación daría la respuesta y nada podría argumentarse en contra de esta solución. Todo lo que se necesitaría hacer es obedecer los resultados de esa ecuación solucionada quizá por un grupo de expertos en instalaciones al estilo de la NASA y que dictaran a las personas que producir y qué comprar, a qué precios y en qué momento.

    Pero, el número de variables en juego, su complejidad, el dinamismo de la situación y la imposibilidad de cuantificar las necesidades personales, que son muy cambiantes, hace imposible la solución mecánica de cálculo de una súper ecuación que todo lo resuelva. No hay otra posibilidad de solucionar el problema de recursos limitados y necesidades infinitas, que dejarlo en manos de cada persona para que ella decida conforme a sus necesidades personales.

    El cúmulo de todas esas decisiones individuales es el campo de estudio de la Economía: decisiones y acciones personales e individuales que las personas realizan para mejorar su bienestar, el que sólo ellas conocen en cada momento.

    ¡Precaución!

    La frase “bienestar personal”, desafortunadamente en el lenguaje popular, suele acarrear ideas negativas de acciones reprobables que pueden realizarse para beneficio de uno y daño de otro. Este tipo de acciones, que sí existen, no son el objeto de estudio de la Economía. Pero sí lo son las acciones basadas en la mejora mutua de las personas, a las que se denominan intercambios.

    Es decir, la Economía en muy breves palabras puede ser definida como la Ciencia Social que estudia las decisiones y acciones humanas de intercambio voluntario de bienes para la satisfacción de necesidades materiales mutuas. Es axiomático que un intercambio voluntario de bienes sólo puede realizarse cuando quienes lo realizan creen que eso mejorará su situación.

    Entonces, la Economía puede ser entendida como la ciencia que estudia los intercambios voluntarios de bienes que persiguen una mejora mutua del bienestar personal. Como debe ser ya obvio, la Economía coloca un fuerte énfasis en las decisiones personales espontáneas y voluntarias de las personas, a cuyo estudio se dedica.

    Digresiones

    El bienestar personal es definido por cada persona y es irrepetible como ella, además de ser cambiante y estar altamente influido por las circunstancias de tiempo y lugar en las que se decide hacer intercambios de bienes. Tan complejo es el bienestar personal, que no puede ser comunicado de manera integral al resto de las personas, es decir, ninguna tercera persona puede tomar decisiones que busquen lograr el bienestar de otro, porque no lo conoce con suficiente detalle.

    La esencia misma de la Economía, que es el estudio de decisiones y acciones personales, presupone que las personas tienen la capacidad de razonar seleccionando el intercambio que más les conviene en cada situación. Aunque esas decisiones pueden ser erróneas en algunos momentos, la persona tiene capacidad para aprender de sus errores y mejorar sus decisiones futuras.

    El campo de estudio de la Economía incluye el estudio de las condiciones bajo las que las personas realizan intercambios voluntarios. Por esto, la Economía estudia con atención a las decisiones gubernamentales que modifican el medio ambiente dentro del que las personas deciden.


    ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





    esp
    Búsqueda
    Tema
    Fecha
    Newsletter
    RSS Facebook
    Extras