Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Educación Sexual
Selección de ContraPeso.info
23 septiembre 2009
Sección: ESCUELAS, Sección: Asuntos, SEXUALIDAD
Catalogado en:


ContraPeso.info presenta una idea de José María Martí Sánchez. Agradecemos a Análisis Digital el amable permiso de publicación. El autor es Doctor en Derecho. La idea central del escrito es poner en tela de juicio la vanalización de la sexualidad, un fenómeno mundial. La gran idea del autor es enfatizar el significado de la educación sexual que los gobiernos realizan: instruir a los niños y jóvenes en una sexualidad sin conexión o referencia al matrimonio, donde o físico o corporal se escinde de lo espiritual o personal.

Algunos datos

Son muchos los países que están apostando por incluir o reforzar la «educación sexual», en sus sistemas docentes.

Es el caso de España y la Ley de Educación de 2006. Uno de los núcleos principales de Educación para la ciudadanía es lo afectivo-sexual y la diversidad, señaladamente de orientación sexual… [los datos completos de este apartado de la columna pueden ser vistos en el original]

Con una orientación parecida viene actuando la Administración de Obama… Entre las inversiones, 335 millones de dólares son para educación sexual sobre transmisión de enfermedades. Éste es el patrón que siguen los EE.UU. en política exterior, concretamente ante la ONU.

Otros países también reflejan similar tendencia. El Reino unido va a introducir una asignatura, «Educación Personal, Social y de Salud», a instancias del Ministro de Educación Jim Knight. De este modo «La educación sexual será obligatoria desde los 5 años en Reino Unido»… En Portugal, la «Lei n.º 60/2009, de 6 de Agosto, estabelece o regime de aplicação da educação sexual em meio escolar».

La perversión de esta sedicente educación

Sin entrar en detalles, a pesar de su importancia, hay una aberración de base. Consiste en proponer a los niños y jóvenes una sexualidad sin conexión o referencia al matrimonio. Lo físico o corporal se escinde de lo espiritual o personal.

Es más, los países citados, en mayor o menor medida, y España va aquí a la cabeza, han vaciado, en su legislación, la definición de matrimonio. Han debilitado la estabilidad y, aún peor, atacado su esencia.

La esencia del matrimonio no es cultural ni subjetiva (orientación sexual) sino natural y objetiva: la diferencia de sexo. Es la configuración del género humano en varón y mujer la que da origen al matrimonio, como complementariedad en lo físico y en lo espiritual. También es éste el fundamento de su gran proyección social: la fecundidad y, concretamente, la educación y procreación de los hijos.

También Portugal se encamina lamentablemente en esta dirección. La Ley n.º 61/2008 que altera el régimen jurídico del divorcio, facilita las rupturas. Y el Partido Socialista, actualmente en el Gobierno, incluye, en el programa de las elecciones legislativas de septiembre, el «matrimonio de personas del mismo sexo».

En coherencia con la supresión de referencias matrimoniales en la sexualidad, se aleja a los padres de la educación sexual. Con ello se elimina de raíz una formación sexual basada en el matrimonio. Pues los padres son testigos de este modelo y abordarán lógicamente la sexualidad de acuerdo a su vocación y género de vida de casados.

Hay casos, en los Estados Unidos, de encarcelamiento de un padre que quiso ejercer, en este terreno, su misión de educador. Recientemente el Presidente del Gobierno español calificó de interferencia el ejercicio de la misión educativa de los padres, ante el embarazo de sus hijas menores (19 mayo 2009). Y la Vicepresidenta del Gobierno (11 julio 2009) situó el problema de que éstas aborten, el origen del conflicto, en la reacción de sus familias.

Por la misma razón, afrontar la sexualidad desde la verdad del hombre, se ha puesto bajo sospecha la influencia religiosa. El feminismo radical ha conseguido teñir de este prejuicio algunos textos internacionales. En España uno de los ataques más encarnizados del Gobierno contra la Iglesia católica vino motivado por el multitudinario encuentro «Por la Familia cristiana», celebrado en la Plaza de Colón de Madrid, el 30 de diciembre de 2007.

Consecuencia y llamada a la implicación de los padres

La sexualidad al margen del proyecto de vida matrimonial ni se ensancha, ni puede alcanzar su plenitud. De hecho se empobrece, sufre una amputación. El matrimonio ordena la sexualidad y le otorga su nivel humano.

Se trata de que la unión de los cuerpos lo sea también de los espíritus. De que la atracción de los jóvenes, especificada por su dimensión sexual, se encamine a la entrega conyugal. Es el amor marital el que ha de abrazar la rica relación (poliédrica) entre varón y mujer y sus efectos, señaladamente la transmisión de la vida.

Por el contrario la sexualidad, reducida a mero placer físico (concupiscencia), se envilece. Pierde sus referencias humanas, de comunicación profunda, y su criterio ordenador. Se vuelve salvaje y ruinosa en sus manifestaciones. El matrimonio era la pauta que servía de orientación y estimulo a los jóvenes. El ideal que ellos abrazaban, no tanto como algo impuesto sino como conquista personal, como logro por el que merecía la pena luchar y sacrificarse.

El pansexualismo, cultivado desde los círculos oficiales y los medios de comunicación social, ha difundido una sexualidad periférica y banal (sin sentido). Con una doble injusticia añadida. La de vulnerar la intimidad (personal y familiar), y la de condenar a la irrelevancia a los padres. Esta anomalía, tiene que ser corregida en beneficio de todos.

Sólo los padres, desde el matrimonio, pueden restablecer el auténtico significado antropológico de la sexualidad. Urge, pues, que colmen esta importante laguna en la formación de sus hijos. Que sin complejos ni temores transmitan un modelo integral de persona, a través de sus palabras y acciones. Se trata, nada menos que de enseñar a amar a los hijos, en cuerpo y alma (ni amputando ni disgregando). Afortunadamente la Iglesia sigue teniendo suficiente presencia social para apoyarles en su empeño. En este terreno, muy particularmente, Jesús es el Maestro que no defrauda.

Nota del Editor

La preocupación del autor debe considerarse más allá del fenómeno europeo que él trata. Por ejemplo, en México, los libros de texto de secundaria hacen que el amor sea igual a una exploración sexual independiente de lazos espirituales y compromisos.


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras