Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
El Decálogo Según López
Santos Mercado Reyes
10 diciembre 2009
Sección: GOBERNANTES, Sección: Listas
Catalogado en:


Los políticos y casi todos los que aspiran al poder han logrado desarrollar un lenguaje suficientemente confuso y sofisticado para que cada quien entienda lo que quiera y conseguir así su voto incondicional.

López Obrador no es la excepción y ahora lanza su plan como un “nuevo proyecto alternativo”. Aquí presento la traducción de lo que en realidad quiere decir (pero que no se atreve para no perder votos). No es un proyecto original, como se verá, sino un proyecto ya aplicado en, por ejemplo, Venezuela.

I. Rescatar al Estado y ponerlo al servicio del pueblo y de la nación.

Traducción: un Estado grande que controle toda la vida económica, política y social y claro, donde él sea el máximo dirigente.

II. Democratizar los medios de comunicación.

Traducción: nadie puede decir o escribir nada sin que tenga su autorización de él, y si no, siempre se puede expropiar la radio, la TV, periódicos y otros para que sólo publiquen lo que él y su gobierno consideren que es compatible con los “intereses del pueblo”.

III. Crear una nueva economía.

Traducción: quiere es una economía de planificación centralizada tipo la ex-Unión Soviética o Cuba donde todavía hay cartilla de racionamiento y la gente tenga sus dos libras de arroz cada semana y ni un grano más.

IV. Combatir las prácticas monopólicas.

Traducción: ¿Pensar desaparecer PEMEX, CONAGUA, SEP o la Comisión Federal de Electricidad? Nada de eso, se opuso a la desaparición de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro que era un monopolio estatal. Es desaparecer a las grandes empresas privadas, volver a estatizar la telefonía, expropiar las televisoras, las cadenas comerciales tipo Wal-Mart, para que todo quede bajo sus manos del Estado.

V. Abolir los privilegios fiscales.

Traducción: ningún empresario o comerciante debe escapar de pagar impuestos. Y si un empresario ganas más, debe pagar para que quede tan pobre como el que nada produce. Pero este principio no aplica a los funcionarios de gobierno.

VI. Ejercer la política como imperativo ético y llevar a la práctica la austeridad republicana.

Traducción: orden personal de “todos me deben obedecer, pues yo soy la palabra, soy Dios” y no se quejen del alimento y vestido austero. Austeridad para el pueblo, no para el poder político, como en Cuba.

VII. Fortalecer al sector energético.

Traducción: toda la energía debe estar administrada por el gobierno, nunca por particulares y nunca se permitirá que los monopolios PEMEX y de la electricidad desaparezcan.

VIII. Alcanzar la soberanía alimentaria.

Traducción: que el Estado tome el control del campo mexicano, que se evite el comercio de granos entre los EEUU y México, que desaparezca el Tratado de Libre Comercio, que exista sólo la importación de bienes aprobados por el gobierno.

IX. Establecer el Estado de Bienestar.

Traducción: establecer el socialismo siglo 21, todo el poder al Estado como en los viejos de la Rusia de Lenin, o en los tiempos nuevos, como en Venezuela.

X. Promover una nueva corriente de pensamiento.

Traducción: que todos pensemos como marxistas, adorando al Estado y su gobernante, sin escuelas o universidades que contradigan sus ideas.

Si López Obrador fuera un hombre de “honestidad valiente” como él mismo se autoproclama, diría sus verdaderos ideales y no tendríamos que andar traduciendo sus discursos. Pero si los traduce, pocos seguidores tendría, pues nadie quiere tener un Hugo Chávez a la mexicana.

Estamos en presencia de un decálogo traducido que no es original de él, sino una copia más o menos fiel de la izquierda Latinoamericana, la de Chávez y sus acólitos.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras