Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Enseñando el Relativismo
Leonardo Girondella Mora
19 agosto 2009
Sección: ESCUELAS, Sección: Análisis
Catalogado en: , , ,


Si alguien lo dudaba, deseo probarlo de una vez: la enseñanza moral que se da en las escuelas mexicanas es el relativismo moral —lo que demostraré en lo que sigue. Tomé el libro de texto llamado Formación Cívica y Ética, destinado al segundo año de la educación secundaria en México. Fue escrito por Valentina Cantón Arjona y Mario José Aguirre Beltrán, LIMUSA, 2008.

Desde su introducción se establece con claridad que su intención es proveer al alumno con principios morales —en su título y en sus introducciones, se usan las palabras “moral”, ‘ético” y “valores”, unas 20 veces.

La primera prueba: moral personal consultada

En la página 45, existe un apartado titulado “Criterios que justifican las acciones y decisiones personales” y que es el que examino ahora. Comienza planteando una pregunta, la de “¿Qué criterios debemos considerar para justificar la validez de nuestras decisiones personales y nuestras acciones?” —a la que responde de la manera siguiente:

“Para valorar y justificar nuestras decisiones y acciones debemos guiarnos por dos criterios fundamentales: el autoconocimiento y la actitud de diálogo y de apertura con los demás.”

Es decir, existen dos fuentes que legitiman y validan lo que los humanos hacen —la primera es el conocimiento propio y la segunda es lo que el resto opina. Y nada más. Toda moral depende de lo que piense uno y de lo que crea el resto. De acuerdo con el texto, el conocimiento propio está formado por,

“… los sentimientos y razones que nos mueven a actuar y los valores que defendemos, la idea de lo que somos ante nosotros mismos, y la integración de nuestra experiencia biográfica… [los que] son indispensables para la formación de nuestra personalidad moral y nos permiten valorar si nuestras decisiones y acciones tienen autenticidad.”

También, de acuerdo al texto, el segundo elemento que justifica las decisiones es el hablar con el resto:

“… no sería suficiente lo que sabemos o pensamos solos, necesitamos a las y los [sic] demás para intercambiar opiniones y razonar acerca de nuestro punto de vista y el de ellas y ellos [sic]. Este intercambio, que sólo es verdadero si estamos abiertos a modificar nuestro juicio y puntos de vista… una actitud abierta al otro nos permite ser sensibles a otras perspectivas y valorarlas a partir de la mutua comprensión y el respeto de los intereses y necesidades, tanto propias como de las y los [sic] demás.”

Más claro, no puede ser: la justificación única de las acciones humanas es lo que las personas piensan —uno mismo y el resto, nada más que eso: “Ambos criterios, autoconocimiento y diálogo, nos permiten dar razones, justificar nuestras acciones y decisiones, y reconocer los horizontes de valor a que apuntan”.

La segunda prueba: moral y ética redefinidas

En las páginas 46 y 47, se trata el tema de las diferencias y las relaciones entre la moral y la ética, afirmando en el inicio que, “… aunque ética y moral están relacionadas, en sus raíces y orígenes se refieren a cosas distintas”. En cuanto a la moral, dicen:

“En sentido estricto, por moral entendemos el conjunto de normas y reglas de acción que sirven para regular las relaciones de los individuos en una comunidad social dada… Hoy, utilizamos moral para referirnos al conjunto de las acciones que realizan las personas de acuerdo con las normas desarrolladas por una sociedad a lo largo de su transformación histórica, material y espiritual… es cierto que la moral cambia conforme cambian y evolucionan las sociedades. De ahí que podamos afirmar que la moral tiene un carácter histórico.”

Las claves están en la consistencia de una posición: la moral cambia —se tiene en “una comunidad social dada”, se refiere a normas desarrolladas a lo largo de transformaciones y la moral cambia conforme cambian las sociedades. Viene ahora el turno de la ética, a la que trata de la manera siguiente:

“La ética… se ocupa de la conducta humana… estudia los actos humanos, en cuanto a su bondad o maldad; es decir, profundiza en ellos para encontrar su raíz, su esencia. … es la disciplina que estudia el comportamiento moral… valora y juzga las normas morales de una sociedad y cómo éstas determinan el comportamiento de sus miembros. Mientras la moral nos dice cómo es o debe ser un acto, la ética nos lleva a preguntarnos ¿por qué debe ser así, por qué debo hacerlo?”

La conclusión es la siguiente, una completa redefinición de la ética y la moral:

“La moral es entonces la ciencia de las costumbres, mientras que la ética es la ciencia que estudia reflexivamente el fundamento… de las costumbres. La moral se ocupa de cómo las acciones son de acuerdo con ciertas normas y reglas, la ética se ocupa de reflexionar acerca del por qué son como son de acuerdo con sus causas y fundamentos: el bien y el mal.”

El punto es reiterado:

“La ética es la ciencia que reflexiona sobre la moral. Es la ciencia que estudia el por qué de la forma de conducta humana que los hombres consideran valiosa, correcta y obligada, es decir, la conducta moral.”

Y, se da una definición de lo que es bueno:

“En nuestra época, lo bueno sólo puede darse apropiadamente en la conjugación de los intereses personales con los verdaderamente comunes o universales.”

Conclusión

Lo que he presentado son dos pruebas que demuestran que a los alumnos desde el segundo año de secundaria en México se les adoctrina en el relativismo.

Primero, se les enseña que no hay fuentes externas de moral y que la justificación de una acción personal está en el convencimiento propio y en la opinión de los demás. La moral es una mezcla cualquiera de opiniones propias y ajenas.

Segundo, se les enseña que la moral es la ciencia de las costumbres que cambian —se les dice que, el “origen de las normas morales está en el contexto social” y que “es resultado de un consenso y pueden variar en distintas culturas” (p. 58). La mezcla de opiniones propias y ajenas, que es la moral según ellos, cambia en el tiempo y el lugar.

Tercero, se les enseña que la ética estudia y explica a la moral de manera científica, es decir, la ética es el estudio sistemático de las costumbres. Es una completa redefinición de moral y de ética, para volverlas ciencias sociales para el estudio de las costumbres y su explicación cultural.

Cuarto, se les enseña que lo bueno sólo puede estar en la mediación de lo personal con lo común —la valoración moral de los actos humanos, se les enseña, es un asunto de opiniones propias y ajenas.

Repercusiones

Si alguien enfrentara a un hijo de unos 13 años que pide dinero para ir a un concierto de su artista favorito en contra de la voluntad de sus padres y el hijo argumenta que debe ir porque todos sus amigos también irán —debe reconocerse que esa petición filial es perfectamente legítima y válida, moral y éticamente, por parte del hijo. Claro, de acuerdo con estos autores.

Cumple con los dos requisitos éticos del libro de texto: (1) es una petición auténtica del hijo, algo en lo que él cree y (2) ha sido dialogada con los otros que están de acuerdo.

Y si acaso los padres dicen que cuando ellos tenían la edad del hijo, obedecían a sus padres, el hijo ahora podrá argumentar con otra arma que le dan los autores del libro. Podrá decirles que esos eran otros tiempos y que la moral cambia, que ahora él tiene derecho a ir a ese concierto y que le deben respetar ese derecho. La petición del hijo es justificada y válida en todo sentido moral y ético.

Creo haber probado satisfactoriamente que si este libro de texto es representativo del resto, la educación mexicana pública ha adoptado como oficial una postura, la del relativismo moral, a la que endosa y apoya formalmente. Ya es oficial, si es que alguien tenía dudas.

Es una de las partes de la idea de la Educación para la Ciudadanía, por la que el gobierno se adjudica la tarea de desarrollar las habilidades y capacidades de la niñez y la juventud para emitir juicios morales que cambian al antojo del instructor.

Nota del editor

Lo que Girondella ha hecho es muy valioso: ha aportado una demostración tangible de la enseñanza moral pública en el país. Los jóvenes mexicanos reciben una instrucción moral relativista que define a la moral como algo cambiante, sin principios externos objetivos, que es producto de las creencias propias y las ideas de la mayoría.

Esto es lo que se ha llamado dirigismo moral: el gobierno definiendo lo que es bueno y malo, no diferente a lo que hace cuando en el terreno económico fija precios de bienes u otorga subsidios.

Ya que existen varios libros para la misma materia y el mismo año escolar, se estará haciendo el examen de cuatro de ellos, con miras a comprobar que enseñan los mismos conceptos. Hasta ahora se ha examinado uno de los tres adicionales encontrándose que contiene la misma tesis: una moral definida como la mezcla de opiniones negociadas entre la persona que actúa y el resto.

Actualización 27 agosto 2009

Tres libros más para el mismo curso y de la misma materia fueron revisados, encontrándose el mismo resultado que en el aquí analizado. Los cuatro sostienen una moral relativista, aunque lo hacen usando palabras distintas.

• Silvia Lourdes Conde Flores, “Formación Cívica y Ética I”, secundaria, segundo grado, Editorial Castillo, 2007.

• Ana Lilian Rodríguez, Ivonne Klein, “Formación Cívica y Ética I”, secundaria, segundo grado, Ediciones SM, 2008

• Medina, J., de la Peña, E., Cielo, S., & Murguía, M. “Formación Etica y Cívica” (secundaria, segundo grado). México: Santillana, 2007.

Referencias

ContraPeso.info: Intervencionismo Moral. [Webpage]

Cantón Arjona, Valentina y Aguirre Beltrán, José Luis, 2008. Formación Cívica y Ética 1 (segundo grado). México: LIMUSA

García Gaspar, Eduardo, 2009. Intervencionismo Moral – ContraPeso.info. [Webpage]

García Gaspar. Eduardo, 2009. Tiranía Desapercibida – ContraPeso.info. [Webpage]

García Gaspar. Eduardo, 2009. De los Padres a la Escuela – ContraPeso.info. [Webpage]

Girondella Mora. Leonardo, 2008. Educación Para La Ciudadanía – ContraPeso.info. [Webpage]


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.




esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras