Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Existen Culpables Claros
Eduardo García Gaspar
25 noviembre 2009
Sección: GOBIERNO, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


México es un país acostumbrado por décadas a crisis económicas, generalmente producidas por un mal desempeño gubernamental. La crisis actual es diferente. Tuvo su origen en el exterior: malas políticas económicas del gobierno de los EEUU, su principal socio comercial. El PIB mexicano bajó casi 10% y, al menos ahora, hay ciertos signos de recuperación.

¿Por qué un efecto proporcionalmente tan desastroso? Una comparación es útil, la de otros países que también tienen a los EEUU como principal socio. Canadá, por ejemplo, no tuvo una caída de tal proporción. Debe haber algo en México que sea culpable, no de la crisis, pero sí del tamaño de su efecto en el país.

Veamos algunas variables nacionales. Quizá mayor dependencia de EEUU que Canadá y otros países: estamos más acostumbrados a ver a ese país que a otros. Fuerte impacto en industrias muy afectadas, como automotriz, turismo, construcción. Crédito más estricto. La epidemia de gripe que costó una fortuna en pérdidas. Pero en general, todas estas variables son circunstanciales.

¿Hay cosas de mayor fondo? Sin duda y la más obvia es un gobierno petrolizado. Como propietario del petróleo, el gobierno exprime a la empresa todo lo que puede, con lo que sustituye ingresos que debía obtener por otras vías, Y ya que por ley es el único posible dueño del petróleo, no admite inversiones que le urgen.

Otra variable muy clara es un gobierno en expansión, que crece más que la economía y de ésta toma recursos que frenan inversiones y buen uso de recursos. También es posible ver sindicatos corporativistas, empresas privilegiadas, partidos políticos que se mueven en sus pequeños mundos y, lo más nuevo, leyes fiscales inadecuadas. Es como una historia repetida desde los años 70.

Quizá una historia reciente ilustre otra cualidad del gobierno mexicano, la de incapacidad de escuchar. La semana pasada Joseph Stiglitz, (Nobel de Economía 2001) dijo en pocas palabras que el desempeño del gobierno mexicano ante la crisis es uno de los peores del mundo, básicamente por la estructura fiscal. La respuesta mexicana fue la predecible. Ernesto Cordero, secretario de Desarrollo Social, dijo que Stiglitz no sabe de México. Normal.

El pequeño suceso, posiblemente, muestre otro problema menos visible en México: la terrible costumbre de rechazar lo que no es local. Es el hábito de no escuchar a terceros. El nuestro no es un gobierno abierto a opiniones externas (a menos que coincidan con las suyas).

A lo que voy es algo de mero sentido común. Es indudable que México ha tenido un desempeño económico malo. La opinión popular es que este mal desempeño se tiene a partir del 2000, con Fox. No, la verdad es que el mal desempeño económico es anterior, desde antes del populismo de Echeverría: malas políticas económicas consistentemente aplicadas a pesar de su falta de resultados.

Es un razonamiento simple. ¿Quién en el país determina las políticas económicas? La respuesta es una sola posible: el gobierno. Y si los resultados son pobres, el responsable es el autor de esas políticas. En esta crisis, es claro, su origen es externo y nada tiene que ver con el gobierno mexicano.

Pero lo que sí tiene que ver con él, son los resultados internos. La desproporcional afectación que la crisis internacional tuvo en México, tiene un responsable claro. Con una importante aclaración. En tiempos pasados, el responsable obvio era el presidente en lo personal. No en estos tiempos. Ahora la responsabilidad es de los partidos políticos que son los que mandan en el gobierno.

Y si encontramos ya a los responsables del mal desempeño económico, los detalles los encontraremos en las cosas que hacen y que deberían cambiar. Se llaman reformas estructurales y son medidas para modernizar a la economía quitándole obstáculos al crecimiento.

La modernización fiscal es la más visible falla ahora, dado el mal incremento de impuestos para 2010. Pero hay mucho que hacer. Modernización educativa, laboral, energética, telecomunicaciones, registro de propiedad… Y esto es lo que nos da una buena idea del por qué del mal desempeño económico del país.

Estamos en un país que tiene algunas modernizaciones convenientes, como el libre comercio, pero que en otros campos trabaja con las reglas de una economía cerrada de los años 50 y 60. Es como querer jugar contra Tiger Woods con una mano amarrada a la cintura.

Post Scriptum

• El hecho de ganar un Premio Nobel no es una garantía de sabiduría en el decir. Enn el caso de Joseph Stiglitz, él recomienda mayor gasto gubernamental, lo que creo que es incorrecto. Pero, sea lo que sea que sugiera y critique, lo que llama la atención es la contestación a una crítica externa: “no conoce al país”.

• Una visión más amplia del desempeño económico mexicano es la siguiente gráfica desde 1910 a la fecha. La línea azul es el porcentaje de crecimiento anual del PIB. La línea verde es el promedio móvil de 6 años anteriores. Después del caos de 1910 hasta el inicio de la presidencia institucional que duró 6 años (Cárdenas), hay un período más o menos satisfactorio hasta el final de la presidencia de López Mateos.

A partir de Díaz Ordaz, comienza una tendencia a la baja de largo plazo, con crisis muy marcadas desde el final de López Portillo. Es el agotamiento absoluto del desarrollo estabilizador, cuyas políticas en su mayoría se mantienen aún ahora. Ver este panorama más amplio permite ir más allá del clisé que se lamenta del mal desempeño desde el 2000. No, el mal desempeño se origina mucho antes, con Diaz Ordaz y en esencia es un problema de demasiado gobierno y demasiada intervención estatal. Fuente.


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.


No hay comentarios en “Existen Culpables Claros”
  1. Salvador Dijo:

    Estamos de acuerod que México requiere de cambios estructurales para desarrollarse sosteniblemente; el problema es que eso no va a suceder solo por proponerlo. Creo firmemente que EL INICIO de la solución que nuestro país requiere está en un cambio estructural POLITICO que tenemos que promover nosotros los ciudadanos. Me gustaría iniciar una serie de reformas que eliminen o reduzcan lo que yo llamo LA BRECHA entre el Estado y la Sociedad; me gustaría conocer su opinión al respecto. Saludos.
    PD: fui alumno suyo de sociedad y desarrollo en México en el ITESM.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras