Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Falacia de la Secuencia Inevitable
Selección de ContraPeso.info
12 junio 2009
Sección: FALSEDADES, Sección: Asuntos
Catalogado en:


En inglés se llama argumento de la slippery slope —lo que da una imagen de una cuesta resbaladiza por la que uno se desliza sin remedio a partir de un punto por discutir. Quizá en español pueda ser más descriptivo el nombre de secuencia inevitable.

Puede ser usada esta falacia tanto para apoyar una conclusión como para reprobarla —pero siempre el razonamiento se basa en el argumento de que conceder algo lleva sin corrección posible a una serie de eventos que en una cadena ininterrumpida conducen a una situación indeseable (o deseable, si se argumenta a favor).

Uno de los ejemplos más citados de esta falacia es la de la aprobación o legalización de drogas suaves, como la marihuana. Se razona diciendo que de ese primer paso, se llegaría después a la legalización de drogas fuertes, luego a la elevación de su consumo, a la abundancia de drogadictos en las calles, más tarde a la proliferación de enfermedades mentales, para llegar al final a la desaparición de la humanidad.

Desde luego, el problema es la validez de esa secuencia de sucesos, de un paso a otro —puede ser razonable y justificada, pero puede ser que no lo sea. Consecuentemente, es una falacia que presenta dificultades.

Es claro que una acción como la legalización de drogas tendrá consecuencias negativas, pero el error consiste en ignorar totalmente las que sea positivas fijando la atención en las negativas —más el error de presuponer que la cadena de eventos es inapelable e inevitable en una secuencia de causa y efecto son interrupción: de un evento se pasa a otro y a otro y a otro.

Es razonable, en otro ejemplo, dada la evidencia, presuponer que un gobierno que imprime dinero para dinamizar a la economía creará en el inicio una situación de bonanza, pero también argumentar que la siguiente etapa de la secuencia será una inflación que a todos daña —y dado esto, argumentar que crear más dinero es equivocado incluso a pesar de una primera etapa de boom económico.

El libro de Pirie usa el ejemplo, muy exagerado e ilustrativo, de quien argumenta que reducir la edad de autorización para beber de 21 años a 18, conduciría en etapas a reducirla más tarde a 14 años y luego a menos, hasta que los bebés terminen tomando vino en lugar de leche materna (Pirie, Madsen. How to Win Every Argument : The Use and Abuse of Logic. London ; New York: Continuum, 2006.p. 152).

Y también el ejemplo de que si en Inglaterra se dejara que entraran las ideas culturales francesas, pronto los ingleses estarían comiendo caracoles con ajo y enseñando a los hijos a cantar la Marsellesa (p. 152). Si da la apariencia de exageración visto así, como un ejemplo, la realidad muestra casos en los que muchos usan y aceptan esta falacia de la cuesta resbaladiza.

Esto sucedió en el caso de las protestas contra el establecimiento de un restaurante de comida rápida de hamburguesas en el centro histórico de la ciudad de Oaxaca —abrir un restaurante de ese tipo produciría un siguiente paso, el de atentar contra la cultura local y, supongo, destruir el gusto por la comida del lugar. La falacia radica en conectar causalmente una etapa inicial como la inauguración de un restaurante cualquiera con una consecuencia en la siguiente etapa, la pérdida de la cultura local. ¿Tiene lógica esa conexión? Hay buenos argumentos para decir que no.

Será una falacia cuando se exprese una secuencia de eventos que llegan a una situación final sin estar necesariamente conectados causalmente —¿Tener hamburguesas en Oaxaca es un ataque a la cultura local? Contestar afirmativamente llevaría a la conclusión de que en Oaxaca y el resto del mundo debe prohibirse toda comida ajena al lugar.

Otra falla de esta falacia es colocar la atención en una sola cadena de eventos, todos malos, que desemboquen en una situación final negativa, sin examinar la posibilidad de eventos buenos —y viceversa.

El problema de esta falacia de la secuencia inevitable, como la del resto, es la facilidad con la que se sucumbe a ella llegando a conclusiones erróneas. En política, por ejemplo, es frecuente su uso —un candidato durante su campaña argumenta que de ser elegido su opositor, que es el primer evento, lo que hará es establecer un tratado de libre comercio con EEUU, para luego abrir las fronteras a las mercancías extranjeras, lo que al poco tiempo hará al país usar la misma moneda de EUU y terminar siendo anexado como parte del territorio estadounidense.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural, que no contienen los medios dominantes. Los enlaces internos de ContraPeso.info siempre serán válidos.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras