Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Falacia del Beneficio Especial
Selección de ContraPeso.info
14 abril 2009
Sección: FALSEDADES, Sección: Asuntos
Catalogado en:


Es una falacia que como el resto produce equivocaciones en el razonamiento —la falacia del beneficio especial tiene como característica central el uso de estándares diferentes que hace llevar a conclusiones inválidas.

Pirie usa un ejemplo muy común para ilustrar esta falacia —una persona argumenta en contra del capitalismo diciendo que produce más males que bienes como se puede ver en los casos de muchos países y argumenta al mismo tiempo en favor del socialismo diciendo que en realidad nunca ha sido probado en la práctica (Pirie, Madsen. How to Win Every Argument : The Use and Abuse of Logic. London ; New York: Continuum, 2006.p. 154).

La falacia es clara —usa un estándar para el capitalismo, el de lo que dice que es real; y eso lo compara contra algo que es teórico y, por tanto, no real. La argumentación correcta sería la de un mismo estándar, el capitalismo real y el socialismo real (para luego usar evidencias reales de la superioridad de uno sobre el otro).

En algunas posturas feministas se aprovecha esta falacia: la mitad de los legisladores deben ser mujeres por ser mujeres, lo que lleva a la selección del resto de los legisladores entre hombres. El doble estándar es seleccionar a mujeres sobre la base de su sexo y al resto sobre otra base, como el ganar elecciones.

Usar la falacia del beneficio especial consiste en el uso de una excepción que favorece al que argumenta y que daña al opositor —con una dificultad enorme, el que que esa excepción sea válida. Un legislador mexicano, por ejemplo, tiene un trato preferente frente a la ley al no poder ser procesado legalmente como un ciudadano común.

El quizá más vívido de los ejemplos es el de las colas para entrar en algún lugar —quien trata de evitar la cola razonando que tiene mucha prisa está usado está falacia: concluye que él debe tener un beneficio especial que le hace una excepción a la regla común. También está el caso de los paparazzis que se permiten espiar la vida privada de la gente, cosa que en el resto sería un acto indebido.

Otro ejemplo de la falacia del beneficio especial es argumentar un caso de excepción que usa el político para justificar sus propuestas: “mis ideas son las mejores porque yo soy el representante de los pobres” —es decir, él se coloca en un papel que le permite lo que a otros impide.

Casi siempre esta falacia del beneficio especial es usado como excusa de una excepción personal sobre el resto de la gente —”aunque debo estar a dieta comeré este pastel porque me lo merezco por el día que he pasado”, como si el resto no hubieran tenido un mal día. Al final de cuentas, se trata de la fabricación de una excusa que busca un caso especial de excepción a una regla que debe ser igual para todos.

Pero, insisto de nuevo: es una posibilidad que la excepción sea justificable, pero también que no lo sea.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural, que no contienen los medios dominantes. Los enlaces internos de ContraPeso.info siempre serán válidos.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras