Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Golpe Muy Curioso
Eduardo García Gaspar
3 julio 2009
Sección: GOBERNANTES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Los sucesos en Honduras son mucho más curiosos de lo que se ve en los medios en general. Por un lado, es difícil calificarlo de un golpe de estado, porque no hubo una fuerza militar o de otro tipo que actuara por iniciativa propia.

Sólo puede verse como golpe de estado si un mandato de una corte suprema de justicia se considerase ilegal. Y, la cosa es más interesante al ver que el nuevo presidente es el que decidió la ley del país. Más un hecho notable: el resto de las autoridades siguen igual.

Un golpe de estado no tiene esas características en ninguna parte. Y el origen de todo está en un desacato del mismo presidente Zelaya al querer hacer un referéndum que violaba la ley (para el que recibió ayuda chavista y al que se negó el ejército, a cuya cabeza hizo renunciar indebidamente).

Pero lo curioso no para allí. Las protestas ante la expulsión del presidente de Honduras, el anterior, Zelaya, unieron a personas que no van a los mismos clubes. Por supuesto la protesta de Chávez fue la mayor, incluyendo a sus acólitos acostumbrados.

Pero al grupo se unieron voces que suelen ser algo menos alocadas, no que sean razonables, como el presidente de México, la ONU, la UE y hasta el mismo Obama, el que titubeó con las elecciones en Irán. El grupo en total manifestó una vocación ya antigua en ellos: ser una gran asociación de defensa de ellos mismos, los poderes ejecutivos.

Lo que está más en el fondo es lo conocido y visto en una repetición de capítulos nacionales: las ansias de poder extranacional de Chávez. Su utopía bolivariana debe ser exportada y Zelaya era un aliado. Estaba haciendo lo mismo que Chávez, buscar ser reelegido. Correa, Ortega, los Castro, Morales, Lugo, los Kirschner deseaban tener un asociado más en el club de fans de Chávez.

Quizá el único punto en el que se puede acusar al actual gobierno de Honduras es en el manejo de sus comunicaciones. Esta es una época en la que ellas sustituyen a la realidad. La verdad poco importa si no se comunica con claridad. Es por esto que ha sido sencillo calificar de golpe de estado a algo que no lo fue en realidad.

Lo que seguirá no va a ser una discusión razonable con exposición de argumentos por cada una de las partes. La discusión deseable será sustituida por las tácticas acostumbradas de estos casos: una campaña de comunicaciones de declaraciones alarmistas y simplistas, más violencia de protestas que busquen creación de desorden.

Honduras podrá ser un país pequeño y para muchos de escasa importancia, pero es ahora quizá un parteaguas en la lucha por el poder que Chávez ha implantado. No cederá con facilidad. Lo malo es que contará con compañeros de viaje: los ingenuos que se creen idealistas y terminan defendiendo las causas que los destruirán.

La situación de Honduras puede ser aprovechada para explicar qué es una democracia. Y qué no lo es. La primera aclaración es sencilla: tener a un presidente elegido por mayoría de votos no basta para decir que se tiene una democracia. Se necesita, pero no es suficiente.

Se necesita tener un poder judicial independiente. Chávez no lo tiene, al contrario, ese poder está bajo su mando. En Honduras sí existe un poder judicial soberano que fue el que se opuso a Zelaya. Tampoco en Venezuela existe un poder legislativo soberano. En Honduras, sí. En Honduras, el ejército acató la orden legal que significaba desobedecer al presidente. En Venezuela el ejército está al servicio de Chávez.

¿Dígame usted dónde existe democracia ahora mismo, en Honduras o en Venezuela? Y la tercera cosa curiosa. La OEA habla de un compromiso democrático:

“La democracia es la piedra angular de la OEA: condición necesaria para la participación de los países y base para todas sus actividades”.

Es decir, si un país no es democrático, no puede pertenecer a la OEA. José Miguel Insulza, cabeza de la OEA, no hace caso a esto obviamente.

Recuerdo ahora a esa persona que hace poco me preguntó qué debía hacer para mejorar la política de su país. Aquí tienen una cosa que hacer: bastará que cuando hable con otros y salga el tema de los sucesos en Honduras hable con datos y dé opiniones razonables, que no sea otro compañero de viaje de Insulza y acólitos varios.

No es pedir mucho y es al final de cuentas colocar una semilla en la defensa de las libertades de su país.

Post Scriptum

• Según reporta el NYT (1 de julio 2009), hay una situación curiosa: Chávez acusa a Obama de auspiciar el retiro del presidente, cargos que desaparecen cuando Obama se une a Chávez hablando de un golpe de estado indebido.

From the moment the coup in Honduras unfolded… Hugo Chávez.. said Washington’s hands may have been all over the ouster… But President Obama firmly condemned the coup, defusing Mr. Chávez’s charges… Obama calmly described the coup as “illegal” and called for Mr. Zelaya’s return to office. While Mr. Chávez continued to portray Washington as the coup’s possible orchestrator…

• James Taranto (WSJ, 1 de julio 2009), afirma:

Zelaya’s ouster is no “coup” but a lawful transition of power made necessary by his own defiance… the Honduran Supreme Court had ordered a halt to his unconstitutional efforts to extend his term, and the military arrested him for defying the court’s order… Obama and the OAS, thus are all on the wrong side–Chavez’s side. It seems awfully credulous to say Obama outmaneuvered Chavez. It’s more like the other way around.

• José Miguel Insulza, dice su biografía en la OEA, “A comienzos de los años setenta, Insulza participó activamente en el Gobierno de Unidad Popular de Salvador Allende, y tras el golpe de Estado que llevó al poder al General Augusto Pinochet, inició un exilio que duró 15 años”.

• Un reporte de El Diario Exterior (4 de julio de 2009):

El caudillo bolivariano suspendió permisos a 285 radios y cadenas de televisión. También sancionará a los medios de comunicación que denuncien la amenaza del régimen a la propiedad privada… el gobierno venezolano anunció que retirará la concesión a 240 emisoras radiales y 45 canales por el “grave delito” de no haber actualizado sus datos ante la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel), a la vez que inició un procedimiento administrativo contra varias televisoras privadas, incluida la acosada Globovisión, por difundir mensajes “engañosos”, pues trasmitieron una campaña publicitaria de dos organizaciones opositoras que advertían sobre las amenazas que penden sobre la propiedad privada en el país.

• Quiero añadir otra tesis, algo diferente a la mía, publicada por CADAL, en una columna de Christopher Sabatini, titulada “El golpe hondureño es un golpe: ¿pero dónde estaban todos antes?”, 30 de junio de 2009, de la que cito lo siguiente:

Permítanme decirlo al inicio, inequívocamente: lo sucedido el 28 de junio de 2009 en Honduras fue un golpe y debería ser condenado por la violación de la regla constitucional y democrática que representa.… fue claramente un golpe retrógrado al estilo de los 70…

Desde 1991 y la Declaración de Santiago de la OEA, el cuerpo regional hemisférico ha estado comprometido con defender la gobernabilidad democrática. Y la declaración ha funcionado; en países como Guatemala, Haití, Perú y Paraguay, la OEA se puso en acción cuando gobiernos constitucionales se vieron forzados a interrumpir sus mandatos…

En el caso de Honduras, el Presidente Zelaya pasó por alto al titular del Congreso para llamar a elecciones el 28 de junio que habrían permitido un referendo nacional en octubre sobre una serie de reformas constitucionales no especificadas, incluyendo la eliminación de los límites que le habría permitido postularse para una reelección.

El plan del presidente Zelaya era constitucionalmente discutible desde el comienzo, sobrepasando al Congreso y haciendo frente a la Corte Suprema. Cuando el titular del ejército expresó su desaprobación, fue despedido, aunque la Corte Suprema pidió su restitución.

Cada una de estas acciones para demoler los pesos y contrapesos y consolidar el poder ejecutivo deberían – en teoría – haber disparado la consideración de la OEA bajo la Carta Democrática. Pero no lo hicieron. Y ahora, tenemos una OEA que – con justicia – condena un golpe que quizás podría haberse evitado y está obligada a pedir por el regreso de un presidente que ha hecho poco por el respeto a su propia constitución.

• El Diario Exterior reportó el 18 de julio de 2009:

La Dirección Nacional de Investigación Criminal decomisó varios ordenadores en la Casa Presidencial en los que estaban registrados los supuestos resultados del referéndum sobre la reforma de la Constitución que tenía previsto hacer el mandatario depuesto, Manuel Zelaya, el pasado 28 de junio, el día que fue derrocado.

• La misma noticia reportada por Libertad Digital:

La policía hondureña decomisó varios ordenadores en la Casa Presidencial en los que ya estaban registrados los supuestos resultados del referéndum sobre la reforma de la Constitución que tenía previsto hacer Manuel Zelaya el pasado 28 de junio, el día que fue derrocado.

• El 25 de agosto, El Financiero, en México, editorializó sin hacer caso de ningún examen de lo sucedido:

El rechazo tajante de la Corte Suprema de Honduras al regreso del presidente legítimo Manuel Zelaya, como estipula el Acta de San José negociada por Óscar Arias, mandatario costarricense, encamina al país vecino hacia una peligrosa prolongación de la crisis derivada del golpe de Estado del 28 de junio, mientras aumentan la violencia y la represión contra los opositores del régimen de facto en Tegucigalpa. Es por ello que la misión de siete cancilleres y la OEA que arribó a esa capital constituye una de las últimas oportunidades para estabilizar la situación y restaurar la legalidad. De lo contrario, el panorama puede agravarse con el intento golpista de adelantar elecciones al Ejecutivo en noviembre, un proceso espurio que México -advirtió la canciller Patricia Espinosa Cantellano- y el resto de la comunidad mundial desconocerán.

• Un comunicado de la Human Rights Foundation resulta interesante:

NUEVA YORK (9 de marzo de 2010). La Human Rights Foundation (HRF) pide la renuncia del Secretario General de la Organización de los Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza… el Secretario General de la OEA cometió numerosos errores en la aplicación de la Carta Democrática Interamericana, y afectó gravemente la credibilidad de la OEA como organización internacional que tiene por finalidad la defensa de la democracia… las acciones de la OEA previas al golpe de Estado de 28 de junio contribuyeron a agudizar la crisis en Honduras, y que las posteriores no estuvieron dirigidas a restablecer el orden democrático en ese país. La OEA también realizó declaraciones engañosas a los congresistas de Estados Unidos (EE. UU.) acerca de la participación de la OEA en Honduras, confundió a los Estados miembros de la OEA sobre la situación en ese país, e ignoró información enviada a la OEA por el Congreso de Honduras, antes del derrocamiento del Presidente de Honduras.

… en los días previos al golpe de Estado del 28 de junio, Insulza envió una delegación de la OEA denominada “Misión de Acompañamiento” (un término jamás utilizado en la historia de la OEA) con el único fin de “acompañar” la “encuesta nacional” convocada por el Presidente. La misión de la OEA fue enviada con la finalidad de legitimar un acto que había sido declarado ilegal en Honduras. El comportamiento de Insulza provocó una moción del Congreso de Honduras expresando su “profunda indignación” por la acción de la OEA y solicitando el “retiro inmediato” de sus funcionarios de alto nivel presentes en Honduras. Días más tarde, después de que el golpe de Estado había sido “validado” por el Congreso y la Corte Suprema de Honduras, Insulza dijo falsamente a varios miembros del Congreso de EE. UU. (Congressional Hispanic Caucus) que la OEA “tuvo un rol proactivo en la búsqueda de un acercamiento entre el gobierno y la oposición, en la fase previa al golpe de Estado”. Irónicamente, después del golpe, Insulza se convirtió en el encargado principal del restablecimiento de la democracia hondureña.


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.


No hay comentarios en “Golpe Muy Curioso”
  1. Pedro Osvaldo Céspedes Dijo:

    Esta opinión lo comparto plenamente. En estos momentos en Paraguay estamos viviendo una disyuntiva si a este gobierno de Lugo le daremos sosten a su legalidad de origen democratico (que sí lo tiene)y por otro lado, no cuenta con legitimidad de gestión ya que el cambio por el prometido, nos lleva al mismo caos, que según historiadores, lo hemos pasado en la decada de los años 40.
    Resultado de eso, hemos tenido 35 años de gobierno militar.
    Ante esta situación, no veo la presencia de la OEA, UE ni ninguna representación de la "comunidad internacional" llevando un control de las promesas electorales vs. realidad de gestión.
    Si bién la OEA no es un organo supranacional sus opiniones los repiten el resto de los organismos internacionales y la inmediatez de noticias lleva a su primera victima: LA VERDAD.

  2. José Luís Samper martínez Dijo:

    Lo dicho coincide con la información que tengo de amigos de Venezuela y Honduras. Zelaya, al igual que otros "dictadores democráticos" usan y se saltan las leyes según sus propósitos tiránicos.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras