Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Guerras y Religiones
Eduardo García Gaspar
30 abril 2009
Sección: DIPLOMACIA, RELIGION, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


La idea, que es popular, se expresa más o menos así: mientras las religiones mantengan que son las verdaderas se tendrán conflictos y guerras sin remedio, y, por esto, lo mejor que puede hacerse es prohibir las religiones.

No es infrecuente escuchar esa idea y tampoco lo es ver caras de aprobación cuando se escucha. Esto hace irresistible la tentación de examinar otro caso de lo políticamente correcto (e intelectualmente vacío). Vamos paso por paso.

Primero eso de que las religiones dicen que ellas son las verdaderas. Cada una de ellas lo afirma y eso no debe sorprender: sería ridículo que alguna religión dijera que ella no es la verdadera, o al menos la mejor. Imagine usted que un ministro religioso les diga a sus fieles, “en realidad, para evitar guerras, les digo que mi religión no es la verdadera”.

Lo que importa en realidad no es el reclamo de ser la verdadera. En lo que sí hay que poner atención es el si una religión aprueba el uso de la violencia o no en su doctrina central. Si una religión lo hace, entonces se le podrá considerar causa de guerra. Pero sí por el contrario, ella reprueba la guerra, entonces no podrá ser culpable.

Pero el corazón de la idea que concluye que el día en el que las religiones desaparezcan se evitarán las guerras, comete un error de consideración. Puede encontrarse el error en un simple análisis muy básico. Haga usted tres listas.

• En la primera lista anote las guerras en las que la religión ha sido la causa central. En esa lista se anotarán guerras como la del expansionismo islámico a partir del siglo 6, las cruzadas, las guerras entre protestantes y católicos en Europa. Fueron guerras claramente religiosas.

• La segunda lista es la de guerras que definitivamente no tuvieron a la religión como motivos central, ni siquiera secundario. En esta lista habrá guerras como las de Alejandro Magno, las de los griegos y persas, las del imperio romano, las de Napoleón, las dos grandes guerras del siglo 20 y otras más.

Comparar las dos listas ayuda mucho y comprueba que si se retirara a la religión, las guerras seguirían existiendo, pues hay otros motivos que son más comunes, como la gloria militar, la codicia y otros. Pero falta una tercera lista.

• Es la lista número tres, la de las guerras en las que la religión fue un motivo pero en mezcla con otras causas. Son los casos intermedios, de guerras con varios motivos. Se me ocurren las guerras de conquista en América y las del imperio inglés. En estos casos hay motivos de expansión geográfica, de codicia, de honor nacional y, también, religiosos (pero ellos solos no serían suficientes).

Otra manera de examinar la idea con la que empecé esta columna es la de hacer un experimento mental. Suponga usted que mañana ya no existe ninguna religión, absolutamente ninguna (sí, sé que es improbable, pero se trata de un sólo supuesto experimental). La pregunta entonces es, ¿de verdad así ya no habrá guerras?

Posiblemente alguna se evitaría, pero ¿todas? No resulta razonable. Significaría que, por ejemplo, las guerrillas con motivos políticos desaparecerían en todas partes, que Rusia no habría invadido Georgia, que ninguno de los Bush hubiera ido a Irak, que no habría piratas en Somalia.

Es un problema de generalizaciones inválidas y que, en mi experiencia, quien comete este error acude al ejemplo favorito, el de las cruzadas y de allí obtiene una regla universal: sin religión habría paz mundial. Sin duda las cruzadas son uno de los ejemplos de guerras religiosas, en buena parte ocasionada por otra guerra religiosa.

Pero cuando se va uno a guerras de la antigüedad o a guerras modernas, uno no se encuentra con motivos religiosos, siquiera de segunda importancia. Y, peor aún, existen creencias en muchas religiones que son opuestas a la guerra.

No sé si a usted le pasa lo mismo que a mí, que encuentro un gran placer en examinar mitos o creencias generalizadas tratando de encontrar si tienen o no fundamentos. Este es un ejemplo de muchos de estos casos, en los que sucede algo digno de destacar.

Si usted argumenta de manera analítica y fría, con evidencias y razonamientos, será probable que de nada le sirva. Muchos mantendrán su posición original a pesar de mostrárseles los más convincentes argumentos.


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



1 comentario en “Guerras y Religiones”
  1. Contrapeso » 5 Bobadas Más




esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras